Sony A7
análisis

Sony A7

Por 26/03/14 - 18:30

Ficha técnica

Sony a7
Sony a7
  • Sensor: CMOS Exmor de fotograma completo de 24,3 Mp
  • Procesador: BIONZ X
  • Rango ISO: 100-25600
  • Montura: Tipo E
  • Pantalla: TFT de 3″ y 921.600 px, basculable.
  • Formato de grabación: RAW y jpeg.
  • Vídeo: 1920×1080 formato H.264 (60 fps)
  • Tarjetas: Memory Stick Pro Duo, Pro-HG Duo, XC-HG Duo, SD, SDHC y SDXC.
  • Peso: 416 gr.
  • Tamaño: 126,9 × 94,4 × 48,2 mm
  • Conexiones: USB 2.0, miniHDMI, Wifi, NFC

La Sony A7 es la confirmación de la marca japonesa dentro de la fotografía. Es un nuevo golpe en la mesa, otro más, para demostrar su poderío. De nuevo, si no se convierte en una superventas es por algún problema ajeno a ella, porque es una de las mejores cámaras que hemos probado en ALTFoto. Por el precio que tiene, merece ser la primera opción para todos los fotógrafos.

Para empezar

La Sony A7 es una de las mejores cámaras que han pasado por nuestras manos. Es increíble que en un espacio tan pequeño hayan sido capaces de meter uno de los mejores sensores de formato completo que hay hoy en día en el mercado.

Cada vez tengo más claro que la Sony RX1 era un punto de partida hacia retos más importantes, como es esta cámara y su hermana gemela, que veremos más adelante en esta página. No podemos olvidar que en su pequeño cuerpo alberga un sensor tan grande como el que lleva la Nikon D4 o la Canon EOS 1Dx, auténticas bestias.

Estamos ante un cuerpo de una EVIL, con un visor electrónico de alta calidad, y un sensor FF y aún así es la cámara más pequeña con óptica intercambiable que podemos encontrar en el mercado con un precio más que razonable. porque la Leica M9 no lo es, desde luego. Es un ejercicio de ingeniería perfecto. Desde que la tuve en las manos, mi Canon 5D me pareció enorme.

Tenemos que empezara pensar que las mejores cámaras del mercado no se llaman Canon o Nikon. Por detrás vienen muy fuertes Sony y Panasonic, y en el caso de las EVIL han superado a estos dos perros viejos que algunas veces parecen estar anclados en el pasado.

Sony A7 principal II

Manejo de la cámara

El reducido tamaño de la cámara hace que no parezca, ante ojos inexpertos, una cámara profesional. Esto juega a su favor, pues el fotógrafo que la porte no llamará la atención. Y eso es un punto a su favor.

ISO 50f_9,0 1_320 s
ISO 50 f9 1/320

De nuevo el diseño nos lleva al pasado, a las cámaras cuadradas, nada ergonómicas en apariencia, espartanas hasta el límite, pero con una sujeción y manejo inolvidables. Parece que estoy haciendo la pelota o un anuncio en horario de máxima audiencia, pero cuando tienes una de estas entre las manos, tienes estas sensaciones, de verás.

El autoenfoque y la velocidad de respuesta son algunos de sus puntos fuertes. Es casi tres veces más rápida que los modelos anteriores de Sony, gracias al nuevo procesador Bionz X, que permite un procesado de los archivos mucho más eficaz y con unos resultados muy llamativos. No podemos olvidar que ahora mismo está en el Top 10 de las mejores del mercado.

Visor electrónico

Esta es una de las características más importantes de la cámara, con esa gran protuberancia en el frontal. Es de gran calidad, aunque personalmente me gustó más el de la Lumix GX7. El caso es que todos nos vamos a tener que acostumbrar a este tipo de visores y si esta cámara no triunfa entre los profesionales (uno de los segmentos al que está dirigida) es precisamente por la falta de visor óptico, lo único que la separa del mundo tradicional.

Para muchos se nos hace difícil no tener siempre a la vista lo que pasa por el visor. Pero esa carencia óptica, se subsana con toda la información que es capaz de recoger la electrónica, siendo para mi la más importante el histograma en directo, que permite olvidarnos de la pantalla abatible, que en este caso además no es táctil, aunque en el día a día no la he echado de menos, para ser sinceros.

Facilidad de uso

Todavía, cuando mis alumnos me traen las viejas Sony Cybershot de diseño espaciales, me sorprendo con lo complicadas que eran de manejar. Sin embargo, Sony ha hecho los deberes y tiene uno de los menús más sencillos del mercado. Es muy cómodo pasar de una a otra función o característica sin volverse loco.

Además, las ruedas de control son las justas y necesarias, aunque su colocación son el punto más débil en el diseño. Su colocación hace que los que tengamos los dedos grandes tengamos que replegarlos un poco. Pero enseguida nos acostumbramos.

Calidad de imagen

Y llegamos al quid de la cuestión, a lo que da fama a una cámara hoy en día: la respuesta a distintas sensibilidades del sensor. En este caso podemos afirmar que las fotografías realizadas a 12800 ISO son totalmente utilizables y que cualquier toma nocturna o con poca luz se verá con una calidad de imagen muy buena, sobre todo si tenemos en cuenta el nivel de sensibilidad que estamos usando.

ISO 6400f_5,6 1_80 s
ISO 6400 f5,6 1/80

Raras veces llegaremos a tal nivel y pocas veces dispararemos a más de 3200 ISO, con tan poca luz como para necesitar tanta sensibilidad. A este nivel el sensor hace palidecer a muchas réflex de postín. Son las cualidades de un gran sensor, de gran tamaño y con un procesador a la altura, el infalible Bionz X.

ISO SONY A7
ISO SONY A7

Sin embargo, 25600 ISO es una sensibilidad que no sirve para nada. Por equivocación estuve disparando durante una fiesta infantil con dicho ISO, y los resultados fueron tan malos que tuve que borrar los archivos inmediatamente. Por curiosidad dejé alguno para verlos en pantalla, pero el escaso rango dinámico y el ruido hacen que no se pueda utilizar bajo ninguna circunstancia.

El punto negro del conjunto

Jamás me cansaré de decirlo. Los objetivos de Sony no hacen justicia a las cámaras que tienen. La prueba la hicimos con el objetivo del kit, el Sony FE 28-70 mm f3.5-5.6 OSS. La distorsión en acerico, la aberración cromática, el viñeteado… todos los defectos que puede tener un objetivo están multiplicados por diez en este ejemplar.

ISO 1250f_5,0 1_60 s
ISO 1250 f5,0 1/60

No tiene sentido montar esta engendro con semejante maravilla. Los resultados son buenos, pero no me puedo imaginar dónde llegaran si trabajamos con uno de los fijos de Zeiss, como el 55mm f1,8. No entiendo como son capaces de vender ambos productos juntos en un kit. Sólo consiguen devaluar el conjunto.

Con semejante resolución no podemos conformarnos con un objetivo que pide a gritos una corrección automática de cualquier programa de edición. Es la oveja negra del conjunto sin lugar a dudas.

Conclusión

9.5
10

Como profesional, hoy me compraría esta cámara como primer cuerpo. Tiene todo lo que podemos pedirle a una cámara de la talla de la Nikon D4 o la Canon EOS1, por mucho menos dinero y encima con menos peso. Quizás no sea tan robusta como sus competidoras, pero la mayoría de los fotógrafos no necesitan mas que esta ligera máquina de apenas 400 gr. Su cuerpo de aleación de magnesio y encima sellado da mucha confianza.

ISO 100f_9,0 1_320 s (1)
ISO 100 f9 1/320

Lo único que le falta es un buen surtido original de objetivos que estén a su altura. Tiene algunas funciones realmente cómodas como la comprobación de enfoque a través del focus peaking, o las múltiples conexiones para vincular con diferentes dispositivos (que realmente funcionan y son rápidas y eficaces). Y como no todo puede ser un camino de rosas, le queda como asignatura pendiente la duración de la batería, que es muy corta, apenas 250 disparos y el cargador de la misma, que obliga a hacerlo directamente con el cuerpo de la cámara.

Como he dicho otras veces, es impresionante cómo han avanzado en este año la tecnología. Creo que se ha alcanzado el cenit, y que ahora mismo no se puede avanzar más, salvo que cambien de tipo de sensor.


Pros

  • Por 1600 € podemos tener en nuestras manos un equipo profesional.
  • Los resultados con altas sensibilidades.
  • La facilidad de manejo.
  • El peso del conjunto.

Contras

  • La poca calidad del objetivo del kit.
  • La duración de la batería.
  • El cargador.