análisis

Sony RX10

- Ene 24, 2014 - 11:02 (CET)

Ficha técnica

Sony RX10 Analisis-2-2

  • Sensor: CMOS Exmor R 1″ de 20,2 megapíxeles
  • Procesador: BIONZ X
  • Óptica: Zeiss Vario-Sonnar T* 24-200mm f./1:2.8
  • ISO: Rango 125-12800 a 1/3 de paso
  • Estabilizador: Si, Steadyshot Óptico
  • Pantalla: LCD de 3″ con 1.440.000 píxeles
  • Visor: OLED tipo 0,39
  • Peso: 755 gramos
  • Dimensiones: 129 x 88.1 x 102.2 mm

El mercado fotográfico es un mercado en constante cambio, especialmente en las gamas más bajas, donde las demandas de los consumidores cambian con celeridad. Sin embargo, Sony ha sabido acercarse a los usuarios más exigentes especialmente cuando hablamos de este nuevo equipo, la Sony RX10, una bridge de prestaciones todoterreno y una calidad asombrosa.

Sony ha apostado muy fuerte por nuevos equipos manteniendo la competitividad en el mercado fotográfico más popular, pero alegra saber que la compañía no ha perdido de vista al mercado exigente en una estrategia que ha consistido en invertir en equipos de calidad como son las nuevas Sony A7 y A7R, o la compacta Sony RX100 II, la cual ya ha pasado por estas manos con un grave problema de enfoque. La Sony RX10, dentro de la gama alta presentada como una bridge ubicada debajo de su hermana Full Frame, la A7R, llega para dar un golpe sobre la mesa en el sector bridge con unas prestaciones y una óptica de las que hay mucho que aprender.

Construcción y botones

La construcción se define con dos palabras: robusta y ergonómica. Robusta porque el cuerpo de la RX10 está construida en una pieza entera de aluminio, la cual está recubierta en casi toda su totalidad por goma antideslizante que facilita de forma notable la sujeción del equipo sin echar en falta una correa para el cuello. Digo ergonómica por el potente grip que presenta: una protuberancia con forma ergonómica que hace que la mano se adapte a su forma en cuanto coges la cámara por primera vez. Puedo decir que la Sony RX10 es la contraposición frontal a la RX100 II, que presentaba un cuerpo plano con apenas un par de parches de goma para facilitar la precaria sujeción.

Sony RX10 Analisis-5

Los botones ofrecen una excelente experiencia al usuario, contando con una gran cantidad de botones configurables como el Fn, AEC, C, amén de la cruceta, completamente personalizable. La rueda de modos es metálica, discreta y con un tacto muy firme. Personalmente me encanta la inclusión del anillo en el objetivo para trabajar la apertura como si fuera un objetivo antiguo ya que con las dos ruedas y ese anillo, seremos capaces de controlar los tres parámetros en modo manual sin ninguna dificultad. La RX10 presenta una robusta y ergonómica construcción y un rendimiento óptico impresionante La pantallita en la parte superior también es un detalle que se agradece estéticamente, con el inconveniente de que teniendo el monitor, yo le he dado poco uso. El flash se saca apretando el botón correspondiente, contando como una fuente de luz de confianza, incluso cuando realizamos el máximo zoom.

En cuanto a la óptica y su construcción, el modelo que trae la RX10 es un Zeiss Vario-Sonnar T* 24-200mm f./1:2.8 con un rendimiento que quita el hipo. Su construcción en metal con un diámetro de 62mm lo hace especialmente ancho pero firme en la mano y cómodo cuando realizamos el máximo zoom. Personalmente, lo único que echo de menos es un zoom mecánico, así como un anillo real de enfoque, ya que el sistema de ampliación electrónico para enfocar manualmente me parece incómodo e impreciso.

_MG_8041

Prueba y resultados

Me ha dado tiempo a explorar todo el potencial de la RX10 y puedo decir que el rendimiento ha sido muy satisfactorio, llegando a ser un sustituto perfecto de mi réflex Canon 550D.

El equipo cuenta con distintos formatos de captura —3:2, 4:3, 16:9 y 1:1—; calidades de imagen que va desde el Estándar al RAW, pasando por la Fina, Extrafina y RAW+JPEG; grabación de archivos de vídeo AVCHD sin compresión a 50p —un grandísimo acierto por parte de Sony—, además de balances de blanco totalmente ajustables en Grados Kelvin, un detalle al que personalmente le doy mucho uso especialmente cuando se realizan tomas con calma.

La versatilidad del software ayuda a conseguir unos resultados impecables

La cámara tiene una cantidad bárbara de prestaciones adicionales de gran utilidad, como el Filtro de densidad neutra, perfecta para días soleados en los que queramos conseguir un buen bokeh. También incorpora Wi-Fi con posibilidad de conexión mediante WPS y conexión NFC. Sony ha optado por la incorporación de conectores para cascos así como micrófono externo, ambos minijack, que hará las delicias de los amantes del vídeo digital.

Para valorar el rendimiento completo del equipo, vamos a ver los resultados obtenidos con tres pruebas: las pruebas de ISO, de rendimiento óptico y del zoom. Todas las pruebas, han sido realizadas disparando en RAW, y lo que vemos en la tabla son recortes al 100% de dichas tomas para ver la evolución del equipo. En primer lugar, veremos la tabla de ISOs.

Tabla de ISOs

Prueba ISO Sony RX10

Como podemos apreciar, el equipo resiste el impacto del ruido digital hasta ISO 800, a partir del cual la imagen empieza a degradarse notablemente, lo que cabría esperar de un equipo de gama alta. Lo ideal habría sido un aguante hasta ISO 1600, pero desgraciadamente también sabemos que eso tendría un impacto en la cartera del cliente.

A continuación, observaremos el rendimiento óptico del objetivo a distintas aperturas, que van desde el f./2.8 al f./16.

Tabla de rendimiento óptico

Prueba Diafragma RX10

A pesar de tener un repunte en la nitidez a partir de f./4, podemos ver que el equipo defiende su máxima apertura con uñas y dientes, es de hecho en las aperturas menores —en f./16 es muy notable— cuando la imagen queda difuminada sin razón aparente.

El zoom es un elemento que suele quedar descuidado en muchos equipos, y por ello he realizado unas pruebas para demostrar que la calidad de imagen no se queda descuidada al exprimir las posibilidades de la óptica.

Pruebas de zoom

Prueba Zoom RX10

El equipo mantiene su calidad a cualquier apertura y distancia focal En este caso, vemos que la nitidez del objetivo se mantiene a cualquier distancia focal, cambiando únicamente la distancia mínima de enfoque que para nada ofrece malos resultados para propósitos macro como vemos en las siguientes imágenes.

Sony RX10 Macro-1

Sony RX10 Macro-2

Lo más reseñable de estas fotografías es la ligera trepidación por la falta de luz del lugar de fotografía, un factor que no empañan el resultado final, que es una toma con una profundidad de campo pequeña y un bokeh de calidad..

Conclusión

9
10

Una auténtica todoterreno con todas las letras. Los resultados conseguidos con el uso cotidiano han sido impresionantes. La óptica ha cumplido su papel en cumpleaños y eventos especiales sin ningún tipo de dificultad, sin olvidarnos de que el flash integrado ha dado la talla a distancias en los que otros sudarían. El único problema de la cámara es el precio, que es de 1200€ en la página oficial de Sony. A pesar de ello, insisto a aquellos que quieran una cámara portátil pero con gran calidad de imagen que no descarten su compra porque vale mucho la pena.

Le pongo un 9 porque sé que existen cámaras como la Sony A7 o la A7R que están por encima de ella. Sin embargo, puedo asegurar que la Sony RX10 tiene mucho que ofrecer, y con muy buenos resultados.


Pros

  • Una óptica con un rendimiento increíble
  • Unas grandes prestaciones técnicas
  • Diseño y construcción: ergonómica y firme

Contras

  • Su elevado precio, 1200€