análisis

Nokia Asha 501

- Oct 17, 2013 - 13:53 (CET)

Ficha técnica

Nokia-Asha-501-one-swipe-jpg
Pantalla: TFT 3 pulgadas – Resolución: 320 x 240 píxeles – Almacenamiento: 256 MB ROM + microSD – Cámara: 3,15 megapíxeles – Memoria RAM: 64 MB – Batería: 1.200 mAh – Dimensiones / Peso: 99.2 x 58 x 12.1 mm / 98,2 gramos

Aunque normalmente todos los smartphones que suelen copar la actualidad tecnológica son los de gama alta, la realidad es que los que realmente dan beneficios a las empresas son los de gama media y baja, por lo que es importante cuidar mucho esos nichos de mercado. Desde Nokia lo saben muy bien, y con el ese objetivo en mente presentó hace unos meses el Asha 501, un smartphone orientado a mercados emergentes pero que, por suerte, también ha llegado a España, posicionándose como una gran alternativa para todos aquellos que buscan un móvil sencillo, barato y con un buen diseño.

Este Nokia Asha 501 no solo tiene el objetivo poner el broche de oro a la gama Asha (la cual desaparecerá en breve con la compra de Nokia por parte de Microsoft), sino de cubrir el nicho de mercado que es la gama baja y los mercados emergentes, los cuales están cobrando cada vez más importancia. Sin embargo, la inevitable pregunta que surge al ver este Asha 501 es si, con tantos smartphones Android y Windows Phone de gama baja en el mercado, merece realmente la pena. Eso intentaremos descubrir en este análisis a fondo.

Pantalla

Nokia Asha 501

Cuando toqué por primera vez el Asha 501 esperaba que su pantalla, como la de la mayoría de smartphones que compiten en su nicho de mercado, no fuera excesivamente buena. Sin embargo, al encender esta descubrí que, aunque queda muy lejos del nivel de los smartphones de gama alta, la pantalla es bastante decente. Técnicamente, hablamos de un panel TFT de 3 pulgadas con una resolución de 240 x 320 pixeles (133 pixeles por pulgada).

En la práctica, nos encontramos con una visibilidad en exteriores, un brillo y una reproducción de colores bastante buena. El contraste, aunque no tan bueno como la visibilidad en exteriores, el brillo y la reproducción de colores, es bastante decente. Todo lo contrario que los ángulos de visión y la resolución, los cuales son los puntos más débiles de esta pantalla. No obstante, insisto en que hablamos de un terminal de unos 100€/$100 libre, por lo que poco más podemos pedir por ese precio.

Mención aparte merece la respuesta y la sensibilidad de la pantalla, que es muy buena y hace que la interacción entre el sistema operativo y el usuario sea la idónea. Como el resto del dispositivo, lejos de la gama alta, pero entre los mejores –si no el mejor– del mercado de la gama baja actual.

Nokia Asha 501 14

Diseño y acabados

El apartado del diseño y los acabados ha sido, desde siempre, uno de los puntos más fuertes de Nokia, y en este Asha 501, a pesar de ser un smartphone de gama baja, también lo vemos reflejado. Contamos con un cuerpo de policarbonato de 99.2 x 58 x 12.1 mm de dimensiones y con un peso de 98.2 gramos. En pocas palabras, el diseño y los acabados no hacen justicia con su precio; son superiores.

En conjunto, el dispositivo se siente muy sólido, robusto y manejable, dejando una sensación bastante buena al tenerlo en la mano. Además de eso, su parte trasera de policarbonato –hecha en una sola pieza, por cierto– posee un tacto muy agradable, superando incluso a otros smartphones de gamas más altas. Lo mismo podría decir de los botones, que están en una posición muy accesible y resultan muy sólidos. La única queja en este apartado es el grosor (12.1 milímetros), aunque no tiene excesiva importancia ya que se compensa con su reducido tamaño y peso del dispositivo. El diseño y los acabados del Asha 501 no hacen justicia con su precio. Son superiores Como no puede ser de otra forma, Nokia ofrece este Asha 501 en varios colores, algo que también hemos visto en la gama Lumia y que permite, entre otras cosas, que el usuario pueda tener un smartphone más acorde con su estilo. Además, este es un factor de diferenciación respecto a otras marcas, las cuales siguen apostando por los clásicos blancos y negros –lo cual me parece un tremendo error–.

Así pues, podríamos decir que el diseño y los acabados del Nokia Asha 501, sin ser excelentes, están por encima de la mayoría de alternativas que encontramos en el mercado de la gama baja. Sobre todo si tenemos en cuenta que su precio ronda los 100 euros libre.

Rendimiento, autonomía y sonido

Como ya he descrito en las líneas anteriores, este Nokia Asha 501 es un smartphone de gama baja, por lo que, como es evidente, sus especificaciones técnicas internas corresponden a un smartphone de dicha categoría. Así pues, nos encontramos en su interior con un hardware compuesto por 64 MB de memoria RAM, 128 MB de memoria interna (ampliables con microSD), Wi-Fi b/g/n, Bluetooth 3.0, conectividad 3G, batería de 1.200 mAh y una cámara de 3.15 megapixels (de la que hablaremos más tarde. De su procesador no tenemos detalles, aunque teniendo en cuenta su escasa memoria RAM, probablemente hablaremos de un SoC de gama muy baja.

Nokia Asha 501

Pero, como siempre decimos en Celularis, eso solo son cifras, siendo lo verdaderamente importante el rendimiento del dispositivo y la experiencia de usuario capaz de proporcionar. En el caso del Nokia Asha 501, esa experiencia de usuario es bastante buena, mejor incluso de lo que podríamos esperar en un primer momento. El sistema se mueve sin problemas y en ningún momento he encontrado un retraso importante, aunque tampoco es que el software existente para esta plataforma exija demasiados recursos. Tan solo hay una excepción a ese buen rendimiento: el navegador web. A pesar de contar con 3G, si cargamos páginas webs pesadas, el terminal tarda tiempo en renderizar las páginas, lo que hace que la experiencia de navegación no sea del todo buena.

En cuanto a la autonomía, tal y como podemos predecir, es excelente. El Nokia Asha 501 es capaz de aguantar varios días (alrededor de 4, según mis pruebas) de uso normal. Evidentemente, este Asha 501 no está sometido a la cantidad de proceso y trabajo que está sometido un smartphone más avanzado, siendo esta una de las razones de su prolongada autonomía.

Por último, respecto al sonido, nos encontramos con un altavoz situado en la parte trasera, concretamente alrededor del botón que permite retirar la parte trasera, un lugar donde pasa totalmente desapercibido. Además, esta posición ayuda a que no se ahogue al posicionar el terminal sobre una superficie plana, algo que no todos los smartphones pueden decir. Sobre el funcionamiento del altavoz, nos encontramos con que simplemente cumple. Su volumen es bastante elevado, cuenta con un sonido rico y su posición es muy acertada. Eso sí, al igual que el resto del dispositivo, queda lejos del sonido de los smartphones más avanzados.

Cámara

Nokia Asha 501

La cámara de este Nokia Asha 501, al igual que el resto del terminal, es bastante ‘justa’. Hablamos de un sensor con una resolución de 3.15 megapixels que nos permite grabar video en una resolución QVGA a 15 FPS y que carece de un flash LED. Tal y como podemos predecir al ver estas características, la cámara está muy lejos de las mejores cámaras del sector en todos los aspectos pero, si tenemos en cuenta el mercado al que va destinado este smartphone, probablemente sea más que suficiente.

Tal y como podéis ver en las imágenes, las capturas resultan muy poco nítidas, tiene un rango dinámico bastante malo y, en general, las imágenes tienden a estar sobreexpuestas y quemadas. Lo mismo podemos decir del video, el cual tiene mucho lag y apenas tiene nitidez. Pero insisto, hablamos de un móvil destinado al usuario más básico, el cual no busca en ningún momento una buena cámara en su smartphone.

Software

A diferencia del resto de dispositivos de gama baja, este Asha 501 no cuenta ni con Android ni con Firefox OS ni con Windows Phone 8, sino que opta por su propio sistema operativo denominado ‘Asha 1.0 platform’, el cual es descendiente de S40 y que hace uso de la interfaz de usuario que vimos hace unos años en el Nokia N9 junto a MeeGo, la cuál está pensada para prescindir del mayor número de botones físicos posible mediante la incorporación de diferentes gestos (algo similar a lo que hace BlackBerry 10). En la práctica, es un sistema operativo bastante intuitivo, sencillo y fluido, a pesar de los escasos recursos del dispositivo.

Nokia Asha 501

Evidentemente, este sistema operativo está orientado claramente a la gama baja, por lo que en ningún momento podemos compararlo con Android, Windows Phone o incluso Firefox OS. Este carece de muchas características que son básicas en los smartphones actuales, lo que hace que este Asha 501 no se adapte a lo que los usuarios medios y avanzados buscan. Sin embargo, y como vengo diciendo en toda la reseña, probablemente sí sea suficiente para el usuario más básico, que es al que realmente va destinado este Nokia Asha 501.

Así pues, la única queja ‘importante’ (teniendo en cuenta el mercado al que va destinado) es la ausencia de aplicaciones del estilo de WhatsApp, las cuales son un must have en territorios como España, donde se ha instaurado como uno de los medios de comunicación más populares del país. Ese tipo de detalles sí son determinantes en el mercado de la gama baja, por lo que Nokia debería de solventarlo si quiere que su smartphone tenga éxito.

Conclusión

6.5
10

El Nokia Asha 501 es, como vengo diciendo en toda la reseña, un muy buen dispositivo para los que buscan un smartphone sencillo y barato. O, en otras palabras, para los que no necesitan aplicaciones ni funciones avanzadas en un dispositivo móvil. Sin embargo, en su camino hacia el éxito, tiene un rival muy importante que se llama Nokia Lumia 520, el móvil de gama más baja con Windows Phone 8 que ha conquistado gran parte de Latinoamérica y Europa. Y es que, por unos 60 euros/dólares más de lo que cuesta el Nokia Asha 501, encontramos el Lumia 520, un smartphone muchísimo más completo y que, tal y como dijimos en su respectiva reseña, es el mejor smartphone de gama baja que podemos encontrar en la actualidad.

Por lo tanto, con esa diferencia de precio, Nokia solo tiene una opción para darle salida a su Nokia Asha 501: bajar su precio. Si este smartphone se ofrece por 60 euros/dólares libre, probablemente acabará resultando todo un éxito, pero por 100 euros/dólares, tiene muy difícil hacerse un hueco. Sobre todo si tenemos en cuenta que el ZTE Open, un smartphone que está en la misma línea que este, se ofrece por unos 60 euros/dólares en packs de prepago.

Así pues, podríamos resumir este Nokia Asha 501 como un smartphone básico bastante bueno –aunque tiene muchas carencias– pero que tiene la contra en que por poco dinero más podemos obtener smartphones con más potencia y una experiencia de usuario mucho mejor.


Pros

  • Diseño y acabados de gamas superiores.
  • Excelente autonomía.
  • Sonido muy bueno en comparación con sus rivales de gama baja.
  • Respuesta y sensibilidad de pantalla muy buena.

Contras

  • Falta de aplicaciones.
  • Cámara mediocre en todas las situaciones.
  • Precio demasiado alto.