iPhone 5s
análisis

iPhone 5s

Por 17/12/13 - 13:49

Ficha técnica

iPhone 5s

  • Pantalla: IPS 4″
  • Resolución: 1136 x 640 píxeles, 326 ppp
  • Procesador: A7 64 bits dual-core
  • GPU: PowerVR G6430
  • Conectividad: LTE, Bluetooth 4.0
  • Cámara: 8 MP / Frontal 1,2 MP
  • Memoria RAM: 1 GB
  • Almacenamiento: 16 / 32 / 64 GB
  • Batería: 1.560 mAh
  • Dimensiones: 123.8 x 58.6 x 7.6 mm
  • Peso: 112 g

Honestamente, Apple ha perdido ese gran halo de aspiracionalidad que tenían sus iPhone. O al menos no es tan grande como el que tenía hace unos años. La competencia ha pisado el acelerador tan fuerte que Apple necesita un muy buen producto para aguantar el tirón. ¿Lo ha conseguido con el iPhone 5s?

En 2007, Steve Jobs se subió al escenario para dejarnos como parte de su legado una de las presentaciones más importantes de la historia de la tecnología: la keynote del primer iPhone. En ella, Jobs dijo que el iPhone era un terminal cinco años adelantado a su tiempo.

En 2013 se ha superado por primera vez ese período. Hace seis años de aquello, es momento de mirar atrás y mirar al presente: ¿qué queda de esa ventaja del iPhone de la que hablaba Jobs? ¿Cómo ha obrado la competencia?

iPhone 2007 Steve Jobs

Sin duda, 2013 ha sido el año, así, en negrita. Nunca antes en la historia reciente habíamos visto tantos fabricantes crear tan buenos productos de gama alta, nunca habíamos visto tanta competencia en el sector de peregrinación de los apasionados por la tecnología móvil.

Así que es fácil imaginar que el iPhone, lógicamente, ha perdido esa enorme ventaja que tenía sobre el resto en sus primeras versiones. Pero… ¿ha sabido ponerse al día para no quedarse atrás? A la manera de Apple, sí.

Aquí queda el análisis del que es para el equipo editorial de Celularis el mejor smartphone de 2013. Aquí es donde tratamos de sacar a la luz el por qué, los motivos por los que pese a estar lejos de ser perfecto, se logró alzar con el título.

Diseño: más bonito que cómodo, pero muy bonito

Partimos de que el iPhone 5s es casi un clon del iPhone 5 salvo por dos detalles: el botón Home, rediseñado ahora para incluir Touch ID, y el flash, que ahora al ser doble es ovalado en lugar de circular. Por lo demás, exactamente igual en cuanto a sus líneas. Lo que sí cambian son los colores: ahora está en gris espacial (una vuelta de tuerca al negro), blanco y plateado, y el novedoso dorado, que ha encontrado un público inesperado del que yo desde luego no formo parte. En general, su diseño es realmente hermoso, sus líneas son sobrias y cuidadas y los materiales son de calidad. Como contrapartida, sus aristas perfectamente rectas, que le restan comodidad al tenerlo en la mano. Pasar de un iPhone 5s a un Samsung Galaxy S4, LG G2, Nokia Lumia 1020 o iPhone 5c hace que no extrañes en absoluto ese acabado rectilíneo, que tiene más de estético que de cómodo.

Lightning

Volviendo a los colores, el que he estado usando es el blanco y plateado, el más conservador de los tres modelos, idéntico al del iPhone 5. Para dar mi opinión de los tres, que los he estado viendo de forma periódica aunque sin usarlos como propios, lo hago de forma esquemática:

  • Dorado: gracias, pero no. Aunque he de confesar mi aversión al dorado en los smartphones. Ninguno de los presentados en ese color me ha convencido, y el de Apple no es una excepción. Pero sí he de reconocer que no es horroroso, y no luce hortera como sí sugirió alguna filtración en cromado dorado.

  • Gris espacial: una opción más que interesante. Siempre he ido a por los iPhone en blanco, y más aún tras ver iOS 7, pero el contraste que ha introducido Apple en el gris espacial es realmente bonito y llamativo. Tras años negándome al iPhone negro para ir a por el blanco, el gris espacial supone mi reconciliación.

  • Blanco y plateado: el más conservador de los tres, como decía. También quizá el más elegante y apropiado para iOS 7, aunque obviamente esto es subjetivo y está sujeto al gusto personal. Pero sigue pareciéndome el más bonito.

Pantalla: tamaño al margen, casi perfecta

iPhone tumbado

Si empiezo este apartado diciendo que la pantalla del iPhone 5s roza la perfección, seguramente una horda enfurecida, antorchas en mano, recorrerá la calle Atocha hacia abajo en dirección a la oficina de Hipertextual tratando de ajusticiarme. Quizás no, de acuerdo. Pero sí es cierto que sólo mirando las especificaciones y el tamaño, es difícil entender su calidad. Hay que ir más allá. Y eso es lo que he hecho.

Por ejemplo, analizando su pantalla con la escala Delta E, que mide la diferencia mínima de color que puede percibir el ojo humano. Su valor es mejor cuanto más cercano a 0 esté. Y el iPhone 5s arrasa frente a la competencia. Si este año hemos visto pantallas muy buenas, la del iPhone 5s en este sentido es la mejor.

Escala Delta E copia

Donde está al mismo nivel que la competencia (o gran parte de ella) es en el ángulo de visión, prácticamente idéntico en los gama alta de este año. Incluso el Galaxy S4, que tiene la peor pantalla de esos gama alta, se equipara en este punto a la del iPhone 5s. El resto de contendientes son LG G2, Samsung Galaxy Note 3 y HTC One. Quien se queda fuera es Nokia, que pese a que sus pantallas despuntan en varios aspectos, no pueden evitar azulear al inclinarse.

Otro aspecto en el que la pantalla del iPhone 5s queda como clara vencedora es en la temperatura de color. Aunque la pantalla del Nexus 5 le gane (valores mejores cuanto más cercanos a 0), la temperatura medida en K mide únicamente el balance entre los colores primarios rojo y azul, como expliqué en el análisis del Nexus 5. El Nexus 5 amarilleaba en exceso en algunas ocasiones. La del iPhone tiene un global mejor, representa mejor los colores, aunque en ocasiones se nota una representación algo peor de los tonos rojos. Curiosamente, el Note 3 peca con los azules sobrerrepresentándolos.

Temperatura de color (K) copia

Donde definitivamente flojea frente a la competencia es en dos aspectos: resolución y tamaño. Me sigue pareciendo una pantalla prácticamente perfecta, pero la competencia ha apretado en este tiempo, y la resolución ya es para muchos un talón de Aquiles a la hora de decidirse por un iPhone. 1136 x 640 píxeles, frente a los 1920 x 1080 de cualquier Full HD. Se podrá decir que la densidad es lo importante, y que a partir de 300 ppp el ojo humano ya no distingue más. Y como el iPhone 5s tiene 326 ppp, incluso le sobra. Pero eso no significa que no sea mejorable.

iPhone SW

Sobre su brillo, tiene un máximo de 587 nits y un mínimo de 5 nits. Excelente. Números superiores a casi toda la competencia. Por otro lado, 4 pulgadas. Así, en negrita. Cuando llegó el primer iPhone, sus 3,5 pulgadas parecían enormes. Hoy, las 4 pulgadas del iPhone 5s son lo más pequeño del mercado de gama alta, y una barrera de acceso para muchos que ya se han acostumbrado a tamaños mayores. Y ya no estamos en 2011, es posible hacer un terminal de pantalla mayor sin que se comprometa la manejabilidad. De hecho, no me extrañaría nada que en 2014 Apple presentara dos iPhone con las mismas especificaciones y diferentes tamaños de pantalla. Pero de momento, pues eso, 4 pulgadas. Que a mí me vienen bien como usuario de transporte público para manejarlo a una mano. Pero mirándolo en global, Cook debería ir pensando en una renovación.

Cámara: rápida, buenísima, pero sólo modo automático

iPhone cámara 3

A estas alturas de la película, empeñarse en que la cámara del iPhone es mejor que ninguna otra de forma absoluta es, a mi juicio, un error. No obstante, tiene varios factores a su favor: es muy buena, es la más rápida, su postprocesado es perfecto, y el ecosistema de aplicaciones de iOS le permite aprovecharla como ninguna. Dicho esto, diré también que usarla hace que me sienta como si desde 2007 la fotografía móvil apenas hubiera evolucionado. No poder realizar ni un sólo ajuste manual en la interfaz de la cámara me hace querer volver al Lumia: ISO, exposición, profundidad de campo, balance de blancos…

Al final tengo claro que es la cámara perfecta para quien quiere tener siempre una cámara potente en el bolsillo, muy rápida para no perderse ningún momento, y con un genial ecosistema de aplicaciones detrás que dará para conseguir prácticamente cualquier resultado o efecto. Pero si quieres tener el control y conseguir resultados nativos con la cámara en lugar de buscar filtros y efectos a posteriori, no es el caso del iPhone 5s. Una de las novedades de la cámara es el dual Flash, en dos temperaturas de color distintas para usarlo de forma óptima según la detección del sistema del entorno de la fotografía. Sí, está bien, pero si las cámaras profesionales aún no son capaces de naturalizar por completo el uso del flash, no esperemos que lo haga un smartphone.

Fotos con buena luminosidad

Fotos nocturnas / baja luminosidad

Panorámica

Panorámica

Vídeo slow-motion

Otra de las novedades de la cámara del iPhone 5s: la inclusión de la cámara lenta grabando fragmentos de vídeo a 120 fps, un modo que no será protagonista en nuestro día a día, pero que en algunos momentos nos permitirá obtener resultados bastante llamativos:

Autonomía: por favor Apple, mejora esto

Llevo usando iPhone desde el 3G, y he pasado por todos a excepción del 4S. Y la historia siempre se repite: “estoy seguro de que para el próximo, la batería habrá mejorado una barbaridad”. Y ese “próximo” no llega nunca. De hecho, sí hay smartphones de gama alta que han sido capaces de montar baterías que duran mucho más y sobrepasan el día de uso con holgura, especialmente dos: LG G2 y BlackBerry Z30.

Mientras tanto, Apple no ha dado un puñetazo en la mesa para demostrar que sabe cómo alargar la vida de sus baterías. Y empieza a ser urgente. Ya tengo bien claro que la batería de un smartphone, por prodigioso que sea, no me durará el día completo. Pero con el iPhone 5s, el uso intensivo supone una sangría de autonomía. Si vas a estar usándolo de forma continuada, hazte a la idea de no estar lejos de tu cargador.

Touch ID: para aplaudir

Touch ID

En la reseña del iPhone 5s en ALT1040, decía Eduardo Arcos que la mejor tecnología aplicada es la que se vuelve invisible y Touch ID es un ejemplo maravilloso de ese principio. En el clavo. Es importante partir de esta premisa para comprender por qué Touch ID es seguramente lo más revolucionario que ha visto la industria móvil en 2013.

El gran acierto de Apple fue precisamente hacer Touch ID invisible. ¿O hay que recordar el panel trasero de color negro en el HTC One Max? Es tecnología que funciona, que funciona muy bien, y que no parece que este ahí. Háganse a la idea: en 2014 vamos a ver un buen número de smartphones con sensores biométricos como el del iPhone 5s. Y espero que igual de bien implementados.

Conclusión

9
10

Es fácil repetir eso de que Apple ya no innova. Pero se hace más complicado una vez se mira al iPhone 5s: Touch ID, el co-procesador M7, el A7 de 64 bits… Al final resulta que el mayor rival de Apple es la propia Apple, y sus empleados han aprendido a apechugar con ello. Resulta que Apple sí innova, y este iPhone 5s es una buena prueba de ello. Lo que no se puede pretender es que Apple reinvente la rueda cada año cuando ya es suficientemente redonda.

Que ojo: no estoy diciendo que el iPhone 5s sea el smartphone perfecto. Sí creo que al final es un smartphone espectacularmente bueno. Por suerte, la competencia ha apretado más que nunca. Y por supuesto, no es el mejor como verdad absoluta, cada usuario tiene unas necesidades y demandas distintas, y para muchos de ellos el iPhone 5s no será el mejor.

Me encanta ir cambiando entre otros smartphones que suplen lo que el iPhone no tiene: pantalla grande, cámara avanzada, etc. Pero donde nadie le ha podido toser hasta ahora al iPhone 5s es en su ecosistema de aplicaciones. A día de hoy es quizás el mayor baluarte del smartphone de Apple: navegar hacia dentro en la App Store es mucho más satisfactorio que hacerlo en cualquier otra tienda de aplicaciones.


Pros

  • La calidad de la pantalla, resolución y tamaño al margen, es casi perfecta.
  • iOS sigue teniendo el mejor ecosistema de aplicaciones, de lejos.
  • Touch ID, M7, 64 bits… Lo que Apple ha traído lo veremos en los smartphones de 2014.

Contras

  • Lo de la pantalla manejable se empieza a desmoronar: danos una más grande, Apple.
  • La batería sigue siendo del montón, y la competencia está apuntando alto (BlackBerry Z30, LG G2).
  • La cámara es buena, pero no deja ningún control manual al usuario.