análisis

Nexus 5

- Nov 18, 2013 - 16:42 (CET)

Ficha técnica

nexus 5

  • SoC: Qualcomm Snapdragon 800
  • CPU: Quad-Core Krait 400 a 2.3 GHz
  • GPU: Adreno 330 a 450 MHz
  • RAM: 2 GB
  • Memoria interna: 16/32 GB
  • Pantalla: True IPS+ HD (1920 x 1080)
  • Protección: Gorilla Glass 3
  • Conectividad: Bluetooth 4.0, Wi-Fi ac/a/b/g/n, LTE Cat. 3, GPS y GLONASS
  • Cámara principal: 8 mpx. flash LED. f/2.4 y sensor de 1/3.4″
  • Cámara secundaria: 1.3 mpx
  • Tipo de SIM: microSIM
  • Batería: 2.300 mAh
  • Software: Android 4.4 KitKat

Como es una tradición, Google presentó y puso a la venta el pasado día 29 de octubre el Nexus 5, la quinta generación del teléfono móvil de Google, que, al igual que su predecesor, ha llegado envuelto en una gran oleada de rumores y filtraciones previas que han aumentado aún más el hype por este smartphone. Pero, ¿está realmente justificado tanta expectación? Eso es lo que vamos a descubrir en este análisis del LG Nexus 5.

En 2010, Google lanzó, junto a Android 2.0 Eclair, el Nexus One, el primer dispositivo de la familia Nexus que, en esa ocasión, fue fabricado por HTC a imagen y semejanza del HTC Desire, su flagship para el año 2010. Aquel Nexus One fue, sin duda, uno de los mejores Androids jamás lanzados, y el primero en contar con unas características técnicas propias de un líder (era el primero en montar una CPU de Qualcomm a 1 GHz). Sin embargo, y como la mayoría de los Nexus, quedó reservado a los más geeks y aquellos que estaban más al día de la actualidad tecnológica.

También en 2010, pero a finales del año, Google lanzó el Nexus S, el segundo Nexus de la familia que, en esta ocasión, fue fabricado por Samsung. Entre sus principales características destacaba la inclusión de Android 2.3.3 Gingerbread, el salto a los paneles AMOLED (que eran de lo mejor en aquel momento), un procesador algo más potente (a pesar de seguir siendo de 1 GHz) y un diseño ligeramente curvado. En general, era un Samsung Galaxy S con Android vanilla y algunas ligeras mejoras. Su lanzamiento, evidentemente, eclipsó al Nexus One, el cual no llegó a completar el año como terminal estrella de Google.

Un año después, en 2011, Google dio un paso de gigante (probablemente el mayor en la historia de Android) con el lanzamiento del Samsung Galaxy Nexus y de Android 4.0 Ice Cream Sandwich. Y es que esta versión supuso un antes y un después en el mundo Android, pues fue la primera versión desarrollada al 100% por Matías Duarte, el cual entró en Google justo un año antes procedente de Palm. Por otra parte, el Samsung Galaxy Nexus es, en mi opinión, uno de los mejores Androids jamás lanzados, pues fue el primero capaz de plantar cara en todos los aspectos (excepto la cámara, eso sí) al iPhone (en aquel momento iPhone 4S).

Con la llegada de 2012, Google dio un pequeño gran giro en su estrategia comercial con los Nexus. Lanzó la primera tablet de Google, la Nexus 7, que ofrecía unas excelentes características técnicas a un precio de solo $199, cambiando por completo la situación del mercado en aquel momento. Esa misma estrategia se repitió meses después en el LG Nexus 4, la siguiente versión del smartphone de Google que ofrecía lo último en tecnología (Snadragon S4 Pro, 2 GB de RAM, pantalla HD de 4.7 pulgadas, carga inalámbrica… etc.) por un precio de solo $299. La única gran queja de los usuarios fue la cámara, que, al igual que en la mayoría de dispositivos Nexus, quedaba muy lejos del resto de la competencia.

Y tras esta sucesión de hechos llegamos a 2013, año en el que Google ha lanzado el Nexus 5, un smartphone que prometía ser, al fin, el Android definitivo, aquel que no tuviese carencias importantes en ningún aspecto y que, sobre todo, mejorase la reputación de los Nexus en el apartado fotográfico. ¿Lo habrán conseguido Google y LG?

Nexus 503

Diseño y acabados

El Nexus 4 rompió con los diseños habituales en el mundo Android mediante la incorporación de un cristal en la parte trasera, algo solo visto en el iPhone 4 y iPhone 4S. Si se cuidaba correctamente, este acabado proporcionaba una sensación excelente en la mano, así como un toque más premium. Sin embargo, en el caso del Nexus 4, la incorporación de cristal en la parte trasera traía consigo dos inconvenientes: poca durabilidad del cristal (se dañaba muy fácilmente) y deslizamiento del dispositivo sobre superficies ligeramente inclinadas (ya que el cristal no genera fricción con otras superficies). Así pues, con el fin de solucionar estos problemas, Google y LG han decidido dar un cambio de nuevo en el Nexus 5 y sustituir el cristal de la parte trasera por un acabado gomoso similar al de la Nexus 7 (2013) y al del HTC Desire, el cual sienta sencillamente genial, pues no resulta resbaladizo, no da la sensación de ‘plástico barato’ (como ocurre con otros terminales con acabado en policarbonato) y es mucho más duradero y resistente que el cristal del Nexus 4. Me gustaría haber visto un Nexus de aluminio, al estilo HTC One, pero he de reconocer que el acabado del Nexus 5 es excelente.

En cuanto a diseño, Google ha modificado ligeramente las líneas que ya inició con el Samsung Galaxy Nexus. Aunque mantenemos un frontal completamente vacío (ni logotipos, ni botones… solo pantalla y el auricular para las llamadas), la forma del dispositivo sí se ha modificado ligeramente, buscando una mejor ergonomía del mismo. De hecho, el Nexus 5 tiene unas dimensiones muy similares a las del Nexus 4 (137.9 x 69.2 x 8.6 mm del Nexus 5 frente a 133.9 x 68.7 x 9.1 mm del Nexus 4), a pesar de contar con una pantalla más grande, algo que han logrado gracias sobre todo a la reducción de los marcos alrededor de la pantalla.

Nexus 5

Por contraposición, en la parte trasera sí hay más cambios respecto al Nexus 4, pues en esta ocasión se ha optado, como he dicho antes, por un acabado gomoso y unas líneas similares a las de la Nexus 7 (2013). Destaca sobre todo la palabra Nexus que ocupa toda la parte trasera y el gran anillo alrededor de la cámara, la cual, por cierto, sobresale ligeramente del resto del cuerpo (por suerte parece que no se araña fácilmente).

La disposición de los elementos de control es la misma que estamos viendo en la mayoría de Androids: botón de desbloqueo en el lateral derecho, ranura para microSIM en el lateral derecho, botones de volumen en el lateral izquierdo, puerto microUSB en la parte inferior (junto al altavoz y el micrófono), jack de 3.5 para auriculares en la parte superior y micrófono secundario en el borde superior. La disposición con la que cuenta es la más acertada para un terminal de estas dimensiones, lo único que Google y LG deberían de haber modificado es el jack de auriculares, que debería de estar situado en la parte inferior para que resulte más cómodo al introducir el terminal en el bolsillo cuando los auriculares están conectados, aunque es una queja mínima.

Nexus 509

En general, el Nexus 5 es un dispositivo muy sólido, cómodo y ergonómico en la mano, gracias, como he dicho, a la reducción de los marcos alrededor de la pantalla, a su bajo peso (solo 130 gramos), a las reducidas dimensiones del mismo y al acabado gomoso, que proporciona un buen agarre del smartphone. Asimismo, es un smartphone sobrio y elegante, que, aunque queda lejos de la tendencia del mercado mostrada por Apple, Nokia y Motorola por los colores llamativos, resulta bastante atractivo (sobre todo en negro).

Pantalla

Tal y como ya marcaron los primeros smartphones del 2013, el estándar de pantalla entre los Android de gama alta de este año serían las 5 pulgadas de tamaño (aproximadamente) y la resolución Full HD. El Nexus 5, como es evidente, cumple con esos dos requisitos, pero no se limita a eso, sino que llega al mercado con uno de los mejores paneles que hemos visto hasta ahora, lo que se traduce en que la pantalla del Nexus 5 derrocha calidad en todos los sentidos.

Concretamente, el panel que monta el Nexus 5 es un True HD IPS+ fabricado por LG y que es exactamente el mismo que en el LG G2 (el cual ya vimos que poseía una de las mejores pantallas del mercado). Este cuenta con una resolución de 1080 x 1920 (445 pixeles por pulgada), un brillo máximo de 485 nits (como referencia, el iPhone 5s cuenta con 587 nits), un ratio contraste de 1:1004 y una temperatura de color de 6418K, la cual está muy próxima a lo que podríamos considerar como perfecta.

Mirando frontalmente el panel, nos encontramos con que la reproducción de colores es casi perfecta, un ratio de contraste bastante amplio y un brillo máximo muy alto (aunque algunos como el iPhone 5s le superan). Asimismo, la densidad de pixeles de 445 hace que todos los contenidos que se reproduzcan en este panel (y estén adaptados a esta resolución de pantalla, claro) tengan una definición y un detalle muy bueno, lo que lo hace un panel perfecto si vas a usar tu dispositivo principalmente para fines multimedia.

Nexus 506

La visibilidad en exteriores es un punto donde el panel True IPS+ HD del Nexus 5 también proporciona muy buenos resultados. Al contar con 485 nits de brillo, las imágenes y los textos mostrados en la pantalla son perfectamente legibles incluso bajo la luz del sol. Tan solo el iPhone 5s es capaz de proporcionar unos resultados mejores en este aspecto gracias a sus 587 nits de brillo.

Respecto a los ángulos de visión, el Nexus 5 se comporta igual que en el resto de apartados: muy bien. Tan solo hay dos aspectos donde he podido apreciar ligeras carencias:

  • Contraste: se aprecia una ligera pérdida de contraste conforme el ángulo de visión es mayor. Esta pérdida se acentúa un poco si miramos el dispositivo desde la diagonal en lugar de el frontal o el lateral. Eso sí, no es nada excesivamente importante o notable.

  • Temperatura de color: conforme el ángulo es mayor, los colores tienden a ser ligeramente más pobres y la temperatura de color varía ligeramente. Al igual que el contraste, es algo que tan solo los más gurús apreciarán.

Insisto, los ángulos de visión de este Nexus 5 son muy buenos y superan a la gran mayoría de smartphones de gama alta. De hecho, los dos aspectos que he citado son comunes, en mayor o menor medida a todos los smartphones de gama alta de la actualidad. Solo el iPhone 5s y el HTC One son capaces de obtener mejores resultados en lo que a ángulos de visión se refiere.

Así pues, podríamos resumir el panel del Nexus 5 como uno de los mejores del momento, superado tan solo por el panel SLCD3 del HTC One y el IPS del iPhone 5s. Y es que las diferencias con estos dos son mínimas, pero suficientes como para decir que están ligeramente por encima del del Nexus 5.

Cámara

Los dispositivos Nexus, tal y como dije al comienzo de esta reseña, nunca se han caracterizado por tener buenas cámaras fotográficas. De hecho, generación tras generación encontrábamos como el punto más débil del dispositivo era, con diferencia, la cámara, que siempre quedaba muy por detrás del resto de smartphones de gama alta con los que supuestamente competía el Nexus en ese momento. Pero esa historia parece que no se ha repetido este año con el Nexus 5, pues Google y LG han logrado dar, al fin, un paso de gigante en este aspecto, posicionando la cámara del Nexus 5 al nivel de muchos smartphones de gama alta de la actualidad.

Nexus 513

Para lograr ese objetivo, han partido con un hardware de primera categoría: un sensor Sony Exmor RS con un tamaño de 1/3.4″ y 8 megapixels de resolución, una apertura de f/2.4, un flash LED y Optical Image Stabilizacion (estabilización óptica de imagen). Para que tengáis una referencia, el iPhone 5s (que cuenta con una de las mejores cámaras del mercado), posee un sensor Sony Exmor RS con un tamaño de 1/3″, 8 megapixels de resolución y una apertura de f/2.2. Por lo tanto, el Nexus 5 está aproximadamente a la par al iPhone 5s en términos de hardware fotográfico.

En segundo lugar, Google y LG han corregido uno de los mayores fallos de diseño que tenía el Nexus 4: el cristal que recubre la cámara. En el caso del Nexus 4, el propio cristal Gorilla Glass de la parte trasera también recubría la cámara posterior, lo que implicaba una pérdida de calidad importante en las imágenes que la cámara tomaba. En este Nexus 5, ambas compañías han corregido dicho error y han montado un cristal apropiado a este tipo de usos en lugar de Gorilla Glass 3.

Y por último, Google y LG han tomado la ya conocida aplicación de cámara de Android 4.3 Jelly Bean, la cual cuenta con muchas más opciones que en anteriores versiones de Android. Me gustaría haber visto algún tipo de innovación en este aspecto más allá del modo HDR+ (del cual hablaremos más tarde), algo del estilo Nokia Pro Camera, por ejemplo. No obstante, cumple sin problemas, aunque es cierto que Google debería de haber mejorado la velocidad de la aplicación en general, que es algo lenta tanto en la captura de fotografías como en la selección de parámetros.

Fotografías con luz

En escenarios con buena luminosidad, el Nexus 5 se comporta de una forma genial. Las imágenes que captura cuentan con niveles de saturación, contraste, nitidez, brillo y exposición muy acertados. A diferencia de su predecesor, sí está al nivel de cualquier gama alta, que es el nicho en el que este Nexus 5 compite (a pesar de que su precio no lo demuestre). Es más, está más cerca de lo que inicialmente creíamos del iPhone 5s, cuya cámara se ha coronado como la mejor de la actualidad (con permiso del Lumia 1020, obviamente).

Day Nexus 5

El único punto donde la cámara del Nexus 5 no está a la altura de la del iPhone 5s es en el rango dinámico, aunque las diferencias no son excesivamente importantes. También es algo mejorable el postprocesado de la imagen, que en ciertas ocasiones elimina algo de detalle de las imágenes (intentando reducir la cantidad de ruido). No obstante, es algo muy puntual, pues no siempre ocurre, y se puede solventar fácilmente con una actualización de software, por lo que no empaña el excelente rendimiento de la cámara del Nexus 5.

Fotografías sin luz o con poca luz

En situaciones con poca luminosidad, el Nexus 5 es donde saca más pecho. La combinación de un sensor más grande de lo habitual (1/3.4″) con estabilización óptica de imagen (OIS) nos permite capturar fotografías muy luminosas –a veces incluso más luminosas de lo que realmente percibimos con los ojos– y con muy poco ruido. Lo único que tanto Google y LG deben de mejorar es el balance de blancos, que en estas situaciones tiende a ser erróneo. Por suerte, puede ser corregido fácilmente mediante una actualización de software.

1383952282101

Si comparamos la cámara del Nexus 5 en condiciones de poca luminosidad con otros smartphones como el iPhone 5s, apreciamos cómo el Nexus 5 obtiene imágenes incluso más luminosas que las del iPhone 5s, aunque el balance de blancos, como he dicho, tiende a ser erróneo (cosa que no ocurre en el iPhone 5s). Asímismo, el Nexus 5 tiende a sobreexponer un poco las imágenes (posible razón de la luminosidad extra respecto al 5s), por lo que es recomendable reducir manualmente la exposición a -1 o -2. Ambos pequeños fallos son solucionables mediante una actualización de software, la cual ya está en camino, según ha anunciado Google.

Nuevo modo HDR+

Este Google Nexus 5 estrena un nuevo modo de disparo llamado HDR+, que no es más que un modo HDR mejorado respecto a la versión anterior y que, con fines comerciales, han decidido denominar HDR+. Pero, dejando de lado el nombre, ¿cómo funciona este modo HDR+? La verdad, lo hace francamente bien, salvando aquellas situaciones con mucho contraste y obteniendo unos resultados muy buenos. Es sin duda uno de los mejores modos HDR que he podido probar en un smartphone.

Grabación de video

Nexus 512

La captura de video en este Nexus 5 se hace, como viene siendo un estándar en los smartphones de gama alta, a una resolución máxima de 1080p y 30 FPS. Estas cifras están a la altura de los smartphones de comienzos de 2013, pero no a la de los smartphones de esta segunda mitad de año, los cuales, gracias a la incorporación del SoC Qualcomm Snapdragon 800 (presente también en el Nexus 5) cuentan con la posibilidad de grabar en una resolución 4K a 30 FPS y a una resolución de 1080p a 60 FPS, así como realizar vídeos en cámara lenta a 120 FPS. No obstante, la grabación en 4K no es algo decisivo hoy en día, pues es una resolución que aún no se ha estandarizado -de hecho quedan varios años aún para ello–, al igual que la grabación en cámara lenta. Nos gustaría haberla visto, sí, pero dudo mucho que lográsemos sacarle partido hasta pasado unos años.

Dejando de lado la resolución y la tasa de FPS, el Nexus 5 cuenta con una grabación de video muy buena, gracias, sobre todo, a la estabilización óptica de imagen (que reduce el movimiento) y a unos excelentes micrófonos que le permiten recoger un audio muy rico. La calidad de la imagen también es excelente, al igual que el sistema de enfoque, que suele ser rápido y preciso en la mayoría de situaciones. En este aspecto solo es superado por el iPhone 5s, aunque las diferencias entre ambos son bastante pequeñas.

Cámara frontal

Por último, la cámara frontal del Nexus 5 cuenta con una resolución de 1.3 megapixels y grabación en HD, unas cifras discretas pero suficientes. Es bastante luminosa (lo que ayuda cuando la usamos en condiciones de poca luminosidad) y el nivel de detalle es más que aceptable para su uso en videoconferencias, que es el más habitual.

Sonido

El apartado de sonido es, probablemente, el que proporciona sensaciones más encontradas de todo el dispositivo. Y es que por una parte tenemos el altavoz (muy mejorable), por otra los micrófonos (excelentes) y por otra la reproducción de sonido mediante auriculares (muy buena), cada uno con un rendimiento y prestaciones diferentes, lo que hace que la experiencia ‘sonora’ no sea uniforme y constante en este Nexus 5.

Nexus 507

Para empezar, el altavoz se encuentra en la parte inferior del terminal, junto al puerto microUSB y al micrófono. La posición de este es muy acertada, pues evita que el altavoz se ahogue al colocar el dispositivo sobre una superficie (como ocurría con el Nexus 4). La calidad del sonido también es bastante buena, aunque lejos, evidentemente, del HTC One y su tecnología BoomSound, la cual nadie ha sido capaz de igualar hasta ahora. Sin embargo, el volumen máximo de este es bastante bajo, a pesar de que alcanza los 80 decibelios. Según Google y varios desarrolladores independientes, el volumen máximo se puede aumentar mediante software, pero hasta que no llegue una actualización o un fix que lo demuestre, el altavoz del Nexus 5 se queda en un ‘bastante bueno, pero con un volumen muy reducido’.

Sobre los micrófonos, tal y como dije en el apartado de video, son de lo mejor del terminal. Capturan un sonido claro, nítido y el sistema de cancelación de ruido funciona a la perfección. Lo mismo podría decir del sonido mediante auriculares, que es muy superior al que proporcionan los altavoces del terminal. Definitivamente, si vas a usar tu Nexus 5 para escuchar música, hazlo con los auriculares.

Autonomía

En esta segunda mitad del año hemos podido ver como la mayoría de smartphones nuevos han dado el salto a las baterías de 3.000 mAh y superiores, otorgando autonomías considerablemente superiores a las de terminales previos. Por desgracia, el Nexus 5 no se ha sumado a esta tendencia y ha surgido con una batería de 2.300 mAh, una cifra más propia a smartphones de comienzos de 2013 (HTC One y Sony Xperia Z montan baterías similares). Esto indica que el Nexus 5 no supone un salto respecto a los anteriores modelos, lo que se traduce en un día de autonomía aproximadamente. Sin embargo, en la práctica, eso no es cierto, pues el Nexus 5 es capaz de otorgar algo más de autonomía que otros smartphones de comienzos de año, aunque se mantiene por detrás de Xperia Z1, LG G2… (presentados en la segunda mitad de 2013).

Nexus 505

Con un uso medio, el Nexus 5 es capaz de finalizar el día alcanzando las 3 horas de pantalla y las 18 horas encendido. El patrón de uso en ese caso fue de: 7 horas sobre 3G/4G, 11 horas sobre Wi-Fi, Google Now activado, sincronización automática de 5 cuentas de Google (lo cual consume bastante energía) y uso medio de las aplicaciones Twitter, WhatsApp, BBM, Trello, Chrome, Dropbox y Spotify. Para que tengáis una referencia, con el mismo patrón de uso, el Sony Xperia Z alcanzaba unas 2:30 horas de pantalla y 15 horas encendido.

Haciendo un uso intensivo del terminal, he alcanzado las 3:15 horas de pantalla y las 10 horas encendido. En ese caso, el patrón de uso fue: 45 minutos de navegación mediante Google Maps (lo cual consume muchísima energía), unos 30 minutos de llamadas, uso intensivo de WhatsApp, Twitter y Spotify, navegación por Chrome, sincronización de 5 cuentas de Google (correo, calendario, contactos… etc.), Google Now activado, siempre conexión 4G/3G (nada de Wi-Fi) y unos 20 minutos jugando a Riptide GP2.

Nexus 5

Así pues, podríamos concluir que la autonomía general del Nexus 5 es bastante buena, quedando a caballo entre los de comienzo de 2013 y los de finales de este año, pues no se acerca a los Xperia Z1, HTC One Max, Galaxy Note 3 y LG G2 (lanzados todos en la segunda mitad de 2013), pero sí queda por encima del HTC One, Sony Xperia Z y Samsung Galaxy S4.

Rendimiento

El Nexus 5 cuenta en su interior con un SoC Qualcomm Snapdragon 800, concretamente el modelo MSM8974, el cual es el segundo más potente ofrecido por la compañía estadounidense (el 8974AB, superior a este, solo está presente en el Xiaomi Mi3). Dicho SoC está compuesto por una CPU de cuatro núcleos Krait 400 a 2.3 GHz (2.23 GHz exactamente), una GPU Adreno 330 a 450 MHz, modem LTE Categoría 3, Bluetooth 4.0, Wi-Fi n/ac dual-band y soporte para memoria RAM de doble canal LPDDR3. En resumen, es uno de los SoCs más completos y potentes que podemos encontrar en el mercado actual.

Este chipset, en conjunto con 2 GB de memoria RAM y una versión vanilla de Android 4.4 KitKat hacen que la experiencia de usuario en este Nexus 5 sea fantástica en términos de rendimiento. El terminal abre las aplicaciones a una velocidad asombrosa, el scroll en todo momento es fluido y todas las aplicaciones y juegos funcionan sin problemas (incluso aquellas que más requisitos exigen). Poco más se puede decir de este Nexus 5 en este sentido.

Nexus 5

Curiosamente este rendimiento no se refleja en los benchmarks, los cuales son inferiores a otros smartphones con un hardware similar. La razón de este comportamiento es aún desconocida, pero al menos nos ‘consuela’ ver que es algo que se ha repetido durante años en todos los terminales de la familia Nexus y en ninguno de ellos ha influído.

Software

Como es tradición en todos los dispositivos de la gama Nexus, este Nexus 5 estrena una nueva versión del sistema operativo, concretamente Android 4.4 KitKat, la cual, aunque queda lejos de ser una revisión muy importante (como lo fue Android 4.0 Ice Cream Sandwich), añade una serie de características y funcionalidades que llevan a Android un paso más lejos.

La principal novedad, apreciable nada más encender el Nexus 5 por primera vez, es el launcher. Ahora cuenta con iconos más grandes (idóneo para pantallas de este tamaño), transparencias en las barras superior e inferior (notificaciones y botones de control), acceso directo a Google Now mediante un deslizamiento de izquierda a derecha y, si utilizáis el Nexus 5 en inglés, control por voz (mediante Google Voice Search) sin necesidad de tocar el terminal, al estilo Moto X.

Nexus 511

Android 4.4 KitKat también incorpora una nueva aplicación de teléfono, la cual cuenta con un gran número de características, como la identificación automática de números de teléfono que no están registrados en nuestros contactos o la inclusión de las ‘páginas amarillas’ en esta aplicación (haciendo uso de Google). En principio, estas características funcionan de una forma excepcional, aunque espero que Google mejore con futuras actualizaciones la organización de los elementos de la aplicación, la cual puede resultar un poco caótica.

Una característica menor, pero a la vez interesante, es que Google ha incorporado la posibilidad de ejecutar aplicaciones a pantalla completa real, eliminando así los botones de navegación. Esto es especialmente interesante para aplicaciones como juegos, los cuales podrán hacer uso ahora de toda la pantalla del terminal. Asimismo, ya no es necesario salir de las aplicaciones que se ejecutan a pantalla completa para consultar las notificaciones.

Android 4.4 KitKat

Por último, Android 4.4 KitKat ha reducido drásticamente el consumo de recursos del sistema, algo que es realmente importante de cara a los smartphones de gama baja. No obstante, en este Nexus 5 no es una característica que tenga excesiva importancia, pues cuenta con unas características técnicas más que suficientes para ejecutar cualquier versión de Android sin ningún problema.

Conclusión

9.5
10

Al principio de la reseña planteé la cuestión «¿Será el Nexus 5, al fin, el Android definitivo?» y, tal y como habéis podido ver a lo largo de toda la reseña, parece que Google y LG, tras varios intentos fallidos, lo han logrado con este Nexus 5.

Como dijo mi compañero Javier Lacort, el Nexus 4 nos gustó porque era un excelente smartphone a un precio ridículo, pero este Nexus 5 nos ha gustado porque es un excelente smartphone, independientemente del precio. Y es que este smartphone podría venderse a 500€/600€ sin ningún problema, como hacen otros fabricantes con sus smartphones de gama alta.

Así pues, este Nexus 5 es justo merecedor de su 9.5 de media. No llega al 10 por dos motivos principales: pequeñas impurezas en el software de la cámara (solucionables mediante una actualización) y el altavoz, que si bien suena bastante bien, cuenta con un volumen máximo demasiado bajo. Si Google y LG hubiesen corregido esos detalles y hubiesen apostado por una batería superior, este Nexus 5 podría haber sido un digno candidato a un 10 de nota media, pero parece que tendremos que esperar para ver esa calificación sobre un smartphone Nexus.


Pros

  • Actualizaciones rápidas y optimizadas
  • Rápido y fluído como ningún otro
  • Magnífica pantalla
  • Diseño elegante y atractivo
  • Cámara muy buena (aunque puede ser aún mejor)

Contras

  • Autonomía buena, pero algo por debajo de los últimos gamas altas
  • Volumen del altavoz muy mejorable