análisis

Motorola Moto X (2014)

- Oct 13, 2014 - 13:15 (CET)

Ficha técnica

Moto-G

  • SoC: Qualcomm Snapdragon 801
  • CPU: Quad Core 2.5 GHz Krait 400
  • GPU: Adreno 330
  • Pantalla: 5.2 pulgadas AMOLED
  • Memoria: 16/32 GB
  • RAM: 2 GB
  • SIM: NanoSIM
  • Cámara principal: 13 megapixels + doble flash LED
  • Cámara secundaria: 2 megapixels
  • Peso: 144 gramos
  • Dimensiones: 140.8 x 72.4 x 10 mm
  • Software: Android 4.4.4 KitKat

Con su anterior gama, Motorola hizo magia. Tras haber perdido toda su reputación como marca con algunos fracasos en Android, volvió por la puerta grande con el Moto X. No era el mejor del mercado, es más, tenía demasiadas carencias, pero con él Motorola demostró algo que nadie hacía tan a fondo en la plataforma: preocuparse por el usuario y la experiencia de uso. Analizamos el Motorola Moto X 2014 con la ilusión de ver todos sus defectos corregidos. ¿Conseguirá optar a mejor smartphone del año? Repasa con nosotros la reseña.

Todos quisimos el Motorola RAZR V3 en sus días de mayor esplendor. Tener un V3 era tener lo último en avances en lo que a telefonía se refiere, con un diseño que sorprendía por su extremada delgadez incluso frente a colosos de la época como Nokia. A partir de ahí, al menos en Europa, la compañía comenzó a caer en el olvido. En Estados Unidos sí mantuvo cierta hegemonía, y de hecho siempre he considerado que fue la compañía que fabricó el auténtico primer iPhone, o mejor dicho, el primer teléfono en ser considerado iPod, pues se integraba a la perfección con iTunes.

A partir de ahí, Motorola fue una compañía que entró en decadencia, hasta que el Droid (o Milestone en Europa) les sacó del hoyo y en ciertos mercados les erigió como la marca de referencia en Android. Más tarde comenzó el dominio de Samsung, y de nuevo volvieron a quedar relegados a un segundo o incluso tercer plano. Hasta la compra de Google. Google cambió todo dentro de Motorola. Comenzó suavizando paulatinamente el impacto de MotoBlur (una de las peores capas de personalización que ha habido en Android) hasta eliminarlo completamente en el Moto X.

Y ahí comenzó esta historia. La historia de utilizar un smartphone con Android adorando completamente la fluidez y desempeño del terminal sin caer en la monotonía que para muchos implica la capa más básica de Android. ¿Por qué? Porque Moto Display, Moto Connect o Moto Actions dan al usuario miles de satisfacciones frente al bloatware infeccioso de otras compañías. ¿Lo mejor? Motorola quiso dar todo eso, mientras el hardware lo permitiera, a todas las demás gamas, y el Moto G y el E fueron buena prueba de ello.

Ahora vuelve con la segunda iteración del Moto X, un teléfono que todos tenemos claro en qué debe mejorar a su ya notable predecesor. Hasta ahora, Motorola ha encandilado con su software, y en mucha menor medida con el hardware, pero el tiempo para mejorar este se le acaba. ¿Es el Moto X de 2014 ese terminal todoterreno que todos esperamos?

Moto X 08

Diseño, materiales y sonido: un gran feeling en la mano

Moto X 23

El Moto X del año pasado conquistó a muchos públicos distintos por razones muy variadas. Una de ellas, sin duda, fue la manejabilidad que ofrecía para sus 4.7″, que se sentían muy contenidas gracias a la agresiva reducción de marcos que Motorola había llevado a cabo, en un movimiento parecido al de LG con el G2. Por ello, cuando el nuevo Moto X fue presentado y vimos que su tamaño aumentaba hasta las 5.2″, muchos pensamos que la filosofía de la línea se estaba perdiendo. Sin embargo, al tenerlo en la mano durante varios días, en ningún momento me ha resultado demasiado grande o incómodo. Si bien es cierto que ha crecido mucho, lo ha hecho mejorando sus atributos, esto es, reduciendo ligeramente el grosor y dotando al cuerpo de unos materiales más premium.

Moto X 14

La sensación que transmiten los bordes y el frontal del Moto X es premiumY es que aunque el Moto X esté construido en plástico, es uno de los smartphones que más sensación de buena construcción y comodidad me ha dado en la mano. Por una parte están los bordes metálicos que estrena, que recubren todas las zonas exteriores del canto del dispositivo, y que albergan botones de volumen y encendido en la derecha, conexión microUSB en la parte inferior, y slot nanoSIM y toma jack de 3.5mm en la parte superior. Por otra, un tratamiento del cristal curvado refinado y exquisito, tanto que no sentimos el salto de los bordes a la pantalla, debido a la gran integración que da la curva. Es una auténtica delicia recorrerlo de arriba a abajo, con una sensación similar a la que mis compañeros Nicolás Rivera y Javier Lacort han descrito del iPhone 6 y del iPhone 6 Plus. En cuanto a la parte trasera, si el plástico de un Moto G ya nos parecía agradable, aquí la experiencia mejora y en ningún momento he echado en falta el aluminio presente en otros teléfonos. Para usuarios con otros gustos, Motorola también permite configurar el Moto X con cuero o bambú, así como elegir entre colores negro y blanco.

Moto X 12

Por último, siguiendo la estela iniciada con el Moto E, el Moto X incorpora junto al nuevo Moto G un altavoz en el frontal que ha permitido potenciar mucho el volumen y la calidad de audio. Es la clase de movimiento que siempre alabamos, ya que contribuyen a no tener que hacer cosas raras con el teléfono para escuchar las notificaciones o tonos de llamada. Eso sí, frente al BoomSound de HTC, el volumen máximo tampoco es desorbitado y echamos de menos algo más de presencia de graves. Se trata de una carencia leve, pero eso añadido a incluir canal estéreo frente al mono son tareas pendientes para Motorola de cara al año que viene.

Pantalla

Moto X 15

Como ocurre con muchos terminales grandes, la pantalla es lo que llama la atención, y en ese sentido, el Moto X de 2014 estaba llamando a corregir lo que algunos consideraban un defecto en el modelo del año pasado: la resolución. Recordemos que el pasado modelo contaba con una pantalla de 4.7″ y 1280 x 720 píxeles que proporcionaba una densidad de 312 ppi. En este caso, el salto es grande en todos los sentidos, pasando a 5.2″ con una resolución de 1920 x 1080 píxeles y una densidad de 424 ppi, que nos parece la mejor elección posible, frente al prematuro 2K de otros fabricantes con estos tamaños. Como en el modelo anterior, el nuevo Moto X llega con un panel AMOLED que en el modelo negro da gusto usar gracias a la integración con los pequeños bordes del terminal.

Sin embargo, no es oro todo lo que reduce, y frente a la matriz RGB usada en el Moto X original (similar por ejemplo a la del Samsung Galaxy Note 2), aquí encontramos el PenTile de toda la vida de los modelos de Samsung. Con una resolución muy grande es mucho menos apreciable, pero si estamos acostumbrados a una resolución 1080p en pantallas IPS, en ciertos momentos la menos cantidad de subpíxeles se hace evidente, sin llegar a ser demasiado molesto en ningún momento.

Moto X 03

Por otra parte, tampoco encontramos un panel de una calidad similar a la de los últimos terminales de Samsung, comparables por ser prácticamente los únicos en usar una tecnología de pantalla similar. Si modelos como el S5 LTE-A o el Note 4 han traído mejoras increíbles a los paneles, el Moto X está un paso atrás en el mercado. En primer lugar encontramos un balance de blancos con una temperatura de color excesivamente cálida, que resulta a veces exagerada incluso sin comparar con otras pantallas, lo que produce unos blancos muy amarillentos. De igual manera, el calibrado no es el mejor posible en la gama alta, y vuelven a aparecer en escena los colores ultrasaturados de otros años.

El brillo mínimo es muy alto, y el máximo no muy elevadoEn otro sentido, los niveles de brillo de la pantalla tampoco son sobresaliente. El valor mínimo es demasiado elevado, 23 nits, lo cual considero un quemaretinas, ya que leer en escenas muy oscuras se hace extremadamente incómodo para la vista, hasta el punto de que he necesitado utilizar siempre temas oscuros para leer por la noche, así como aplicaciones como Lux, que mediante filtros reducen el brillo en la práctica por debajo de lo que el fabricante permite. El valor máximo tampoco es el óptimo, y aunque la visibilidad en exteriores es buena, en ciertas ocasiones echaremos de menos un escalón de brillo más, que el brillo automático tampoco nos brinda. Los ángulos de visión del Moto X, como es habitual desde hace tiempo en AMOLED, son bastante buenos aunque en forzándolos mucho amarillean.

Mediciones de pantalla Moto X (2014) | Create Infographics

Cámara

Moto X 30

Como ya sabemos, la principal crítica que se formuló al Moto X del año pasado fue su cámara. Con un sensor de 10 MP, no era del todo mala en líneas generales, pero sí pobre cuando se comparaba con la que equipaban otros flagships. La situación mejoró un poco tras una actualización de software lanzada por Motorola, pero como todos sabemos, no existen los milagros y el incremento de calidad no fue exponencial. Este año, aunque un poco escéptico al principio, confié en que Motorola hubiese mejorado en este sentido. Más tarde se supo que el Moto X llevaría el mismo sensor de 13 MP Sony (IMX 135) que llevan otros teléfonos que son o han sido referentes en calidad de imagen, como el Samsung Galaxy S4 o el LG G3.

Moto X 40

Sin embargo, en la práctica, la implementación de Motorola dista mucho de ser ideal, hasta el punto de ser mediocre en algunos casos, como las escenas en baja luz que luego repasaremos. Con fotografías tomadas con luz natural, como ocurre ya en todos los gama alta, no hay problemas para obtener unos colores decentes, pero poco más que eso. La aplicación de cámara de Motorola está muy bien para usuarios básicos, pero si queremos exprimir un poco más las posibilidades de la cámara, se quedará corta, ya que no permite ajustar manualmente ningún valor como ISO o balance de blancos.

Una cámara de 2011 para competir en 2014.El rango dinámico es bastante pobre en fotos que otros terminales equilibran sin demasiadas complicaciones y en el Moto X aparecen quemadas. ¿La manera de solucionarlo? Como siempre, el modo HDR. En este caso sin embargo, el HDR es demasiado agresivo y genera unas colores que pueden parecer atractivos a algunos pero que son demasiado saturados y no guardan relación con la realidad. En otro sentido, incluso con tomas luminosas, el ruido hace aparición con cualquier zona un poco más contrastada que aparezca en la imagen a medida que ampliemos. Además, en los bordes de las fotos aparece una cantidad enorme de artefactos que estropean la foto.

A continuación, un ejemplo de la misma foto con y sin HDR.

Toma del Moto X sin HDR
Toma del Moto X sin HDR.
Toma del Moto X con HDR
Toma del Moto X con HDR.

Con baja luminosidad, directamente el rendimiento no puede ser calificado de otra manera que de pobre. Con este sensor otros fabricantes han conseguido resultados mucho mejores. Una noche salí a la calle y pude conseguir un iPhone 4S. Quise comparar la mejor cámara de 2011 con una que debería ser de las mejores de 2014, y este fue el resultado (ambas fotos ampliadas al 100%).

Moto X izquierda. iPhone 4S derecha.
Moto X izquierda. iPhone 4S derecha.

Como vemos, ambas vienen cargadas de ruido y de poco detalle, pero en el caso del Moto X todo está más acentuado a peor. Más allá de tener más resolución (13MP vs 8MP, los megapíxeles no significan nada), el Moto X pierde en todo lo demás. Incluso en luminosidad, aspecto donde tiene un número f menor que implica captar más luz (f.2.2 vs f2.4), gana el iPhone 4S. Si comparamos con un competidor directo como el LG G3 que tampoco destaca en fotos con poca luz, las diferencias se acentúan aún más, pese a contar Moto X y G3 con el mismo sensor:

LG G3 izquierda (OIS). Moto X derecha.
LG G3 izquierda (OIS). Moto X derecha.

Como vemos, una cámara que no está a la altura de lo que se esperaba, y que esperamos que Motorola pueda mejorar mediante software como hizo el año pasado. La pena de este Moto X es que era el terminal perfecto para solventar el problema definitivamente, ya que como veremos en la reseña del Moto G 2014 en la gama media la mejora si es notoria respecto al modelo pasado.

Os dejamos más ejemplos de fotografías, e incluimos las tomas completas de las comparativas con el iPhone 4S y con el LG G3.

Software, rendimiento y autonomía: Motorola en todo su esplendor

Si algo hemos alabado siempre en Celularis de Motorola desde la gama más baja hasta la más alta ha sido el rendimiento y las aplicaciones que el fabricante añadía a la capa por defecto de Google. Dos apartados que en el nuevo Moto X de nuevo viven en completa simbiosis, sin embargo esta vez hay un elemento que si bien no es diferenciador el año pasado no se encontraba entre las virtudes. Se llama Snapdragon y se apellida 801. Como vemos, un Moto X que está a la altura de los mejores de la primera mitad de 2014 y algunos de la segunda como los Sony Xperia Z3 y Z3 Compact. El año pasado Motorola contaba con hardware un tanto desfasado, este año simplemente todo fluye. Ya no hace falta hacer magia, pero Motorola ha vuelto a hacerla en muchos sentidos.

Moto X 16

El Moto X es el terminal para los puristas de Android. Motorola ha vuelto a hacer su magia.El Moto X es sin duda el terminal más rápido en Android que he probado hasta la fecha -pruebas de rendimiento aparte-, y he experimentado algo que deseaba desde hace mucho: no experimentar ni un solo lag durante todo el período de prueba del terminal. Si este año no hubiera Nexus, el Motorola Moto X sería el auténtico sucesor del Nexus 5, pues toma su filosofía y la mejora, es el mejor representante de la experiencia que quieren transmitir los de Mountain View con su sistema operativo móvil. De verdad, llegas a enamorarte del Motorola en este sentido. Cuando profundizas en el software propio, la cosa va en aumento. Como sucedía el año pasado, la compañía añade auténtico valor añadido. En primer lugar tenemos Moto Assist, que incluye el siempre práctico modo no molestar así como un modo de conducción que nos lee los mensajes y el nombre de la persona que nos llama cuando estamos conduciendo.

Moto X 38

Pero sin duda, lo más interesante viene de la mano de las estrellas del año pasado: Moto Voice y Moto Display (el antiguo Active Display o Pantalla Activa). En cuanto al primero, ahora podremos personalizar la manera en que invocamos el modo en que podemos dar órdenes al Moto X. Pero no sólo eso, la renovación del modo incluye nuevas acciones como «Toma un selfie» que gustará a los usuarios habiatuales de ese tipo de fotos, pues es muy rápido.

Moto Display es la comodidad llevada al límite¿Y los sensores frontales, para qué sirven? Para mejorar lo que ya era bueno. Si el Moto X de 2013 aprovechaba su pantalla AMOLED para mostrar notificaciones sin aumentar el consumo energético, aquí Motorola repite decisión, pero ahora podremos activar ese modo con sólo pasar nuestra mano por encima, por lo que el boton de encendido quedará en desuso. Es llevar el doble tap para encender un paso más allá, y es poder consultar notificaciones sin pulsar un solo botón. Como pega, las notificaciones no se acaban de mostrar completas en Moto Display, por lo que cuando se acumulan tendremos que entrar a la aplicaciones sí o sí si queremos leer. La última sorpresa del Moto X es Moto Actions, que engloba los gestos que podemos hacer con el terminal. Desde silenciar llamadas con tan sólo pasar la mano por encima a voltear dos veces el terminal para acceder a la cámara, lo que suple la carencia de un acceso directo en Moto Display.

Benchmarks Motorola Moto X (2014) | Create Infographics

Por último, a Motorola le tocaba dar un paso adelante en autonomía, y se ha quedado cerca de la del Moto X de 2013 y muy lejos de la de la gama alta en Android. Mientras trabajaba en casa, esto es, bajo red Wifi, brillo al mínimo y consultas esporádicas de Twitter y de alguna web, he logrado consumos de unas 5 horas de pantalla tras 14 horas fuera del cargador, lo cual no está mal pero refleja que con uso intensivo y en 3G/LTE el rendimiento será menor. Y así es. Una mañana soleada (con brillo casi máximo) y todo sobre 3G, no logré pasar de las 3 horas y 20 minutos de pantalla, con un uso similar al de casa.

Es decir, hemos visto datos de autonomías peores, pero está claro que por muy eficiente que sea el Snapdragon 801, 2300 mAh no son suficientes para alimentar una pantalla de 5.2″ con 1920 x 1080 píxeles. En tamaños similares, tanto LG, como Samsung y Sony han demostrado que pueden conseguir datos de autonomía excelente, pero siempre con una batería de mayor capacidad. De nuevo, un aspecto donde Motorola debía reivindicarse y no lo ha hecho. La esperanza en este sentido viene en dos vías. La primera, el hipotético 10% de incremento de batería que dará Project Volta en Android L. La segunda, la que trae la propia Motorola, el Moto Turbo Charger, que promete cargar en 15 minutos la batería necesaria para 8 horas. En ambos casos, habrá que esperar

Conclusión

7.5
10

El Motorola Moto X de 2014 me ha enamorado. Puedo decir sin ninguna duda que es el terminal Android que más me ha gustado probar en mucho tiempo. El tener la sensación de que aún puede ir más rápido es algo espectacular y Motorola lo ha conseguido. Con su diseño y personalización ha hecho un producto premium, que con una serie de ajustes sería terminal 10, el mejor en mucho tiempo.

Pero no, todavía adolece de lo mismo que muchos compañeros de plataforma: no entregar un producto redondo y completo al consumidor. Es cierto que corrige o mejora ciertas carencias del Moto X del año pasado, pero no es suficiente. Todos esperábamos una gran cámara y una batería muy mejorada ahora que crecía el tamaño del terminal, pero todo sigue (casi) igual. El Moto X es brillante donde ya lo era, mejor donde ya era bueno, y casi igual de malo donde no obtenía el aprobado. Iteración, sí, pero no gran evolución. Y es una pena, porque hay un gran público que demanda una capa limpia de Android con los mejores componentes -sólo hay que ver como fueron acogidos los Play Store Editions en sus anuncios-.

Motorola es la principal candidata a ocupar el puesto de Google si los Nexus abandonan el mercado como tantas veces hemos escuchado. Ya enamora, ya tiene buenos precios. Sólo le queda aplicar la brillantez de su software en todos los ámbitos, algo que, visto lo visto, está al alcance de muy pocos. Mi conclusión en una frase: si te encanta Android amarás este Moto X. Es vuestro móvil, fandroids del mundo!


Pros

  • Rendimiento. El terminal con Android más rápido que he probado.
  • Software. Motorola sigue demostrando que es la reina en integrar apps que sí vamos a usar.
  • Materiales. Si eres geek, tocar el cristal del Moto X es puro placer, enamora.

Contras

  • Cámara. Motorola no ha aprendido la lección. Muy lejos de la competencia.
  • Batería. Ha mejorado, pero no llega ni a la media de 2014.
  • Pantalla. Demasiado cálida (amarillenta) y saturada, echamos de menos tonos más moderados.