análisis

LG G2 mini

- May 26, 2014 - 12:17 (CET)

Ficha técnica

lge_g2_mini_release_021-520x714

  • Pantalla: IPS 4.7″, Gorilla Glass 2
  • Resolución: qHD 540 x 960, 234ppp
  • Procesador: Snapdragon 400 a 1.2 GHz
  • Memoria RAM: 1GB
  • Almacenamiento: 8 GB + slot microSD
  • Cámara: 8 MP flash LED / frontal 1.3 MP
  • Software: Android 4.4.2
  • Batería: 2440 mAh
  • Conectividad: HSPA, LTE, Bluetooth 4.0, NFC, GPS y GLONASS
  • Medidas: 129.6 x 66 x 9.8 mm
  • Peso: 121 g

Fabricantes como Samsung que quieren cubrir los nichos a base de todo tipo de smartphones a veces dan con la tecla correcta y aciertan con ideas como los phablets o los mini. LG, que venía de unos tiempos adversos, pero que ha sabido capear el temporal con terminales como el G2 o el Nexus 5, tenía que subirse al tren de los mini, y ha utlizado como billete el LG G2 mini. ¿Está a la altura de la competición? Eso es lo que vamos a averiguar en este análisis.

El 11 de octubre de 2012 Samsung presentaba el Samsung Galaxy S3 mini, un smartphone de tamaño y especificaciones medias que se alejaba de la gama alta que era el Galaxy S3. El S3 mini acabó iniciando posteriormente una corriente nueva de smartphones con una palabra clave: mini, una corriente para gente que quiere utlizar Android, pero no verse obligada a utilizar un smartphone de 5 pulgadas o más. Esta corriente, que después Samsung continuó con el S4 mini, se unieron compañías como HTC o Sony, contribuyendo con el HTC One Mini y el Sony Xperia Z1 Compact, y consistía en sacar smartphones de dimensiones reducidas para aquellos usuarios que no quisieran llegar a las 5 pulgadas.

HTC y Sony interpretaron de forma diferente el concepto mini para sus smartphones. Mientras que HTC siguió los pasos de Samsung y transformó su One Mini en un smartphone con especificaciones de gama media además de reducir su tamaño y su precio con respecto al HTC One (M7), Sony decidió incluir en un tamaño más reducido la misma potencia de fuego que tenía su smartphone flagship de por aquel entonces, el Xperia Z1 vendiéndolo a un precio similar. Aunque opuestos, ambos podían ser considerados buenos caminos.

Tan sólo quedaba LG para unirse a esta corriente y ver que camino elegía, si un smarphone más barato a costa de sacrificar potencia, o convertir su nuevo mini en una versión reducida de su flagship con todos sus atributos. Aunque LG venía de un época bastante mala para su compañía, el 2013 fue bastante diferente, con smartphones tan buenos como el Nexus 5 fabricado mediante supervisión de Google, o el LG G2, uno de los mejores smartphones del 2013. Así que finalmente, LG se decidió por el LG G2, para basar su diseño y sacar una versión de dimensiones más reducidas que el original. ¿El resultado? El LG G2 mini.

LG G2 Mini grande

Diseño

Como hemos mencionado anteriormente, el diseño proviene del LG G2 original, y hablar del LG G2 conlleva hablar de dos cosas: bordes reducidos y botones traseros. El LG G2 mini traslada estos conceptos y los hace propios, manteniendo una silueta fina y estilizada, en la que solo se ve pantalla en su parte delantera, aunque de ella hablaremos más adelante.

LG G2 Mini lado

De hecho, visto lo que LG piensa hacer con el LG G3, pretende utilizar esos botones traseros como un símbolo de identidad y distinción en sus smartphones, como Samsung ha hecho con la distribución de sus teclas de navegación, HTC con el uso de aluminio o Sony con el uso de paneles de cristal traseros y delanteros. Una característica en la que digas: “Esto sólo lo puedo encontrar en LG”.

También destaca lo ligero que es, a pesar del tamaño de su pantalla. Con 4.7 pulgadas, su peso es el mismo que el HTC One Mini con 4.3 pulgadas. En cuanto a sus materiales, el LG G2 mini utiliza plástico para su construcción, al igual que su hermano mayor, aunque el plástico del LG G2 mini es menos brillante que el del LG G2.

LG ha acertado manteniendo el buen diseño del G2, incluidos los marcos.Este uso de plástico, el cual se consideraba uno de los puntos débiles del G2 al utilizar plástico en un smartphone de gama alta, evita la sensación de estar usando un smartphone premium, aunque el efecto es algo menor debido a que el LG G2 mini es un smartphone de gama media.

Es precisamente esta consideración por parte de LG de que el LG G2 mini debe ser un gama media en especificaciones lo que hace que tenga que mencionar el hecho de que el LG G2 mini no tenga cosas como un LED de notificaciones o giroscopio. Aunque el último no lo he notado, el que no traiga un LED para las notificaciones ni en el botón de apagado y encendido o en el frontal, como si hace el LG G2, me parece algo incomprensible, ya que sus rivales inmediatos como el S4 mini o el HTC One mini sí cuentan con ambas características.

LG G2 Mini hexagons

En cuanto al resto del diseño del LG G2 mini, podemos ver que ha copiado a su hermano mayor en casi todos los sentidos: los botones traseros y el hecho de dejar pulsar volumen arriba o volumen abajo para acceder a QuickMemo o la cámara respectivamente, y el puerto microUSB en la parte inferior y un altavoz bastante bueno (aunque puede ser tapado únicamente con un dedo), pasando la salida para los auriculares al borde superior, acompañando al puerto infrarrojo. Una decisión acertada que LG hizo con el diseño del G2 y que ha repetido en su versión mini.

Pantalla

LG G2 Mini PANTALLA

Uno de los principales puntos fuertes del LG G2, también trasladados al G2 mini. Como todos los últimos terminales de gama media y alta de LG, el G2 mini monta un panel IPS, y en el caso del LG G2 mini con un tamaño de 4.7 pulgadas, con una resolución un poco inferior a modelos similares en su gama como el Moto G, el cual tiene una resolución HD, pero aún así es una pantalla bastante por encima de la media, y similar en resolución a los modelos de la corriente mini.

La pantalla está protegida mediante un Gorilla Glass 2 de Corning, algo que también es raro, dado que el G2 mini es de febrero de este año y sin embargo, otros smartphones de finales de 2013 como el Moto G y el One mini sí cuentan con Gorilla Glass 3.

LG G2 Mini pantalla 2

Al ser un panel de IPS, su rendimiento tanto en interiores como en exteriores es más que aceptable, así como su ángulo de visión. El fin de semana que me lo llevé al pueblo probé su rendimiento y brillo en exteriores con bastante sol y cumplió con creces su cometido. Además, pude compararlo directamente con un Galaxy S2, el cual al ser un panel AMOLED azuleaba los blancos en cuanto giraba el terminal un poco y no lo veíamos desde el frente, no como el G2 mini y su IPS. También me ha sorprendido su bajísimo brillo en el nivel mínimo, lo cual viene bien para las noches en la que estás con todas las luces apagadas y no quieres que te deslumbre los ojos. Como último apunte, mencionar también que la pantalla se ensucia bastante.

Software y rendimiento

Antes hablábamos de los símbolos de identidad de las compañías que podemos ver en los smartphones de cada una. La interfaz de LG Optimus UI, al igual que TouchWiz o Sense, es otro símbolo de identidad. Y no digo esto como algo bueno, más bien al contrario. Es comprensible que LG quiera utilizar su propia interfaz, en lugar de la Motorola cuando era propiedad de Google con su Android cercano al stock, y añadir funcionalidades extra a Android, pero de nada de sirve cuando más bien son intrusivas, y la interfaz en sí es un poco infantil.

LG G2 Mini capa

Pero obviemos la parte visual de la interfaz. Lo peor es el rendimiento de Optimus UI que ofrece en el LG G2 mini, a pesar de salir de fábrica con Android 4.4.2. Un launcher impulsado con un Snapdragon 400 no puede ser tan lento, más aún si lo comparamos con el Moto G.

Optimus UI aún tiene mucho que mejorar para ser una buena capa.Al principio le quise echar la culpa a la respuesta de la pantalla, pero al probar el G2 mini con otro launcher distinto, como Nova Launcher o Apex Launcher, la respuesta es excelente así como el rendimiento con aplicaciones, con lo cual la conclusión está clara: el launcher de LG tiene mucho que mejorar aún.

Volviendo a las funcionalidades, éstas aportan una de cal y otra de arena. Me explico: aunque hay alguna función con alguna utilidad, como el Quick Remote para controlar las TVs a través de su puerto infrarrojo, otras como QSlide o QuickMemo no les he encontrado mucha utlidad y de hecho, el hecho de tenerlas en la barra de notificaciones restaba mucho espacio útil a las notificaciones. Por suerte, LG permite activar o desactivar estos servicios, ganando un poco de espacio extra.

LG G2 Mini knock

En cuanto a la parte visual de la interfaz, lo que se ha señalado anteriormente, y lo que en otras personas coincidirán: la interfaz visualmente es un poco infantil. Aunque no todo van a ser malas noticias, ya que algunos detalles de LG en términos de software y personalización sí me han gustado, como el hecho de poder modificar (en parte) las teclas de navegación, como en el LG G2, o detalles como poder el Knock Code, un sistema muy ingenioso para desbloquear el terminal, el hecho de que puedas poner o quitar el porcentaje de la batería en la barra de notificaciones o el bloqueo y desbloqueo del terminal con dos toques en la pantalla, que funciona en la mayoría de los casos. Lo que LG necesita es centrarse en la interfaz que tiene, hacerla más minimalista y sobre todo, que rinda más en equipos en sus equipos de gama media.

LG G2 Mini sin carcasa

Y por último el tema de la batería: con 2440 mAh, es el ámbito que más me ha sorprendido del G2 mini. En un día normal, con uso bastante fuerte del terminal (que no agresivo) y combinando 3G y redes Wi-Fi, se puede sacar casi 6 horas de pantalla y 14 horas de uso, y con un uso moderado del G2 mini se puede llegar a los dos días de batería perfectamente. Algo similar a este caso pudimos ver en el LG G2, el cual aún era más acentuado su buen consumo debido a su mayor batería.

Benchmarks LG G2 mini | Create Infographics

Cámara

Otro de los puntos fuertes del LG G2 era su cámara de 13 megapíxeles y estabilizador óptico, y en el G2 mini, al ser una opción más económica, se reduce hasta los 8 megapíxeles y desaparece el estabilizador óptico. Toda esta reducción para equilibrar el precio le pasa factura a la hora de sacar fotografías ya que, aunque no sobresatura los colores, su rango dinámico es algo bajo, por lo que en condiciones de demasiada luz la lente no consigue reducir esto y las fotografías salen un poco quemadas en las zonas expuestas. Utilizar el modo HDR tampoco aporta nada sorprendente, ya que no hay mucha mejora a la hora de utilizarlo.

LG G2 Mini cámara

En condiciones nocturnas, el panorama no mejora. A la hora de sacar fotografías, si no cuentas con una buena luz artificial adicional, como una farola, saldrán demasiado oscuras. Depende mucho de la suerte y sobre todo, de un pulso aún más preciso del que necesitabas en su hermano mayor, debido a la falta de estabilizador óptico. Para muchas fotografías necesité hasta 3 intentos para conseguir una imagen decente. Sorprende que, de hecho, la aplicación de la cámara del G2 mini no tenga modo Noche.

cámara G2 Mini 3

cámara G2 Mini

cámara G2 Mini 42

cámara G2 Mini 5

cámara G2 Mini 6

Aparte de todo lo mencionado anteriormente, en la cámara también podemos encontrar los añadidos habituales que los fabricantes añaden para intentar diferenciar sus cámaras de las del resto. Así, podemos hacer un “disparo por voz” bastante lento, los habituales filtros de color, sacar mediante la tecla de volumen (algo un poco ilógico debido a que está en la parte trasera, y no en la lateral del terminal, salvo que lo utilices para selfies) o el disparo retocado.

Conclusión

6.5
10

En el 2013 LG encontró de nuevo la senda correcta gracias al LG G2 y ahora ha querido unirse a la moda de los mini implantadas por el resto de fabricantes los grandes fabricantes. Y LG ha sabido salir del paso con algunos elementos del G2 mini, siguiendo el modelo iniciado por Samsung y HTC, con especificaciones medias y tamaño inferior al gama alta al que emula.

Pero siendo este smartphone de 2014 y habiendo tenido más tiempo LG de solucionar el resto de carencias que el resto de su gama tenía o incluso subsanar los defectos encontrados en el G2, LG no ha solucionado gran cosa, por lo que estos fallos que se encuentran en el G2 mini se acentúan aún más. Aparte está el tema de Optimus UI, que no permite aprovechar todo el rendimiento que se puede sacar de su hardware, o de la cámara, en la que LG podría haber hecho mucho más.

Si usted decide comprarse un LG G2 mini, deberá saber dos cosas: la primera, que puede encontrar alternativas más baratas e igualmente válidas en la mayoría de aspectos. La segunda, que si finalmente se decide por el LG G2 mini contará con un terminal equilibrado con una buena pantalla, un gran desempeño en su batería y un diseño inspirado en su hermano mayor, el cual ya fue un acierto en sí. Lo importante será si LG aprende de sus errores y corrige lo que está mal en posteriores diseños para que intente que el 2014 le vaya aún mejor.


Pros

  • Buen diseño
  • Gran autonomía
  • Sorprendentemente ligero pese a su tamaño

Contras

  • Capa de personalización infantil y muy por pulir
  • Ni LED de notificaciones ni giroscopio en un smartphone de 300€
  • Opción única de 8GB reducidos a menos de 4GB por los añadidos de LG