análisis

Samsung NX30

- Jul 10, 2014 - 18:30 (CET)

Ficha técnica

Samsung NX30

  • Sensor: CMOS APS-C de 20,3 Mp
  • Procesador: DRIMe IV.
  • Rango ISO: 100-25600
  • Objetivo: Samsung NX
  • Pantalla: Super AMOLED táctil de 3 pulgadas (720 x 480 píxeles)
  • Formato de grabación: RAW y jpeg.
  • Vídeo: 1920×1080 60p MP4 (H.264)
  • Tarjetas: SD, SDHC, SDXC, (UHS-1 support)
  • Peso: 375g (sólo cuerpo).
  • Tamaño: 127 x 95.5 x 41.7mm
  • Conexiones: WiFi, USB de alta velocidad, NFC, A/V out, HDMI

Con la Samsung NX30, la popular marca conocida por sus móviles y tabletas, da un golpe en la mesa para llamar la atención al consumidor y demostrarle que también es capaz de hacer buenas cámaras de ópticas intercambiables. Y saca una EVIL con alma de réflex.

Primera impresión

No puedo negar que cuando recibí por primera vez esta cámara, la Samsung NX30, me invadía una cierta sensación de escepticismo por el simple hecho de ser una marca con escasa tradición en el mundo de la imagen. Lo mismo que me pasaba con Sony cuando empezó en este pequeño universo de la fotografía. Cámaras bonitas y ya está. Sin embargo, cuando me la dieron, y la sostuve en las manos, me di cuenta inmediatamente que no estaba ante un ensayo, sino que esta nueva máquina es una apuesta seria de la marca coreana.

Según nos cuentan, todo está creado por y para Samsung. No han confiado en terceros (algo que habría que comprobar). Esta cámara incorpora un sensor de tamaño APS-C (23,5 x 15,7 mm) CMOS de 20,3 Mp, junto con un procesador DRIMe IV, lo que permite disparar a 9fps y con un rango de sensibilidades que va de 100 a 25600 ISO, el doble que el modelo anterior, la NX20. Son datos que certifican que estamos ante una cámara con serias aspiraciones.

Es una cámara pequeña, pero que gracias a su diseño, inspirado en las formas curvas de las réflex, permite tener todo al alcance de las manos, desde el poderoso grip que permite sujetarla firmemente hasta la protuberancia superior, donde antes estaba el pentaprisma, ahora tenemos un visor electrónico móvil que pasar a ser una de sus señas de identidad y del que luego hablaremos. Todo parece un guiño a los profesionales de toda la vida que busquen un nuevo cuerpo que les recuerde a sus cámaras de toda la vida. O tal vez sea una argucia para que nadie dude que estamos ante una cámara profesional, como sucede con el diseño de las bridge.

Samsung NX30

Manejo de la cámara

La Samsung NX30 es el modelo más alto de gama de la marca coreana. Es la máquina con la que quieren llamar la atención a los profesionales de la fotografía, con la que quieren hacer olvidar el aire festivo y juguetón de sus demás modelos, orientados al lado divertido de la imagen, lejos de la seriedad de los modos de exposición, el RAW y demás. Esta cámara quiere dar una imagen seria. Y lo consigue, desde luego.

Samsung NX30

Hacer fotos con ella es como hacerlo con una cámara de toda la vida, con los mismos controles y con el apoyo de la pantalla táctil móvil, que funciona a las mil maravillas. Se nota toda la tecnología de los teléfonos móviles en esta pantalla que responde al primer toque en todas las ocasiones.

Y si hablamos de la pantalla, es obligatorio hablar a continuación del visor electrónico, que también es móvil, y como hemos dicho, es una de sus señas de identidad, y lo que justifica esa protuberancia central en el cuerpo. Un visor que certifica la muerte de los visores ópticos, cuya complicada construcción deja de merecer la pena cuando miras a través del que tiene la NX30. Eso sí, cuando estamos en lugares oscuros, algunos echamos mucho de menos un buen visor óptico, o el famoso híbrido de algunas Fuji. Y lo preferimos a las torsiones que permite este modelo, al que no le hemos visto mucha utilidad.

Samsung NX30

Y como ofrecen todas las cámaras que pasan ahora por nuestras manos, también tenemos la posibilidad de conectarla vía wifi o NFC. No puedo negar que es útil, y que es el futuro que ya está presente. Pero mientras no solucionen la voracidad de consumo de batería que supone, sólo recomendaría usar estas conexiones al final de la jornada, cuando estamos en la cama y no pensamos en hacer más fotos, al menos que se puedan ver en Facebook.

Y la velocidad del autoenfoque es digna de reseñar, pues gracias al ahora popular sistema híbrido, que tiene 105 puntos para la detección por fase y 247 para la detección por contraste, es complicado que no pueda enfocar alguna situación, salvo las típicas con las que sufren todos los sistemas. Eso sí, una vez se enciende la luz de confirmación, el resultado es perfecto en todas las ocasiones.

Calidad de imagen

Todo lo anterior carece de sentido si no hablamos de lo que realmente importa en una cámara, y que algunos publicistas olvidan continuamente, salvo para decir que consigue resultados inigualables en cualquier situación. La Samsung NX30 da buenos resultados hasta que llegamos a los ISOS más altos. Teniendo en cuenta el tamaño del sensor y el público al que está dirigido (los que quieren buena calidad de imagen ante todo), el límite está en los 3200 ISO. A 6400 ISO el ruido es demasiado evidente para usarlo. Pero como siempre, todo depende de nuestra exigencia y de las necesidades que tengamos en el momento del disparo.

ISO-Samsung-NX30

Como siempre, creo que no tiene sentido disparar en jpeg con estas cámaras. El procesado que hacen, para conseguir que las fotos llamen más la atención, suele ser muy agresivo. En un primer visionado quedan perfectas, y a muchos les bastará, pero si queremos revelar (algunos usamos expresiones de la vieja escuela) el jpeg no tiene sentido, y menos tan procesado. No tiene sentido gastarse 800€ si vas a disparar en automático y con un formato comprimido. Al disparar en RAW podremos solucionar cualquier problema mejor que cualquier sistema interno.

Pero la calidad de imagen no depende exclusivamente del sensor. Y eso lo saben en Samsung. Han sido capaces de crear una nueva montura para objetivos creados por ellos para conseguir la más alta calidad. Nosotros hemos probado desde el 18-55mm F3.5-5.6 Zoom S, el 60 mm f2,8 y el curioso y divertido ojo de pez 10 mm FiEy. Y ocurre como siempre. Cuando tenemos un buen objetivo, el sensor devuelve calidad; pero si le acoplamos un objetivo normal empezaremos a tener problemas.

ISO 100f8,0 1/320 s

Con los objetivos que nos han cedido para la prueba hemos notado diferencia. Es evidente que el que mayor calidad ofrece es el fijo de 60 mm, que el 18-55 mm cumple bien su cometido, pero que no le podemos exigir mucho y que el ojo de pez es una herramienta perfecta para jugar (fijaos en las esquinas para saber a qué me refiero. Evidentemente, la calidad de un objetivo la sientes cuando contemplas los archivos brutos al 100% en tu pantalla. Eso sí, su construcción es muy robusta y deja en evidencia a los de otras marcas más famosas.

Conclusión

7.5
10

Conclusión

Samsung ha hecho los deberes con la nueva NX30. Ha mejorado la generación anterior de la gama NX, y por primera vez puede de hablar de tú a tú a algunos de los modelos más punteros de los mercados. Todavía le falta mucho camino que recorrer a la marca en este terreno, pero está muy cerca de modelos como la Panasonic GH4, aunque carece de su vídeo 4K, por supuesto.

Puede cumplir las expectativas de cualquier fotógrafo que quiera una cámara pequeña, de prestaciones profesionales y que no sea muy exigente con la calidad de los objetivos. Aunque Samsung tiene un amplio surtido, todavía está lejos de los grandes, y hay pocos que realmente tengan una calidad superior.

El precio es bueno, pero en esa gama de precios podemos encontrar varias cámaras que pueden hacer difícil la elección final. Pero algo que hace que la balanza se incline hacia este modelo es que regalan de serie una licencia para Adobe Lightroom 5. Pocas marcas lo hacen, y encima son de alta alcurnia, como Hasselblad o Leica. Es un acuerdo llamativo entre ambas marcas, pero es algo que no podemos olvidar.


Pros

  • Calidad de imagen.
  • Gran calidad del visor electrónico.
  • Buen sistema de enfoque híbrido.
  • Al comprar la cámara te dan una licencia de Adobe Lightroom 5.

Contras

  • Marca con poco renombre en el terreno fotográfico.
  • Calidad justa de la mayoría de los objetivos.
  • Problemas en el visor en situaciones con poca luz.