Ayer se celebró el aniversario del fin de la guerra civil española, cuando pronunciaron aquella famosa frase

En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo…

Fue el final de una guerra pero el principio del horror para los que la perdieron, con la culpa permanente de haber luchado contra sus propios hermanos, como si fuera una maldición bíblica.

Se podrían destacar cientos de imágenes de aquellos tiempos infaustos, pero hemos traído esta de unos niños jugando a los fusilamientos. La fotografía tiene que existir como memoria para evitar caer en los mismos errores del pasado.