análisis

Samsung Galaxy Note 3

- Nov 21, 2013 - 16:42 (CET)

Ficha técnica

Samsung Galaxy Note 3 - Samsung Galaxy Note 3 - Samsung Galaxy Note 3 - Samsung Galaxy Note 3

  • Pantalla: sAMOLED 5,7″ Full HD 386 ppp
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 800
  • GPU: Adreno 330
  • Conectividad: LTE, Bluetooth 4.0, NFC
  • Cámara: 13 MP vídeo 4K / Frontal 2 MP
  • Memoria RAM: 3 GB
  • Almacenamiento: 32 GB + microSD
  • Batería: 3.200 mAh
  • Dimensiones: 151,2 x 79,2 x 8,3 mm
  • Peso: 168 g

Cada vez queda menos gente que vea una locura llevar encima un smartphone de más de 5 pulgadas. El Samsung Galaxy Note 3, con 5,7, está lejos de esa barrera psicológica, pero ha conseguido llegar en un tamaño muy contenido. ¿Realmente convence como terminal? Lo vemos en este análisis.

Hace unos días recordábamos el lanzamiento del primer Samsung Galaxy Note, y de las primeras críticas e ironías que recibió en su momento. Hoy, nadie se ríe. Los smartphones de gama alta han dado el salto a las 5 pulgadas en su totalidad, e incluso más, y están totalmente normalizados.

Nokia, HTC, Sony, Huawei, LG, BlackBerry… Todos los grandes fabricantes salvo Apple han acabado cediendo: sí había mercado para smartphones de estos tamaños.

El Samsung Galaxy Note 3 es la tercera versión del smartphone que inició una tendencia (el Dell Streak 5 fue el verdadero pionero, pero no logró lo que el Note): la de las pantallas descomunales, que cada vez parecen más normales. No obstante, la gama Galaxy Note no está asociada de forma implícita por Samsung a este tipo de pantallas, sino al uso de su stylus, el S Pen.

Samsung Galaxy Note 3 - Samsung Galaxy Note 3 - Samsung Galaxy Note 3 - Samsung Galaxy Note 3

Cada fabricante tiene una línea, un estilo, una forma de trabajar y lanzar productos al mercado. La de Samsung está definida: fuerza bruta en cuanto a especificaciones y lanzamientos semanales que abarquen absolutamente todas las gamas.

No es una estrategia buena ni mala por sí misma, aunque hace irremediable que se pierda algo de calidad (¿cómo sería el Galaxy Note 3 si le hubiesen dedicado adicionalmente los recursos que se dedicaron a Galaxy Mega o a Galaxy Pop, que han pasado desapercibidos?) pero que económicamente les ha hecho erigirse en poco menos que un imperio.

Samsung Galaxy Note 3

Diseño y acabados: la trasera convence

A nivel de diseño, el mayor talón de Aquiles de Samsung, recriminado por muchos, es el uso del policarbonato. Y al contrario que Nokia o Apple, un policarbonato bastante endeble, sobre todo condicionado por el hecho de que su tapa trasera (que se dobla con la misma facilidad que una cartulina) es extraíble para poder cambiar la batería. Esto también es parte de la filosofía de Samsung, de la que se enorgullecen (cada vez se quedan más solos dando esta opción al usuario). Lo que se gana por un lado, se pierde por otro, y es el usuario quien elige qué le compensa más.

Samsung Galaxy Note 3

Siguiendo con el policarbonato, como dije antes, está a otro nivel del usado en el Samsung Galaxy S4. Sigue siendo más de lo mismo, pero con una acabado mucho más cercano a lo que se espera de un smartphone premium. Esa imitación de la polipiel, con las costuras en los bordes, no gustará a todos, pero a mí me parece una solución bastante inteligente: ya que Samsung sigue fiel a las carcasas extraíbles, al menos disimula sus desventajas dándole ese acabado. Y a mí me gusta.

Samsung Galaxy Note 3

Por lo demás, es un diseño que todavía se queda en el intento de sobriedad. Es casi idéntico en sus líneas y bordes al Galaxy S4. Eso incluye el borde rugoso del bisel, o la cámara que da la sensación de ser un elemento superpuesto, y no integrado en el cuerpo del smartphone. Igual que a LG le faltaba un empujón más para llegar a la gama alta (y lo consiguió con el G2), a Samsung le falta otra revisión para que el diseño de sus smartphones logre perfeccionarse. Por ejemplo, renunciando a ese marco lateral o al bisel de falso aluminio. Pero está cada vez más cerca, y por lo pronto ha conseguido algo grande: hacer que un smartphone de 5,7 pulgadas resulte «manejable» (dentro de sus posibilidades), muy ligero y con un grosor muy reducido. En la mano se siente genial.

Pantalla: no es el AMOLED que conocíamos, es mucho mejor

Samsung Galaxy Note 3 - Samsung Galaxy Note 3 - Samsung Galaxy Note 3

Con este modelo, Samsung continúa anclada en el Super AMOLED, pero mejorando considerablemente lo visto hasta ahora. Para empezar, porque ese tendencia a azulear los colores ha quedado atrás, pero sobre todo porque el uso bajo la luz directa del sol es mucho mejor que el del Galaxy S4: mientras que tiene un brillo de 400 nits en la mayoría de entornos, en exteriores con mucha luz llega hasta los 660. Vale que a día de hoy, el referente sigue siendo el HTC One. Tanto Nokia, Apple, LG, Sony, etc. han competido contra su pantalla este año, pero nadie ha logrado alcanzar su nivel. Samsung con el Galaxy Note 3 tampoco, pero está bastante más cerca que antes. También contribuye a ello que ahora monte un panel Full HD, que deja una densidad de 388 ppp, muy por encima de los 265 ppp del Note II. Que por cierto, al no tener que hacer conversión de los contenidos nativos en Full HD, aumenta la eficiencia de la batería.

Pantalla del Samsung Galaxy Note 3 - Pantalla del Samsung Galaxy Note 3 -
Por otro lado, de lo más destacable de su pantalla es la posibilidad de elegir el modo de pantalla: película, fotografía profesional, dinámico, estándar o el automático, que se adapta a cada situación. No es nuevo del Note 3, pero es un muy buen punto a favor. El modo dinámico es el que reúne la tendencia de cada vez más marcas: saturar en exceso los colores para ganar en vistosidad, pero perdiendo fidelidad sus colores. El mejor modo, a mi juicio, el de Fotografía profesional, que calibra la pantalla con el estándar Adobe RGB. Queda Película como la mejor alternativa, con colores más suaves.

En resumen, Samsung ha logrado mejorar bastante la experiencia de uso de la pantalla, sobre todo respecto al Galaxy S4, que resultaba algo decepcionante en este aspecto. ¿Estamos ante una pantalla realmente excelente? No, pero le falta poco. Es la primera Super AMOLED (marca comercial que usa Samsung para su pantalla AMOLED) que está muy cerca de la calidad de un panel IPS. Sigue siendo PenTile, pero ya no es tan malo, se ha cambiado la división del subpíxel a una disposición en forma de diamante que hace que no sea tan apreciable. Todo esto ya lo anticipé cuando expliqué que la pantalla del Galaxy Note 3 es espectacular, mucho mejor de lo que podíamos pensar viendo sus antecedentes.

Pantalla del Samsung Galaxy Note 3 - Pantalla del Samsung Galaxy Note 3 - Pantalla del Samsung Galaxy Note 3 - Pantalla del Samsung Galaxy Note 3

Cámara: más de lo mismo

Cuando probamos el Samsung Galaxy S4, el hermano en la gama alta del Note 3, la conclusión básica de la cámara fue que era bastante buena de día pero floja en baja luz. Viendo cómo ha mejorado la pantalla del Galaxy Note 3, parecía muy viable que se hubiese mejorado también la cámara. Sí y no. No he podido probar ambas cámaras de forma simultánea para poder comparar la diferencia entre ambas, pero la impresión que me queda es que la cámara del Note 3 es muy similar a la del S4, aunque con alguna pequeña mejora en el nivel de detalle de las imágenes.

Foto con Samsung Galaxy Note 3 -

Algo que me encanta de los Android, viniendo de un iPhone como terminal principal, es poder tener el control en el momento de la fotografía. Me encantan los ajustes manuales, y es algo que valoro mucho de la plataforma de Google frente a la de Apple, que permite al fabricante implementar estas opciones en su aplicación nativa de cámara. Incluso la nativa de Android trae algunos ajustes básicos. El trago amargo del Galaxy Note 3: el automático será tu mejor aliado. Me explico: aumentar la ISO de noche la luminosidad de la imagen sí aumentaba, pero a costa de introducir un ruido desmesurado. Y creía que iba a responder mejor. La cámara de 13 megapíxeles del Samsung Galaxy Note 3, así como la experiencia del S4, prometían que iba a ser capaz de resolver bastante bien las fotografías incluso haciendo recortes posteriores. Así ha sido: la cámara del Note 3 es muy buena al ampliar las fotos buscando el detalle, incluso tratándose de un sensor algo pequeño.

Donde sí me ha decepcionado es en las fotografías nocturnas: acude al extremo equivocado. Me explico: mientras que la mayoría de smartphones lo hacen lo mejor que pueden con fotos en baja luz, manteniéndose equilibradas entre mostrar lo que tienen delante y hacerlo sin sobreexponer (como el automático del Nexus 5) o llenar la foto de demasiado ruido, el Galaxy Note 3 va al extremo opuesto a esto último: deja las fotos casi negras. Quizás ha sido demasiado honesto. Para finalizar, sí tiene algo bastante bueno que ya me dejó entrever el Galaxy S4 en la primera foto que tomé con él (la de una flor): un muy buen macro.

TouchWiz: cuando más es menos (mucho menos)

En las pantallas de 5 pulgadas hacia arriba tiene algo que me encanta usar cada vez que puedo: la pantalla dividida, la mejor forma de aprovechar grandes pantallas, pudiendo ver un vídeo de YouTube y usando Twitter o WhatsApp de forma simultánea. De hecho es algo que extraño bastante al dejar de usarlo, y la competencia debería aprender de Samsung e incorporar esta característica de forma urgente.

Samsung Galaxy Note 3

Por lo demás, TouchWiz resta más que suma. Pero por mucho. Por ejemplo, prefiero de lejos el acceso a los ajustes rápidos en la barra de notificaciones de Android puro que la solución implementada en TouchWiz. Y así con un buen puñado de funciones. Desde las que no usaremos más que el primer día (si hay alguien en la sala que acostumbre a usar el control del scroll con la mirada o los gestos en el aire, que levante la mano por favor) hasta otras que definitivamente podrían hacerse mejor. Igual que Sense ha ido puliéndose con el tiempo, y pese a que no es plato de buen gusto para mí, he de admitir que sí ha ido mejorando, TouchWiz ha tenido un recorrido de mejora bastante menor. Multiventana y poco más.

No obstante, también es justo admitir que las funciones específicas del Galaxy Note 3 sí están bien pensadas. Y es que la gama Note, pese a que muchos la asocien a pantallas gigantes, en realidad implica el uso del S Pen, lo de las grandes pantallas es la consecuencia de la implementación de dicho S Pen. Y ahí es donde Samsung sí sabe aprovecharlo, como a la hora de poder usar el S Pen para anotar números de teléfono, direcciones de mail, etc. en una nota sobre la pantalla y que el sistema los reconozca y asigne directamente, detectándolos de forma «inteligente» (ok, el concepto de inteligencia se ha devaluado un poco en los últimos años, pero creo que queda clara la idea). Por otro lado, y esto es una lanza claramente a favor, Samsung ha incluido en el Samsung Galaxy Note 3 una cuenta premium trimestral gratuita a Evernote, así como la habitual entrega de 50 GB gratuitos en Dropbox. Muy bien ahí.

Autonomía

Contar con una batería de 3.200 mAh debería ser ilusionante para cualquiera. Con una así el LG G2 ha conseguido seducirnos a muchos y quedarse sólo (acompañado un poco por debajo por la BlackBerry Z30, y quedando bastante por debajo el resto) en los smartphones diferenciadores en este segmento. No obstante, una pantalla de 5,7 pulgadas Full HD debería ser una sangría asegurada, así que había que ver a qué nivel cumplía la batería del Samsung Galaxy Note 3.

Tras los primeros días con él, me tranquilicé. Empecé pensando que con el devorador de batería que es TouchWiz y esa pantalla (tan buena), tendría un caso HTC One X, parte II. Felizmente no ha sido así, y aunque el Samsung Galaxy Note 3 no es equiparable a esa brecha épica marcada por el G2, su autonomía es muy satisfactoria. Me ha dado ciclos de hasta 19 horas de uso (más de un ‘día’ sin contar la noche) con hasta 7 horas de uso de pantalla, aunque en las ocasiones de uso intensivo de vídeo o de búsqueda constante de cobertura (viajes largos en tren, por ejemplo) sí ha quedado bastante más mermada.

Conclusión

8.5
10

Creo firmemente que el Samsung Galaxy Note 3 ha alcanzado la madurez de la gama. La tercera versión es la que mejor resultado ha conseguido, de hecho, es el mejor Samsung del año. Su pantalla y su acabado trasero le permiten situarse claramente por encima del Samsung Galaxy S4, a priori llamado a conquistar ese trofeo.

Ningún smartphone es perfecto, y obviamente el Samsung Galaxy Note 3 tampoco. A todos les falta algo para alcanzar un olimpo utópico. Pero en mi opinión, al Note 3 le falta una pequeña vuelta más que a los que ocuparán el podio de 2013. Por ejemplo, un acabado acorde al precio y las expectativas del terminal. El policarbonato sigue siendo muy endeble, y aunque la trasera me ha convencido, el bisel lateral de falso aluminio no.

También un factor diferenciador de verdad, como el sonido del HTC One, la autonomía del LG G2, Touch ID en el iPhone 5s, etc. Ahí quizás entre S Pen, que para los muy entusiastas del lápiz sí alcanzará ese status. Para mí al menos no.

¿Es una compra recomendada? Sí. Si buscas una gran pantalla, esta quizás sea tu mejor opción, aunque también deberías valorar el Nokia Lumia 1520, aunque sin el lápiz y sin la manejabilidad que sí mantiene el Galaxy Note 3. En cualquier caso, no tengo ninguna duda de que es el mejor Samsung del año, y de que mantiene una línea ascendente importante. Si quieres pantalla grande, lápiz, y te gusta o no te disgusta TouchWiz, esta es una gran opción para ti.


Pros

  • Ligero, fino, 5,7 pulgadas muy bien disimuladas
  • Pantalla sAMOLED casi al nivel de una IPS
  • La multiventana: parece anecdótica, pero luego la extrañarás

Contras

  • La trasera convence, pero en general sigue sin tener un acabado premium
  • TouchWiz: o se renuncia a él o se reforma a fondo, pero no más así, por favor