Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación.
Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

iPhone 6 Plus

iPhone 6 Plus

Por
6 de Octubre de 2014

iphone-6-plus

  • Pantalla: 5,5″ Retina HD
  • Resolución: 1920 x 1080 a 401 ppp
  • Brillo: de 500 cd/m2
  • Procesador: A8 con arquitectura de 64 bits
  • Coprocesador: M8 con barómetro
  • RAM: 1 GB
  • Cámara trasera: 8 megapíxeles, apertura de ƒ/2,2 y Flash TrueTone
  • Vídeo: 1080p (a 30 o 60 fps), cámara lenta (a 120 o 240 fps)
  • Cámara delantera: 1.2 megapíxeles (1.280 x 960)
  • Touch ID
  • Conectividad: LTE, WiFi n, Bluetooth LE, NFC (sólo Apple Pay)
  • Guías: GLONASS, GPS asistido, giroscopio y acelerómetro
  • Almacenamiento: 16, 64 y 128 GB
  • Colores: Plata, oro, gris espacial

Nunca Apple perdió tanta ventaja respecto a sus rivales, especialmente por culpa de ese miura llamado Galaxy Note, como en los últimos dieciocho meses. Apple necesitaba cortar algunas de las quejas hacia los iPhone, empezando por la de las pantallas demasiado pequeñas frente a las de los súperventas Android. Así que como un artesano herrero tras la batalla, ha reparado la armadura abollada con el cuidado que da el convencimiento de volver a necesitarla para detener los golpes, y ha afilado su acero con devoción. Este es el resultado: iPhone 6 Plus.

Recuerdo perfectamente la primera vez que tuve un iPhone en la mano. Fue en 2008, con el modelo 3G, el primero que llegó a España. Hasta entonces, mi lista de smartphones preferidos siempre comenzaba con un (o dos, o tres) Nokia y seguía con alguna Palm o algún Motorola. Pero el nº1 hasta entonces era el Nokia N95. Una memoria descomunal de 8 GB, esa enorme pantalla, el doble deslizamiento de la carcasa para mostrar el teclado numérico o los controles multimedia, su cámara Carl Zeiss de 5 megapíxeles…

iphone nokia n95Toqué aquel iPhone, y todo cambió. Entendí que ese era el smartphone, literalmente, del futuro. La cámara era peor, no permitía copiar y pegar, aún estaba algo en pañales con el firmware 2.0 (cuando aún no era llamado “iOS”)… Pero ese era el camino a seguir. Simplicidad. Una pantalla y poco más. Nada de decenas y decenas de teclas. Tenerlo delante convencía bastante más que la keynote del año anterior.

Unos años después, el iPhone estaba perdiendo fuelle. Su pantalla ya no era la mejor de manera indiscutible, y además se había quedado pequeña. Su cámara seguía estando en lo alto, pero ya quedó atrás la incontestabilidad de la del 4. En diseño, otros terminales estaban apretando para alzarse como los más bonitos. Para colmo, incluso los más fieles a iOS comenzaban a extrañar parte del aperturismo de Android. A Apple apenas le quedaba una App Store que superaba y supera por mucho a Play Store. Ni hablemos de Windows Phone Store.

Habíamos llegado a 2014. Hacía falta hacer algo urgentemente. Y Apple lo ha hecho.

Ha permitido a sus usuarios elegir. Elegir entre pantallas mayores, de 4.7 y 5.5 pulgadas, ya que no podía permitirse seguir anclada en las 4. Subir el listón en cuanto a diseño, subirlo también con su cámara, e incluso dotar a iOS de los aspectos anhelados desde Android, pero al estilo iOS. Los nuevos iPhone son el mayor salto de sus ocho generaciones, más incluso que el iPhone 4.

Diseño y construcción: ¿por qué tan grande?

iPhone 6 Plus 12

Con los rivales que iban presentando pantallas cada vez más grandes, haciendo las 4 pulgadas pequeñas, le ha pasado a Apple lo mismo que a algunos adultos cuando se ponen a jugar con un niño: les parece que el chaval acabará por cansarse y dejarles tranquilos, pero resulta que ellos terminan hartos antes que él. Así que… por fin cayeron las pantallas grandes. O mejor dicho, una grande y otra “normal”.

Cuando comenzaron los rumores de que llegaría un iPhone de 5.5 pulgadas, tuve claro que Apple se iba a enfrentar a un problema de difícil solución. LG o Motorola se han hecho expertos en montar grandes paneles en terminales de tamaño ajustado, gracias a lograr marcos realmente finos. Moto X 2014 o LG G3 son los mejores ejemplos. Apple no podía lograr algo así por dos razones. La primera, Touch ID. El botón circular ha de ser lo suficientemente grande como para que quepa la yema del dedo cómodamente, y además tener ciertos márgenes superior e inferior. La segunda razón, la obsesión de Apple por hacer el iPhone simétrico. En el marco superior sí hay margen para reducir el tamaño, pero ha de ser exactamente igual de alto, por motivos estéticos, que el inferior. Así que habrá que esperar a que cambien muchas cosas en Apple y quizás en la tecnología para ver iPhones con marcos menores. Resultado: un terminal de 5.5 pulgadas notablemente más grande que sus competidores. Uno de los pocos, poquísimos, “peros” del iPhone 6 Plus.

Tamaño al margen, la construcción del 6 Plus impresiona. Como la de su hermano menor. La combinación de vidrio, acero inoxidable y aluminio anodizado deja un producto con, quizás, el mejor acabado del mercado. Es una evolución natural respecto al iPhone 5s, tomando las guías de iPad Air y iPad mini para hacerlo curvado. Adiós, bordes rectos. La curvatura no está sólo en la carcasa, sino que se une con el panel de vidrio frontal, que continúa esta misma curva. Parece imperceptible al verlo, pero se nota completamente distinto al hacer swipe de un lado a otro.

iPhone 6 Plus 10

iPhone 6 Plus 03

iPhone 6 Plus 162

Otro “pero”: las antiestéticas líneas traseras. No están ahí por capricho. En carcasas de aluminio, las antenas de conectividad celular, WiFi, GPS y Bluetooth han de aislarse de alguna forma. En el iPhone 4 vimos las tres muescas en el marco metálico, en el 4s cambiaron su disposición y pasaron a ser cuatro, y en 5 y 5s vimos las bandas traseras diferencias así como las muescas. 3G, 3GS y 5c no tenían estos factores al ser de plástico. Volviendo a las líneas de 6 y 6 Plus: ¿Son bonitas? No. ¿Son necesarias? Sí. ¿Son horribles? Tampoco. Último apunte sobre esto: en el gris espacial están mejor disimuladas que en el resto. En el dorado, siendo blancas, es donde acaban siendo más evidentes. Y a mi juicio, feas.

La razón de que la cámara sobresalga

iPhone 6 Plus 11

No nos engañemos: lo de que la cámara tenga el anillo saliente no es bonito. Apple no está orgullosa de ello. La prueba es que en las fotos promocionales de su web, esto no se aprecia en ningún lado. No obstante, ocurre como con las líneas de la trasera: es necesario. En fotografía, a mayor distancia entre lente y sensor, mejores resultados obtendremos. Además, hay que hacer hueco para los componentes de la cámara. Todo eso, en un grosor de sólo 7.1 mm. Sí, había que hacer algo más de espacio. Era eso o hacer todo el terminal más grueso. No es un fallo garrafal, menos aún teniendo en cuenta que la lente de la cámara está hecha con cristal de zafiro para evitar que se raye.

Así que el diseño en general, sin ser perfecto, es realmente hermoso. Algo curioso: aunque su peso sube hasta los 172 gramos, la densidad del iPhone 6 Plus es prácticamente la misma que la del iPhone 6… y también que la del 5s. Un síntoma no evidente de hasta qué punto Apple cuida estos detalles.

Pantalla

iPhone 6 Plus 04

La pantalla de un iPhone de 5.5 pulgadas iba a ser el gran quebradero de cabeza para Apple, para los desarrolladores y para los usuarios. Con el iPhone 6, Apple ha mantenido la densidad de píxeles respecto a la del 5s, pero con el 6 Plus directamente renderiza los objetos para mostrarlos en un panel 1080p con densidad de 401 píxeles por pulgada. Una solución ingeniosa y no muy obvia que permite que los contenidos y el propio sistema operativo se vean perfectamente. Si habláramos de un panel 720p de 5.5 pulgadas seguramente hubiese salido un estropicio, pero al duplicar esa resolución, la densidad elevada se encarga de corregir el resto.

Y ahora vamos a por lo más importante: la calidad del panel. Sin sorpresas. Una vez más, Apple ha hecho un trabajo excelente. Ahora ya no está sola, y Samsung (Note 4, Tab S) o HTC (One M8) también hacen trabajos excelentes, cada uno usando LCD u OLED / Super AMOLED. En el caso del iPhone 6 Plus, creo que es imposible reprochar ningún aspecto de la pantalla, un espectacular panel LCD IPS:

  • Brillo máximo de 574 nits, que lo dejan a un muy buen nivel de visibilidad bajo la luz solar directa.
  • Brillo mínimo de 4 nits, bajísimo, casi perfecto. ¿Alguien en la sala ha tenido alguna vez un Sony Xperia Z1 Compact, por ejemplo? Si es así, sabrá de lo que le hablo: el brillo mínimo es tan alto que resulta muy molesto en entornos de oscuridad total, como dentro de casa de noche, por ejemplo. Son sólo detalles, pero como dijo Mr. Orange en Reservoir Dogs, “los detalles venden la historia”.
  • Temperatura de color quizás un poco más fría de lo deseable sobre el papel, con 7.300K, algo por encima del sweet spot que marcan los 6.500K y su luz neutra.
  • Gamma casi perfecto, de 2.18, muy cerca del 2.2 que marca la teoría como el punto ideal.
  • Contraste de 1:1376, excelente, al nivel del panel del One M8 (1:1362) y mucho mejor que la gran mayoría de la competencia. Otro detalle que a la larga es muchísimo más que un detalle.

Nota: Si aquí te quedaste con dudas sobre algún concepto, en ALT1040 tienes todo lo que debes saber sobre la pantalla de tu smartphone.

Si no es la mejor, como mínimo la pantalla del iPhone 6 Plus está en el Top 3 de pantallas de smartphones actuales.

Seguimos. Las implicaciones de una pantalla tan grande en un ecosistema tan habituado a las 3.5 primero y 4 pulgadas después son importantes. Mucho. Hasta ahora, los desarrolladores sólo han tenido dos sobresaltos en estos 7 años: pasar sus aplicaciones a resolución Retina en 2010, y alargar sus diseños en 2012 para adaptarse al iPhone 5 y siguientes. Ahora tienen un reto más, y es que hay tres tamaños de pantalla sólo en iPhone, y contando con que den a 4s y anteriores por muertos a nivel de desarrollo.

iPhone 6 Plus 08iBooks, por ejemplo, cobra más sentido en un iPhone de 5.5″. Es importante entender que, especialmente en el caso del 6 Plus, los desarrolladores no se enfrentan a un cambio de tamaño, sino también a un cambio de paradigma. No tiene sentido pasar de 4 a 5.5 pulgadas y únicamente meter más información en pantalla. No siempre, al menos. Ahí van algunos ejemplos de lo que tenemos ahora al alcance, y antes no:

  • Clientes de Twitter. Ya se puede poner fin a la monocolumna. En 5.5 pulgadas caben más.
  • Editores de fotos. Ahora es más cómodo mantener las herramientas visibles mientras estamos editando una imagen.
  • Gestores de notas. Al estilo Notas de iOS, podemos mantener fijada la columna lateral para acceder más rápidamente de una a otra.
  • Música. En Spotify, podemos tener siempre al alcance las playlists, por ejemplo.

Es cuestión de que los desarrolladores vayan preocupándose por aprovechar no sólo las novedades de iOS 8 sino también de lo que permiten 5.5 pulgadas. Una pantalla tan grande sin aplicaciones que la contextualicen es como una magdalena sin vaso de leche. Mientras llegan, hay ciertos usos del iPhone que en el 6 Plus tienen más sentido que en anteriores. iBooks o Kindle son buenos ejemplos. Sigue sin ser el paradigma de la comodidad, y la tinta electrónica sigue sin ser superada, pero 5.5″ están cerca de las 6″ de la mayoría de lectores (aunque con ratio 4:3, no 16:10) y es algo que vamos a llevar siempre en el bolsillo.

Cámara

iPhone-6-005

Un año más, 8 megapíxeles. Un año más, Apple demuestra que el único sentido de pasar de ahí en fotografía móvil es si pensamos en imprimir las fotos a tamaños relativamente grandes, o si queremos hacer recortes sin pérdida de calidad (y ahí, el dueño y señor es el Lumia 1020). Para todo lo demás tiene bastante más lógica mejorar la óptica antes de pensar en subir resolución sin más. Creo que la cámara del iPhone 6 Plus, como la del iPhone 6, es la mejor que podemos encontrar en un smartphone ahora mismo, en términos globales: velocidad de disparo, macros, profundidad de campo, escenas de baja luz… Y de paso, un ecosistema inigualado para la edición posterior.

Macros

En todos los casos vemos que la profundidad de campo es excelente, y separa los objetos del fondo a la perfección, dejando un desenfoque bastante acentuado.

Foto 28-9-14 15 52 21

Foto 30-9-14 13 52 13

Foto 30-9-14 18 45 17

Incluso de noche, dejando un bokeh bastante bueno, como el de las luces entre las hojas:

IMG_0033

Baja luz

En entornos como el de esta foto, en interiores con luz artificial escasa, ocurre lo esperable, que no por ello es positivo: se fuerza el aumento de la ISO y a la vez se procesa la imagen capturada de una forma bastante agresiva para que no se note el ruido, el grano. Esto deja un efecto acuarela en las imágenes de este tipo. Muestro imagen original y recorte:

Foto 26-9-14 22 26 54

Foto 26-9-14 22 26 542

Aquí, con una luz mínima, fue capaz de sacar unos tonos aceptables fuera del primer plano e incluso un buen desenfoque del fondo de la escena.

Foto 28-9-14 1 22 35

Aquí, una comparativa. Foto con flash:

Foto 28-9-14 1 41 01

Y misma foto sin flash:

Foto 28-9-14 1 41 06

Esta foto particularmente me encantó:

IMG_0025

IMG_0034

Esto fue a las 11 de la noche y no creía que se fuera a distinguir tan bien, con una iluminación tan buena y esa nitidez. Si sois de Madrid, seguro que los conocéis:

IMG_0059

Con buena luz (o casi)

Foto 1-10-14 8 30 09

Foto 1-10-14 8 44 15

Foto 30-9-14 13 51 12

Foto 30-9-14 13 51 39

Aquí, un recorte junto a su foto original. Pese a tener un sensor de “sólo” 8 megapíxeles conserva muy bien el nivel de detalle. A niveles algo más profundos se empezaría a notar una pérdida irremediable (las leyes de la física son las que son), pero creo que este es un muy buen indicador de lo que puede hacer la cámara del iPhone 6 Plus.

Foto 30-9-14 18 51 442

Habrá notado el astuto lector que no he hablado hasta ahora del estabilizador de imagen óptico (OIS). En fotografía, únicamente se nota respecto al iPhone 6 en el detalle al amplia fotos nocturnas. Pero definitivamente no es un factor diferencial para el 99 % de los usuarios. Esto en cuanto a fotos, en vídeo puede ser otro cantar.

Último apunte aquí. Me gusta probar cámaras poniéndolas en situaciones difíciles. Una de ellas me gusta especialmente: tratar de dejar un objeto desenfocado en primer plano, otro enfocado en plano central, y desenfocar también el del fondo. El iPhone 6 Plus ha resuelto esto bastante bien:

FullSizeRender 3

Vídeo

En el apartado de vídeo, Apple ha hecho otro gran trabajo con el iPhone 6 Plus, empezando por la tecnología Focus Pixels. Básicamente es un sistema de enfoque por fase avanzado, al estilo del que usan las DSLR para cambiar el enfoque al plano adecuado durante la propia grabación del vídeo. Lo bueno es que lo hace en… ¿1 segundo? Quizás menos. Ahí un vídeo de ejemplo:

Aunque aún más me gusta la grabación en cámara lenta a 240 fps. Ojo a partir del 0:12 del siguiente vídeo, hasta el sonido ralentizado le da un toque espectacular.

iOS 8

iPhone 6 Plus 14

Voy a empezar siendo muy claro: iOS 8 me encanta como concepto y es el mayor salto que ha dado iOS en su historia, tras el rediseño de iOS 7, pero ha llegado al mercado de forma prematura y con mucho que corregir. Dicho esto, empiezo con la primera parte: iOS 8 es el aperturismo que le pedíamos a Apple, entendido a la forma de Apple. No ha sacado un menú Compartir para abrir otra aplicación y ahorrarse quejas; ha integrado, de la misma forma que con Extensiones, pequeños fragmentos de unas aplicaciones en otras.

iOS 8 coge lo que echábamos de menos de Android y lo implementa al estilo Apple.Aparte de Extensiones y las opciones para compartir, otra novedad de iOS 8 en iPhone 6 y 6 Plus es lo que Apple ha llamado Reachabilty. Simplemente, con un par de toques (que no pulsaciones) en el botón de inicio, la mitad superior de la aplicación bajará a la mitad inferior de la pantalla, para que podamos manejarlas a una mano. Es una solución parcial y no es perfecta, pero tiene un punto oculto interesante: Reachability es inteligente, se adapta, intuye qué queremos hacer tras usarlo. A veces, tras hacer una pulsación en pantalla con este modo activo, vuelve de forma automática a la posición anterior. Pero otras veces no, se mantiene ahí. Existe un patrón que de alguna forma Apple ha implementado y sobre el que me gustaría saber más, pero es algo que no han hecho público.

Remato con la segunda. Aunque en este verano iOS 8 pintaba corajudo y sabrosón, se ha demostrado que los pecados de iOS 7 no son fáciles de olvidar, y tiene algunos bugs que resolver no más tarde de 8.1 o la cosa ya pasará a mayores. A veces las notificaciones no se ocultan automáticamente ni surte efecto deslizarlas y hay que pulsar el botón de inicio para que desaparezcan, muy extraño. He experimentado algún reinicio repentino. Alguna aplicación adaptada a iOS 8 ha sufrido cierres sin motivo.

iPhone 6 Plus 13

Cuando pienso en que 8.0.1 dejó sin red ni Touch ID a miles de usuarios de iPhone 6, directamente me entran ganas de llorar. Ese lamentable episodio, dicho sea de paso, sólo alimentó la sed de sangre de los haters más extremos, que directamente se empacharon y dieron pábulo a la no-noticia del Bendgate y se acostaron con una sonrisa beatífica en los labios. La misma que debe tener Tim Cook cuando ve que cada modelo de iPhone pulveriza el récord de ventas del anterior.

Rendimiento

iPhone 6 Plus 06

Si un Android supuestamente high-end llegase a finales de 2014 con un procesador dual-core a 1.4 GHz y 1 GB de RAM, seguramente nos reiríamos bastante, ya que simplemente estaría muy por detrás de sus rivales y no habría dudas de que no daría la talla. Eso es lo que lleva el iPhone 6 Plus. Pero al comprobar su rendimiento, nadie se ríe. Es sobresaliente, y además el A8 llega construido en 20 nm, una tecnología que ahora empieza a verse en procesadores móviles (antes lo vimos en los Broadwell de Intel, por ejemplo), como el Exynos 5430 y 5433 de Galaxy Alpha y Galaxy Note 4 respectivamente.

El A8 permite no sólo cargar con juegos pesados y aplicaciones exigentes, sino también un mejor procesado de fotos, mayor velocidad al disparar en modo ráfaga, la tecnología Focus Pixels (luego hablamos de ella), y todo con un menor consumo gracias a los 20 nm. Paralelamente, el coprocesador M8 es la evolución del M7, a priori más preciso para que los datos de movimiento, ahora sí, sean perfectamente, o casi, precisos. Más aún con la inclusión de la app Salud. Para los más tradicionales, tiro de benchmarks:

AnTuTu iPhone 5s, 6 y 6 Plus | Create Infographics
Geekbench 3 iPhone | Create Infographics

1 GB de RAM: ¿suficiente o no?

El mayor debate del iPhone 6 — debate real, no lo del bendgate, es si 1 GB de RAM es suficiente. Incluso para una marca acostumbrada a especificaciones menores que lo que marcan el resto de fabricantes. Sinceramente, creo que anclarse en 1 GB de RAM es un arma de doble filo. Me explico: para el día a día, incluso con juegos pesados el rendimiento es más que satisfactorio. Únicamente extraño más al tener varias pestañas abiertas en Safari; es incapaz de aguantar todas sin tener que recargar cada vez que queremos abrir una. Por otro lado, quedarse ahí y no seguir subiendo garantiza que los modelos anteriores tendrán una vida útil mayor de lo esperado. La otra parte, la que niega la mayor: 1 GB puede quedarse corto a largo plazo, sobre todo para algo relacionado con la multitarea o la pantalla dividida.

Batería

iPhone 6 Plus 05

Del iPhone a lo largo de la historia siempre me gustaron bastantes cosas, pero la batería nunca estuvo entre ellas. El iPhone 6 Plus es el primer iPhone de la historia que me deja realmente satisfecho por su autonomía. Deja unos números de hasta 2 días completos sin pasar por el cargador con un uso medio, con usos de hasta 10 horas. En usuarios intensivos será muy difícil que no llegue al final del día.

¿Algún smartphone cuya batería se pueda comparar con la del iPhone 6 Plus? Quizás, y hablando de memoria, la del Moto G 2013. En cualquier caso, supera a cualquier terminal que he probado de gama alta hasta ahora. Incluso al mítico LG G2.

Conclusión

9.5
10

En los últimos tiempos he disfrutado con grandes terminales Android del mercado: Moto X, Nexus 5, Galaxy Note 3, HTC One M8, LG G3, Galaxy S5… Incluso un Galaxy Alpha que me acompaña desde hace una semana. Windows Phone también tiene su hueco con el que es mi Lumia favorito actualmente, el 1520. Cada uno me convence más o menos, y cada uno a su manera. De alguno también me despedí sabiendo que no lo echaría de menos, todo sea dicho. Pero ahora no tengo dudas: el iPhone 6 Plus, si aceptas su tamaño, me parece el mejor terminal del mercado.

En 2013 no tenía nada claro que el iPhone 5s fuese a ser el mejor del año. Nexus 5 y Galaxy Note 3 apretaban con fuerza. Nada que ver con lo de 2014. Apple ha conseguido por méritos propios que sus terminales sean campeón y subcampeón del año, a falta de ver un Nexus 6 que no promete tanto como para comprometer este juicio, y con Note 4 como candidato casi definitivo para la tercera plaza, con un nivel también sobresaliente. Con los nuevos iPhone, Apple ha puesto una sábana encima del resto de rivales de la gama alta como quien tapa la jaula del loro y a todo Android se le ha hecho de noche.

Cuando pruebo un smartphone, sé que sus días conmigo están contados, y trato de aprovecharlo al máximo. Sé que llegará otro que lo reemplazará, es ley de la tecnología, apéndice Blogger. Con el iPhone 6 Plus no sólo estoy convencido de que mi SIM principal difícilmente se moverá de él en mucho tiempo, es que además estoy seguro de que con el paso del tiempo sus posibilidades irán aumentando en la misma medida en la que los desarrolladores lancen aplicaciones que tengan más de iPad que de iPhone. Es el verdadero smartphone del futuro.

Pros

  • Una pantalla de otro planeta. A la calidad del panel se le suma los bordes ligeramente curvados.
  • Una cámara de otro universo. Únicamente tiene por encima a un adversario en un escenario: el Lumia 1020, para hacer recortes sin pérdida de calidad. Para todo lo demás, iPhone 6 Plus.
  • iOS 8. El otro gran protagonista de este lanzamiento. Con Extensiones y los widgets del centro de notificaciones tenemos otro terminal.

Contras

  • iOS 8. Sí, también aquí. Me encantas, pero has llegado de forma prematura. Me encantarás más cuando solucionen tus problemas.
  • Asteriscos en su diseño. Te acostumbras a las líneas y a la cámara, pero sería genial que no fueran así. Quizás algún día.

Recomendados