HTC One Max - HTC One Max - HTC One Max
análisis

HTC One Mini

- Jul 23, 2013 - 13:25 (CET)

Ficha técnica

HTC One Mini

HTC One Mini

  • Pantalla: 4,3 pulgadas
  • Resolución: 1280 x 720 píxeles
  • Procesador: dual-core a 1,4 GHz
  • Cámara: Ultrapixel 4,3 megapíxeles
  • Cámara frontal: 1,6 megapíxeles f2.0
  • Colores: plata y negro.
  • Sistema operativo: Android 4.2.2 con Sense 5.0
  • Conectividad: LTE
  • Medidas y peso: 132 mm x 63,2 mm x 9,25 mm / 122 gramos

Era un secreto a voces y el pasado jueves asistimos a su presentación. El HTC One Mini ya está entre nosotros. Desde entonces lo hemos probado a fondo para ver qué tal se desempeña, sobre todo teniendo en mente la experiencia del HTC One, y viendo si este Mini cumple con lo que se espera de él.

Pantalla

La pantalla del HTC One Mini no es Full HD, su resolución baja respecto a la del One, así como su tamaño. En sus 4,3 pulgadas encontramos un panel Super-LCD de 1280 x 720 píxeles que es notablemente superior a lo que ofrece la competencia. Aunque se nota la bajada en densidad de píxeles respecto al HTC One (de los insuperados 468 ppp a 341 ppp), se mantiene sobradamente por encima de competidores como el Samsung Galaxy S4 Mini y sus 256 ppp. La calidad es más que aceptable, y aunque se pierde esa sensación única del One de ser incapaz de distinguir un sólo píxel en su pantalla, la calidad es bastante buena, probablemente de lo mejor que podemos ver en el segmento de gama media-alta en el que se encuentra.

HTC One Mini

No está al nivel del One, pero es muy buenaEsa es, sobre todo, su respuesta en interiores: una nitidez plenamente satisfactoria y unos colores bastante realistas, sin caer en la saturación excesiva a la que están tendiendo desde hace un tiempo muchos fabricantes. Menos llamativo, pero más convincente para quien busque fotografías reales, y no con colores que se alejan de los que estábamos viendo. Por lo que respecta a su respuesta en exteriores, está un peldaño o dos por debajo del One, y es quizás donde más he notado la diferencia entre la calidad de uno y otro. Con el brillo al máximo, bajo la luz solar hay reflejos y cuesta distinguir ciertos elementos. Así y todo, las expectativas tras usar el One son demasiado altas, y el One Mini podemos decir que cumple de forma justa. Hubiese estado bien poder darle un brillo más alto que el máximo que permite.

Construcción excelente, da la sensación de tocar directamente el iconoSu construcción no da lugar a sorpresas: es un panel Gorilla Glass con un acabado excelente y una respuesta táctil óptima. Además, el panel es tan fino que produce la sensación de que estamos tocando directamente el icono, sin capas intermedias. Sensación comparable únicamente a los pocos terminales que componen el top de la gama alta. Como curiosidad, permite el uso de salvapantallas, aunque de momento sólo trae por defecto el modo ‘Colores’, que muestra un degradado de colores en movimiento que no pasa de eso, una mera curiosidad.

HTC One Mini

Diseño y acabados

Bonito, aunque no tanto como el One‘HTC One Mini’ empieza por ‘HTC One’, y eso es una losa bastante pesada, sobre todo si pensamos en términos de diseño y calidad de los acabados y materiales empleados. Por suerte, HTC no ha escatimado en materiales y el HTC One Mini repite con un cuerpo de aluminio y un diseño prácticamente idéntico a su hermano mayor, pero con algunas diferencias. Unas más notables que otras, pero sin duda siendo la más llamativa es el borde de plástico blanco, grueso y basto, que recubre los bordes del terminal. Con el paso de los días he conseguido acostumbrarme a verlo y acaba quedando bastante natural, aunque al principio se hace traumático pasar del One a él, y es que el One une ambas caras con una fina banda de policarbonato blanco que queda bastante más fina y natural.

HTC One Mini

Por lo demás, se elimina la antiestética línea vertical sobre la cámara, donde ahora se ubica el flash, en lugar de a un lateral. El logo de Beats Audio en la carcasa trasera es gris, más discreto que el rojo habitual. Los botones de volumen están separados entre sí, en lugar de ser una sóla pieza metálica, y el botón de bloqueo ha mejorado, al ganar un poco de prominencia y no estar tan a ras como el One. Lo ha hecho mientras ha perdido el sensor de infrarrojos que ocultaba en el One, característica que el HTC One Mini pierde. Otros detalles menores son que los altavoces son un poco más pequeños, así como los sensores de ambas cámaras.

No da la sensación de terminal low-cost, mantiene el nivel del OneEl resultado es el de un terminal bastante bonito, no tanto como el One, pero manteniendo lo mejor de sus líneas. La apariencia de bumper que tienen sus bordes prominentes, como ya he dicho, es un inconveniente, pero con un poco de tiempo es posible acostumbrarse. Las versiones ‘Mini’ de smartphones de renombre tienen un problema de base, y es cómo gestionar las expectativas. De ello puede dar cuenta el Samsung Galaxy S III Mini, un terminal irrisorio en experiencia y especificaciones en comparación con el Galaxy S III. El HTC One Mini, por suerte, mejora esta sensación, no da la impresión de ser un terminal low-cost ni mucho menos (tampoco lo es por su precio, por otra parte). Su construcción y diseño son prácticamente igual de buenos (salvo por pequeños detalles) que los del HTC One.

HTC One Mini

Aparte de los mencionados botones de bloqueo / desbloqueo y los de volumen, el HTC One Mini cuenta con sólo dos botones más, ambos capacitivos. Una solución que están adoptando varios fabricantes por completo (como la propia HTC), o al menos en parte (como Samsung, que los une con un botón físico). Aunque su utilización es más cómoda que la de botones físicos, ya que necesitan una pulsación mucho más suave, presentan más problemas de pulsación involuntaria de los que nos gustaría, dado lo fácil que es pulsarlos sin querer. HTC, como el resto de fabricantes que los utilizan, deberían pensar una solución para evitar esto.

Sense 5.0

Fue hace unos meses en el HTC One cuando vimos por primera vez esta actualización de la capa propia de HTC. A mi juicio, la única capa de personalización para Android que tiene un valor añadido. Pero que desde luego, no es perfecta, y tiene algunas carencias y problemas. Pero HTC, como tantos otros fabricantes, han llegado al punto de ocultar a Android para potenciar su marca propia, para distinguirse del resto. Para que ‘tener un HTC’ no sea en el imaginario social lo mismo que ‘tener un Android’. Y es por eso que Sense va cogiendo más peso con cada actualización, y es esperable que lo siga haciendo.

Blinkfeed

Una de las apuestas estrella de HTC con esta última versión de Sense fue implementar en la pantalla de inicio su propio agregador de medios, que unido a la integración con redes sociales, permite mostrar de forma directa las últimas noticias que hayan ocurrido. Desde las que publiquen medios como ALT1040, Reuters o Experiensense, hasta las actualizaciones de nuestros amigos en Facebook o los últimos tweets publicados por perfiles a los que seguimos. Una suerte de hub donde concentrar toda la información que nos interesa. Vale, la información nos interesa, para eso la seguimos, pero… ¿es realmente interesante un servicio así?

Puede serlo. E igual que puede serlo, puede no serlo. Por eso, debería existir la posibilidad de mostrarlo en la pantalla de inicio (a la izquierda del todo, imposible de mover)… o no. Y es que Blinkfeed pasa de obligatorio de probar y curiosear, a imposible de ocultar (salvo instalando un launcher). Funciona bien, es fluido, pero otro de sus ‘pecados’ es mostrar sólo una lista de fuentes simultáneas por región. Es decir, no podremos agregar medios anglosajones si también queremos conservar los hispanoparlantes. Motivo que causa que muchos huyamos al verdadero Flipboard, Feedly, etc. De ahí viene la frustración, de tener un producto que parece incompleto o inmaduro a la fuerza en nuestra pantalla de inicio.

Zoe

HTC One Mini

¿Cuántas veces nos hemos quedado sin una buena fotografía de un momento demasiado rápido? Por ejemplo, a la hora de fotografiar a niños, a una escena deportiva, etc. Para eso se crearon las capturas en ráfaga, pero para evitar acabar con 40 fotografías de las que borrar 39, HTC ideó Zoe, un modo de captura que graba un pequeño vídeo -desde 1 segundo antes de hacer la foto hasta los 3 segundos posteriores- para elegir de ese lapso la mejor instantánea. Algo parecido al modo TimeShift de BlackBerry 10. Zoe es el tipo de valor añadido al que me refiero cuando hablo de Sense. Aunque todos los fabricantes saben que la cámara está muy valorada por el usuario y no tardan en darle nuevas funcionalidades, pocos ofrecen algo realmente útil. Y aunque en situaciones limitadas, Zoe lo es.

Con Android 4.2.2

4.2.2 pule detalles que Sense 5.0 tenía pendientesLa reciente actualización a Android 4.2.2 que tuvo el HTC One, y ya presente en el HTC One Mini, mejoró bastante algunas de las carencias de las que hablábamos. Pequeños detalles que una vez presentes acaban convirtiéndose en grandes aliados del usuario. Por ejemplo, el panel de ajustes rápidos al que acceder desde el centro de notificaciones que Sense 5.0 no tenía. O la posibilidad de mostrar el porcentaje restante de batería en la barra de estado, en el lado derecho, el de las notificaciones nativas (batería, reloj, Wi-Fi, cobertura, alarma…). Hasta ahora podía hacerse con aplicaciones de terceros, pero en el lado izquierdo, el de las notificaciones de aplicaciones.

Rendimiento

Desde HTC aseguraban que el HTC One Mini está creado para mantener la experiencia de usuario del HTC One en un tamaño más compacto. Viendo sus especificaciones es algo complicado pensar que va a ser así con seguridad, puesto que tanto su procesador (doble núcleo a 1,4 GHz) como su RAM (1 GB) bajan respecto al One. Así, quedaba la duda sobre si su funcionamiento sería igual de fluido y eficaz. ¿Lo es? Podría perderme en benchmarks, en descargar aplicaciones que sangren la batería y calienten la parte trasera del terminal y ver, cronómetro en mano, si la respuesta es igual de rápida con centésimas de segundo de precisión. Pero todo eso no es necesario.

Mantiene la experiencia de uso del OneEl HTC One Mini, para decirlo de forma breve y clara, cumple perfectamente, su experiencia de uso es óptima. Sí, si lo medimos en benchmarks y en centésimas de segundo seguramente podremos hacer una gráfica bastante chula dejándolo por debajo del One y por encima de (quizás) el Samsung Galaxy S4 Mini. O no. Pero lo importante es el uso real, y el HTC One Mini consigue que nos olvidemos de su hermano mayor. Sencillamente, mantiene la experiencia en un tamaño más manejable. Y especificaciones al margen, ése debe ser el sentido de un ‘Mini’.

Desde Spotify o Twitter hasta Google Maps, Asphalt 7 o In the Dead. Absolutamente todas las aplicaciones que he probado en el HTC One Mini responden igual que en el HTC One, es decir, de forma plenamente satisfactoria. En ningún momento pensé en que necesitaba más potencia, ni más fluidez. En cuanto a la conectividad, se agradece que haya mantenido el LTE y no haya sido suprimido para ahorrar costes. Con tres de las cuatro grandes operadoras en España habiéndolo implantado ya, este terminal gana enteros con la posibilidad de usarlo.

Batería

Cumple lo habitual, sin mucho másSi las especificaciones del terminal al leerlas por primera vez nos hacían pensar inevitablemente que iba a haber bajada de calidad respecto al HTC One, los números de la batería fueron lo que más fríos nos dejó. 1.800 mAh, por debajo de los 2.300 mAh del One. No obstante, su pantalla inferior en resolución y tamaño son el primer componente que le haría ahorrar autonomía. Su procesador o su RAM igualmente inferiores, también. Entonces, ¿qué hay del uso real? Confiaba en que como el propio HTC One en su momento, el HTC One Mini lograra sorprenderme e ir un poco más allá de lo esperado. Pero de donde no hay, no se puede sacar demasiado, y el HTC One Mini cumple con lo justo, su autonomía es buena pero sin salirse de los cánones que marcan el resto de terminales: aproximadamente, un día de uso.

HTC One Mini

Lo mejor de su batería (aunque no ‘propio’ de su batería) es seguramente el modo de ahorro de energía que integra Sense 5.0, que eliminando todos los ornamentos del sistema, como la vibración al pulsar teclas, sonidos, brillo elevado, o incluso la conexión de datos mientras la pantalla está apagada (lo que más batería conserva). Otro factor más es que se calienta bastante cuando utilizamos aplicaciones que consumen muchos recursos, pero también suele hacerlo cuando lo usamos de forma prolongada, aunque se trate de aplicaciones relativamente ligeras. El HTC One pecaba de lo mismo, y HTC debería plantearse hacer algo con este… ¿fallo?

Cámara

HTC One Mini

Tristemente, parece que Ultrapíxel va para largoEl pasado mes de febrero, cuando HTC presentó el One, nos sorprendió con una arriesgada propuesta en su cámara de fotos: la tecnología Ultrapíxel, un mero nombre comercial para su cámara de 4,3 megapíxeles y algunas sorpresas más. Como era de esperar, HTC ha querido amortizar esta tecnología y hacerla una seña de identidad, y también la ha montado en el HTC One Mini. Partimos de la base de que a estas alturas todos nos hemos enterado ya de que más megapíxeles no implican más calidad, por lo que 4,3 megapíxeles no indicarían necesariamente una cámara peor. Pero sí una mayor calidad a la hora de hacer recortes (ampliaciones) en las fotografías. Y aquí es dónde más flojea la tecnología Ultrapíxel de HTC. Lo podemos ver en la siguiente imagen, ampliada en el lado derecho para ver la capacidad de mostrar el detalle:

HTC One Mini

El nivel de detalle es su punto más débil¿Qué significa exactamente Ultrapíxel? La explicación llana de HTC dice que los píxeles de las imágenes tomadas con su cámara son más grandes, y por tanto, más luminosos. A nivel técnico, los píxeles del sensor de la cámara Ultrapíxel, presente en este HTC One Mini, tienen un tamaño de 2 micrómetros, mientras que competidores como el iPhone 5 o el Sony Xperia Z lo tienen de 1,4 y 1,1 micrómetros, respectivamente. La consecuencia es la posibilidad de captar imágenes más luminosas. Pero al tener un tamaño tan escaso en comparación con los sensores de los buques insignia de Sony (Xperia Z) o Samsung (Galaxy S4), ambos de 13 megapíxeles, las ampliaciones se ven terribles, como hemos visto. Definitivamente, es una buena cámara con luz diurna y también nocturna a distancias cortas, pero no hemos de poner muchas expectativas a la hora de recortar fragmentos de imágenes a grandes distancias buscando el detalle. Llevado a la vida real: es una cámara inútil para quien le guste fotografiar paisajes o similares. Es válida para quien le dé un uso más básico, como fotografiar personas o escenas a corta y media distancia.

Asimismo, las fotos macro podrán tener poca profundidad de campo, y el resultado será un fondo desenfocado, ese que tanto gusta conseguir para darle un aspecto más profesional a la imagen. Pero la reducción de ruido del software nativo de la cámara es tan agresiva que deja unos bordes demasiado marcados, casi irreales. No obstante, el One Mini (o mejor dicho, Sense 5.0) trae una cámara a la que se le pueden aplicar muchísimos ajustes, entre ellos, reducir este efecto que busca aumentar la nitidez de la imagen.

Sonido

Aunque no es el primero, ni es ya novedoso, llevar el logo de Beats Audio en la trasera de su carcasa le hace meritorio de un apartado especial en cuanto a sonido. Si a ello le sumamos la tecnología BoomSound de sus altavoces estéreo, más todavía. Pero toca diferenciar, pues en su presentación nos insistieron con que probáramos los auriculares de serie que trae el terminal, pues según HTC tienen una calidad muy elevada y han puesto especial empeño en ellos.

Altavoces

HTC One Mini

Nada nuevo bajo el sol. Los altavoces con tecnología BoomSound que incorpora el HTC One Mini son muy similares a los del One. Pero ‘muy similares’ no significa ‘idénticos’, y que son algo más pequeños, pero también algo más discretos en cuanto a su sonido. Quizás en parte sea de agradecer, pues el sonido de las notificaciones y alarmas del One era excesivo, literalmente asustaba, así como su vibración. El HTC One Mini tiene un sonido algo inferior, muy potente, pero unos puntos por debajo. En cuanto a su calidad, no tiene ningún factor sorprendente, no tiene mal sonido pero tampoco una nitidez que nos haga extrañarlo cuando ya no lo tenemos. Su potencia sí sigue siendo superior a la de otros fabricantes que mantiene altavoces mucho más pequeños, en la mayoría de casos ni siquiera en la parte frontal.

Auriculares

HTC One Mini

Para empezar, son auriculares in-ear que aíslan del sonido externo gracias a sus tapones de silicona. Para mi gusto, son bastante incómodos, pero como todos los auriculares in-ear, y en mi opinión, lo cual es subjetivo por completo. Así y todo, me parecen incómodos, difíciles de mantener en la posición deseada durante determinado tiempo sobre todo en movimiento. Su cable plano tampoco me parece el mejor argumento. Sobre su sonido, nuevamente, nada nuevo, valga la redundancia. Un volumen potente unido a un oído aislado del ruido externo, pero la calidad sigue sin ser llamativa. Dado lo fácil que es que se caigan, me ha sido más sencillo usarlos parado en casa, por ejemplo. En ambos casos, con calidad ‘Extreme’ (320 Kbps) de Spotify, la nitidez es aceptable pero lejos de lo que podríamos esperar de unos auriculares de primer nivel. Sencillamente, éstos no lo son, no dejan de ser unos auriculares que vienen de serie con un smartphone, con las limitaciones que ello conlleva.

Conclusión

8.5
10

Tras un primer producto que no salió como nos esperábamos (Samsung Galaxy S III Mini) y un sucesor que ya se acercó algo más (Samsung Galaxy S4 Mini), tenemos frente a nosotros a un producto que sí es lo que debe ser un ‘Mini’: mismo desempeño, tamaño más compacto, aún con los defectos de su hermano mayor. Desde luego no es un producto redondo, ni por algunas cuestiones de software (ni Sense 5.0 ni Android 4.2.2 son perfectos, pero ¿quién lo es?) ni de hardware, como su cámara Ultrapíxel, que es una propuesta innovadora que se agradece, pero que definitivamente no es la mejor idea para un smartphone. No obstante, es la mejor versión ‘Mini’ vista hasta la fecha, no es en absoluto frustrante, y responde de una forma más que aceptable en todos los ámbitos. Quizás podría haber llegado a un precio algo más contenido que sus 499 euros, que deberían bajar pronto si pretende ser un producto competitivo. Mientras lo hace, ya podemos agradecer que un fabricante como HTC vuelva a poner atención en las pantallas manejables, y no sólo en phablets. ¿Recomendable? Mucho.


Pros

  • Mantiene la experiencia del HTC One
  • Mantiene también su buen diseño
  • La pantalla, manejable y de calidad

Contras

  • Cámara Ultrapíxel, no es la mejor opción
  • Se calienta muchísimo con facilidad
  • Precio poco contenido