Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación.
Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

LG G3 s

LG G3 s

Por
26 de Diciembre de 2014

LG-G3-S

  • Pantalla: panel IPS de 5 pulgadas
  • Resolución: HD a 1280 x 720 píxeles
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 400 quad-core a 1.2 GHz
  • Memoria RAM: 1 GB
  • Almacenamiento: 8 GB + ranura para tarjeta microSD
  • Cámara: trasera de 8 megapíxeles / frontal de 1.3 megapíxeles
  • Software: Android 4.4.2 + Optimus UI
  • Batería: 2540 mAh
  • Conectividad:
  • Medidas: 137.7 x 69.6 x 10.3 mm
  • Peso: 134 g

Prácticamente todos los fabricantes están apuntados a la moda de los smartphones mini para ofrecer a los consumidores una opción más económica y más contenida tanto en prestaciones como en tamaño, y en este 2014 LG nos ha traído el LG G3 s, un smartphone que viene a aprovechar el tirón generado por su hermano mayor. ¿Conseguirá sorprendernos como gama media, o será solamente un smartphone más en el sector de la gama media? Descubre todo sobre este smartphone en nuestro análisis en Celularis.

En el análisis del LG G2 mini hablamos de los inicios de la moda de los smartphones mini, esos smartphones que eran básicamente versiones reducidas en precio, especificaciones y tamaño. Con el objetivo de no repetirnos con el mismo tema, hablaremos de los últimos 12 meses de LG para dar contexto a su situación actual.

La compañía surcoreana llegaba a inicios del 2014 con los ánimos por las nubes tras la buena acogida del Nexus 5 y el LG G2, y la expectación para su próximo smartphone de gama alta era máxima: si LG conseguía superar el listón dejado por el G2, ya teníamos smartphone Android del año. Sin embargo, LG optó por no corregir los pocos defectos del G2 y utilizar en el LG G3 una pantalla QHD con un rendimiento peor de lo esperado en un smartphone de gama alta.

LG G3 03

No obstante, en el apartado del diseño LG lo había clavado con un material plástico que imitaba a metal y unos bordes incluso más reducidos. Y ahora, mientras esperamos al futuro G4, LG nos quiso amenizar la espera con el LG G3 s, el cual aprovecha ese diseño característico y dejaba atrás la etiqueta de mini para centrarse en ser únicamente en ser una versión más de las muchas que hemos visto del G3. Veamos si G3 s puede desprenderse de esa etiqueta de mini o la s es sólo un apéndice que oculta qué es en realidad.

LG-G3-s-12

El G3 s es la prueba de que la gama media de LG tiene mucho trabajo por delante.

Diseño

En 2013 LG apostó por un diseño arriesgado, pero a la vez elegante y muy interesante para el LG G2: dar el máximo protagonismo a la pantalla dejando que ocupara el máximo posible de frontal en la pantalla, y relegar las teclas de encendido y volumen a la parte trasera, pero de forma que no fueran meramente olvidadas, sino simplemente mudadas a una localización que resultara natural para el usuario, estando dónde un usuario suele situar su dedo índice. El resto fue historia, y este diseño se convirtió en no solamente un éxito, sino un símbolo de identidad para LG, algo que le hacía falta.

LG-G3-s-10

Con el LG G3 este mismo diseño se repitió afilando la fórmula: mejores botones y más agradables a la hora de verlos y pulsarlos, y un frontal invadido aún más por la pantalla, y como era evidente, esta construcción se ha repetido para el LG G3 s, siendo un smartphone con pantalla de 5 pulgadas que no aparenta serlo: es tremendamente ligero y muy contenido, todo destinado a ser manejable para el usuario y no convertirse en un phablet engorroso de usar.

LG-G3-s-08

De hecho, este apartado ha sido alterado por la compañia surcoreana si vemos la progresión desde el G2 y G2 mini, con el puerto de auriculares situado ahora en la borde inferior acompañando al puerto micro USB y un micrófono, un detalle que me ha gustado ya que, personalmente, prefiero el puertos de los auriculares ahí. Esto ha provocado el traslado del altavoz a la parte trasera, en la que encontraremos también a los botones característicos de LG de volumen y encendido/apagado de la pantalla. Finalmente, en el borde superior encontraremos un sensor de infrarrojos y otro micrófono, quedando un diseño limpio y que muestra que LG está haciendo un trabajo magnífico en este aspecto.

Pantalla

LG-G3-s-13

Los mini están perdiendo el significado de su propia denominación, y quizás sea esto por lo que LG haya pasado de llamar este el G3 mini al G3 s, y es que cuenta con una pantalla de 5 pulgadas con resolución HD a 1280 x 720 píxeles y una densidad de píxeles por pulgada de 294, un tamaño que hace año estaba considerado como ridículo y que prueba la variabilidad de las modas en diseño de un año a otro. Pero vayamos a lo importante, el rendimiento de la misma, ya que la compañía surcoreana ha diseñado este smarpthone para que ocupe un papel protagonista.

Su predecesor, el G2 mini, pecó de una resolución baja para un tamaño de pantalla bastante grande (qHD en un panel de 4.8 pulgadas) y muchos pidieron más. LG escuchó esas peticiones y ha aumentado la resolución a una escala mínima para un panel así, por lo que la nitidez en las imágenes es ahora bastante mejor, además de ser ligeramente mejor en ángulos de visión, balance de blancos y reproducción de colores en general.

LG-G3-s-16

Sin embargo, las mejoras acaban ahí, con un cristal protector que se ensucia con muchísima facilidad y que al cabo de un rato dificulta qué estamos viendo en la pantalla. De hecho, aunque su rendimiento en exteriores ha mejorado un poco, deberemos tener el cristal totalmente limpio para poder ver con claridad, y siempre y cuando tengamos habilitado el brillo al máximo, o el modo automático (el cual es bastante intuitivo para un teléfono de su gama). Una lástima que, a pesar de las críticas de la pantalla del G2 mini, LG no haya hecho demasiado por mejorar la calidad del panel de su smartphone.

Cámara

LG-G3-s-06

Una de las novedades más interesantes que vimos en el LG G3 fue la incorporación de un método para mejorar la velocidad de enfoque basado en un sensor infrarrojo y que funcionaba de forma bastante efectiva tanto en precisión como rapidez a la hora de enfocar. Afortunadamente, el LG G3 s también cuenta con dicho sensor infrarrojos, el cual sirve como complemento para un sensor de 8 megapíxeles, aunque han prescindido del doble flash LED que tenía su hermano mayor para tener un único flash LED.

Esto se traduce en unas fotografías con luz diurna más que decentes y con bastante detalle, aunque no se libran del nivel habitual de ruido en determinadas condiciones, así como unas fotografías de primer plano claramente mejorables en reproducción de colores y manejo de la luz existente. En resumen, se trata de una cámara que te puede sacar del apuro y una ligera mejora sobre su predecesor, aunque esto último no era demasiado difícil de superar.

LG-G3-s-23

Es con poca o casi ninguna luz cuando la cámara del G3 s empieza a sufrir, como todas las cámaras de los gama media con Android. En atardeceres la lente le cuesta captar detalle aunque el resultado en algún caso puede ser bastantes aceptables, y con poca luz no hay flash o experiencia que tenga el usuario del smartphone que le evite del ruido o la falta de detalle. Una circunstancia que, si bien es molesta, no nos sorprende demasiado. Lo que si nos sorprende es que ningún fabricante haya decidido ponerse manos a la obra para solucionar esto.

Software y rendimiento

Si últimamente LG ha clavado la parte de diseño en sus smartphones más recientes, el software es, sin duda, su asignatura pendiente. Sí, está en KitKat (aunque no la versión más reciente de todas) y durante el tiempo que lo tuve recibió un par de actualizaciones menores. La clave no es el cariño o no que LG le dedique a actualizar su smartphone, es la capa de personalización que lleva en primer lugar lo que resta valor a este smartphone.

LG-G3-s-20

Más allá de si te gusta o no las capas de personalización a Android puro, debemos mirar si esta capa afecta al rendimiento, y en la del LG G3 s, al igual que pasaba en el G2 mini, afecta y mucho. Sin tener todavía aplicaciones instaladas, puedes notar cierto retardo en las animaciones y en la respuesta del terminal, algo que se solucionaba en parte con la instalación de un launcher de terceros como Nova Launcher, pero que seguía estando ahí. Luego está el diseño de la misma, el cual sigo considerando infantil y recargada tanto de aplicaciones como de opciones que raramente utilizaremos, aunque esto es más bien gusto personal de cada uno.

LG-G3-s-14

Todo esto quizás también tenga otro problema de fondo, y es el hardware que posee el G3 s que, con un Snapdragon 400 y 1 GB de RAM, quizás pueda ser insuficiente y desactualizado para algunos, aunque como smartphone de gama media debería estar bien. Sin embargo, no se engañe: por mucho que se parezca, no es un LG G3, sino un G3 s normal, y los recortes en hardware son evidentes hasta para los no entendidos. Ahora la clave para LG debería ser como mejorar su rendimiento en terminales de características más humildes.

Autonomía

En su momento, criticamos durante el G2 mini por múltiples factores, pero hubo uno que equilibró todo lo que pudo esa parte negativa: la autonomía. Con una pantalla qHD y una batería de 2440 mAh, su autonomía era excelente, llegando a los dos días con uso moderado y 6 horas de pantalla encendida. Por tanto, y quizás por el hype de su predecesor, me esperaba una autonomía más o menos similar, ya que aunque la batería era mayor (2560 mAh), la mayor resolución también podría penalizar al cómputo final.

LG-G3-s-02

Desafortunadamente, en este caso la autonomía del G3 s ha sido bastante buena, pero inferior al de su predecesor, con 5 horas de pantalla y llegando bien al final del día. No obstante, son unas cifras más que aceptables, y con uso moderado se podría llegar al día y medio de batería sin demasiados problemas, pero esto debería ser considerado como una señal por parte de LG para darse cuenta de que deben hacer una mejor optimización de software o bien actualizar los componentes del G3 s a uno más modernos y más amables con la batería.

Conclusión

6.5
10

Estando en 2014 es difícil encontrar terminales con Android que sean malos hasta el punto de no recomendar comprarlos bajo ninguna circunstancia. Es más que evidente la mejora que han sufrido estos terminales, especialmente en los últimos 18 meses, y el estigma de que Android es lento y malo va desapareciendo poco a poco hasta de la mente de los más escépticos. No obstante, cada fabricante tiene mucho que mejorar de forma individual y, en el caso de LG, el G3 s es su ejemplo particular más claro.

A la hora de recomendar estos terminales es inevitable mirar el precio, ya que muchos los compran siguiendo esta directriz a rajatabla, y el hecho de que haya terminales Android más baratos y con una mejor fama en rendimiento y fluidez es lapidatorio para LG. Sí, te puede encantar el diseño del pequeñín de LG o su cámara o su decente autonomía, pero si LG quiere seguir en el mercado de gama media, debe darse cuenta que esto no son lo único que mueve a la gente para comprar smartphones.

LG no puede replicar el software de su gama alta porque estos terminales son, en términos de hardware, incapaces de ofrecer un rendimiento satisfactorio para el consumidor. La mejora de su predecesor es evidente pero insuficiente, y para muchos quizás no justifique la actualización de uno a otro. No deja de ser un terminal bonito visualmente y atrayente por su tamaño contenido, pero una cara bonita no conquista a largo plazo al consumidor, y si quiere seguir teniendo fieles seguidores, deben comenzar a trabajar desde ayer.

Pros

  • Diseño: Uno de los puntos fuertes del LG G3 trasladados a su hermano pequeño. Muy bonito.
  • Medidas y peso: 5 pulgadas en ese tamaño es increíble. Ligero y muy contenido.
  • Batería: aguanta a lo largo del día sin problemas. No impresiona pero no tampoco defrauda.

Contras

  • Pantalla: Se ha mejorado la resolución, pero el cristal que lo recubre estropea la experiencia final.
  • Software: LG tiene aún mucho trabajo por delante en este aspecto.
  • Precio: Siendo más barato de lo que fue su predecesor, aún es más caro que otros smartphones de la competencia.

Recomendados