análisis

Samsung NX Mini

- Ago 8, 2014 - 20:14 (CET)

Ficha técnica

samsungnxmini003

  • Sensor: BSI CMOS de 1″ y 20,9 Mp
  • Procesador: —-
  • Rango ISO: 160-12800
  • Objetivo: Samsung NX-M
  • Pantalla: TFT LCD con panel táctil de 3″ (320 x 480 píxeles)
  • Formato de grabación: RAW y jpeg.
  • Vídeo: 1920×1080 30p MP4 (H.264)
  • Tarjetas: MicroSD, MicroSDHC, MicroSDXC, (UHS-1 support)
  • Peso: 158g (sólo cuerpo).
  • Tamaño: 110,4 x 61,9 x 22,5 mm
  • Conexiones: WiFi, USB 2.0, NFC, HDMI 1.3

No os podemos engañar. La Samsung NX Mini es una cámara para hacer selfies. Esa es su filosofía de ventas. Sin embargo, tiene algo que nos ha enamorado y casi, casi, nos hace desearla para tenerla de segundo equipo, para llevarla siempre en el bolsillo cuando no queremos cargas con equipos más pesados. Es una cámara selfie profesional.

Primer encuentro con una cámara selfie

La presentación de la Samsung NX Mini fue en uno de los sitios de moda de Madrid, y todo invitaba a que nos encantara a los allí presentes. Yo era un poco escéptico al principio, pues la vi como una cámara de juguete. Pero si algo he aprendido después de tanto tiempo probando máquinas, es que no te puedes fiar de los tópicos. Hay que probar las cosas para conocer su verdadera esencia. Y esta cámara de juguete tiene muchas papeletas para convertirse en una compacta de alta gama con objetivos intercambiables.

Sorprende lo bien construida que está, la escasa botonera que tiene, la calidad de la pantalla y sobre todo, su tamaño. Mide 110,4 x 61,9 x 22,5 mm y pesa 158 gr. Creo, si no me equivoco, que es la primera cámara de óptica intercambiable que realmente cabe en un bolsillo. Sobre todo si el kit que compras es el que hemos probado nosotros, con el objetivo de 9 mm, que corresponde a un 24 mm en paso universal. Lástima que sea blanca, pues entonces sería además discreta. Pero el público al que va dirigida quiere llamar la atención.

Toda la culpa de su escaso tamaño, es del tamaño del sensor, que está convirtiéndose en tendencia. Es de 1″, igual que el de la Sony RX100 MkIII. Así puede ser más pequeña y con objetivos muy reducidos. Esta idea ha obligado a Samsung a crear una nueva montura para la gama NX. Un pequeño lío para los usuarios, que mucho me temo que no apostarán por llevar varios objetivos en su bolsa.

Es pequeña hasta la tarjeta de memoria, una Micro SD que cuesta sacar de su ranura si no tienes uñas y es complicada de encontrar si se cae al suelo. Pero ahí radica parte de su encanto. ¿Os he dicho que dispara en RAW y que el obturador electrónico puede alcanzar velocidades de 1/16000 y llegar a 6 fps?

Samsung NX Mini

Funcionamiento de la cámara

La cámara está dirigida a un público moderno que quiere hacer selfies (¿Por qué decir selfies cuando tenemos autorretrato?) de calidad, a los que no les sirve la cámara frontal del móvil y quieren ir un punto más lejos. Quieren más calidad pero no quieren complicarse la vida. Disparar y listo, y en este caso enlazar con un dispositivo conectado a la red para poder enviarlo a todas las redes sociales y presumir del paseo por el parque del barrio que están dando.

samsungnxmini008

Por eso, la Samsung NX Mini ofrece la sencillez de funcionamiento de un smartphone nada más encenderla. Giramos la enorme pantalla a la que está pegada, apretamos el disparador y después de contar hasta tres (ella misma) tenemos la foto guardada en su memoria.

Pero afortunadamente esta cámara ofrece muchas más cosas, que la convierten en un pequeño capricho si atendemos a su precio. Tiene los modos de exposición clásicos, desde el manual a los semiautomáticos. Podemos trabajar con el histograma y si queremos sacar todo el potencial del sensor, podemos trabajar sólo en formato RAW, para librarse del excesivo procesado de los jpeg. Ya sabéis, ese formato que hay para que la cámara saque siempre bonitas las fotos para subirlas rápido a la red.

Sorprende igualmente la rapidez del autoenfoque, algo que se entiende fácilmente si nos damos cuenta del tamaño del objetivo fijo. Y con semejante tamaño de sensor, todo está enfocado siempre. Nos podemos olvidar de usar el diafragma para conseguir profundidad de campo.

Calidad de imagen

Y llega el momento de la sorpresa, pues a lo mejor me confundo con las pruebas sencillas que hacemos en ALTFoto, que consisten en tomar una foto, con las diferentes sensibilidades, de una carta de color, además de una prueba de campo, que es lo que harán todos los dueños de la cámara y lo que quieren ver. Con altos ISOS, el resultado es mejor que con la NX30, la gama alta de la marca. Es verdad que no llega a los 25600 de la hermana mayor si no es forzando, ¿pero quién lo necesita?

ISO

Los sensores de una pulgada han llegado para quedarse. Ofrecen más nitidez, en teoría, pero dan menos profundidad de campo, eso sí. Y la mayoría de los usuarios que no van a imprimir una fotografía en su vida no necesitan más.

A 160 ISO (cualquiera hubiera puesto 100 y pocos se habrían quejado) ofrece una calidad de imagen increíble, y es normal que sea así a estas alturas del partido. Pero no deja de sorprenderme la respuesta entre 800 y 6400 ISO. Prácticamente no hay ruido. Eso sí, el rango dinámico se pierde. Los rojos y los verdes palidecen según sube la sensibilidad.

ISO800f3,51/30

Respecto al objetivo se puede decir que está bien. Poco luminoso, pero bueno. El objetivo de 9mm del kit no tiene tapa de ocular, ni parasol (es una cámara de disparar y listo, que quiere recordar a la sencillez de un móvil), pero da buen resultado si no miramos con demasiada atención a las esquinas, donde la definición brilla por su ausencia. Qué pena que Samsung no esté trabajando en un pata negra para esta montura…

Conclusión

7
10

Conclusión

La Samsung NX Mini cuesta 400€ en los comercios caros. Seguro que la podemos ver más barata en algunas tiendas especializadas o en la red. Cuesta la mitad que otras cámaras con un sensor del mismo tamaño. Es más pequeña y está orientada a un público lúdico. Pero tiene bastantes argumentos para convencer a un fotógrafo avanzado. Es pequeña, la pantalla táctil responde a las mil maravillas y la inevitable conexión a las redes es rápida y eficaz gracias al botón dedicado y a la conexión NFC.

Quizás le sobra ese aire festivalero y la justa calidad del objetivo. A lo mejor están pensando en un modelo más avanzado orientado a los fotógrafos de los que estoy hablando… Para los amantes de los selfies es una cámara perfecta. Pero creo que a ellos les sobrarán los objetivos intercambiables y dudo mucho que olviden sus móviles de última generación, pero cosas más raras se han visto.

Es una buena cámara pero dirigida al público equivocado. Sobre todo si tenemos en cuenta su excelente precio y su sorprendente calidad.


Pros

  • Calidad de construcción
  • Precio
  • Buenos resultados con altas sensibilidades
  • Tamaño
  • Capacidad de la batería

Contras

  • Tarjeta de memoria demasiado pequeña
  • El objetivo no tiene tapa ni parasol, ni siquiera como opción
  • Que no esté dirigida a aficionados avanzados
  • Que sirva para perpetuar la moda de los selfies