En el año 1996, en plena explosión de Internet y las páginas web, nació una fundación con sede en la ciudad de San Francisco y de nombre Internet Archive. El objetivo de esta fundación era preservar un histórico con los cambios que sufrían las páginas web y, de esta forma, mantener un histórico que nos permitiese ver la evolución que sufrían las páginas web y cómo iba creciendo la red de redes.

A través del Wayback Machine, uno puede ver cómo era la página del buscador de Google hace algunos años o ver cómo evolucionado el diseño de algunos diarios online y de muchas páginas web. Además de atesorar un enorme fondo documental sobre la evolución de la web, Internet Archive ha extendido su ámbito de actuación a los libros electrónicos, vídeo y películas, archivos de audio, paquetes de software e, incluso, videojuegos clásicos a los que podemos jugar a través de un emulador que se ejecuta desde el propio navegador.

Si no conocías el trabajo de Internet Archive, creo que vale la pena pasarse por su web y comprobar el increíble trabajo que llevan haciendo desde hace 17 años.