análisis

HTC One M8

- Abr 7, 2014 - 12:47 (CET)

Ficha técnica

HTC-One-M8_Gunmetal_Silver_Gold

  • Pantalla: IPS 5″ Gorilla Glass 3
  • Resolución: Full HD 1080p, 441 ppp
  • Procesador: Snapdragon 801 a 2.3 GHz
  • GPU: Adreno 330
  • Conectividad: HSDPA, LTE, NFC, Bluetooth 4.0
  • Cámara: 4.3 MP Ultrapixel Dual Flash LED Duo Camera / Frontal 5 MP BSI
  • Memoria RAM: 2 GB
  • Almacenamiento: 16 GB + slot microSD
  • Batería: 2.600 mAh
  • Dimensiones: 146.4 x 70.6 x 9.4 mm
  • Peso: 160 g

Tras la buena acogida del HTC One de 2013, para muchos el mejor smartphone del año, HTC ha repetido fórmula en muchos sentidos para empezar 2014. Nombre, diseño, e incluso algunas especificaciones. Analizamos el HTC One M8.

Al contrario que la gran mayoría de hermanos de pasión que leo en Twitter, el nuevo HTC One no consiguió levantar demasiada expectación en mí durante las semanas previas a su presentación. Y no será por no haberse dejado ver lo suficiente. El HTC One M8 es quizás uno de los terminales más filtrados de la historia.

En mi opinión, el HTC One de 2013 envejeció mal. Por cosas como Ultrapixel (que ya luego hablaré de eso), o por un diseño muy bien pensado para los ojos pero no tanto para la ergonomía. Me enamoró al principio y me desencantó con el paso del tiempo.

A eso le sumamos que el año para HTC continuó con el One Mini (vale, bien) y acabó con el One Max (terrible). Por todo esto, mis expectactivas de un nuevo HTC eran bajas.

htc one m8

Luego las cosas cambiaron. Como Al Pacino cuando vio a la atractiva Elvira saliendo del ascensor en Scarface, lo mío con el One M8 fue amor a primera vista. Era difícil que no fuese así con un diseño tan cuidado (con matices que luego explicaré), tan atractivo. Tan único.

Lo que ocurrió después, lo condenso en las siguientes 2.500 palabras. Mi análisis del HTC One M8.

HTC One M8 tumbado

¿Quién puede competir contra este diseño industrial?

El HTC One M8 llega en tres colores: gris metálico, plateado y dorado ámbar. Todo el marketing, incluidas las unidades de prueba que nos han cedido, son en gris metálico, que logra que el HTC One M8 sea quizás el smartphone más bonito que he visto nunca, al menos entre los que usan aluminio. Si en las fotos o vídeos parece bonito, al tenerlo en las manos su belleza va mucho más allá.

HTC One M8 cámara

Otros ejemplos de buen diseño, como Apple o Nokia, van por otros caminos igual de válidos. Pero el HTC One M8 en gris metálico (gunmetal gray es su nombre original) se queda sólo. Es excepcionalmente bonito y llamativo. Además, aumenta la cuota de metal respecto al One de 2013: un 90 % de su cuerpo es de aluminio, por el 70 % del modelo anterior.

HTC One M8 - HTC One M8 - HTC One M8 - HTC One M8 - HTC One M8

Hechas las alabanzas obligatorias, toca hablar de las desventajas en su diseño. Para mí, principalmente dos:

  • Puertos del borde inferior. Allí está alojados la salida de auriculares (mucho mejor que en el borde superior, como en el One) y el microUSB. La toma de auriculares no está centrada verticalmente, sino pegada al extremo inferior. El microUSB no está centrado horizontalmente, sino escorado a la derecha. Quizás haya sido cosa de tener dispuesta así la placa base y no preocuparse demasiado por remediarlo. Pero la sensación hubiese cambiado de estar dispuestos de otra forma. Por supuesto, no es algo grave.

HTC One M8 puertos

  • Largo, larguísimo. Para hacernos una idea: el Samsung Galaxy Note 3, con 5.7 pulgadas de pantalla 100 % aprovechables, mide 151.2 mm de altura. El HTC One M8, con 5 pulgadas de pantalla de las que son aprovechables 4.7 por los botones táctiles, mide 146.4 mm de altura. La diferencia no es en vano: el M8 integra los altavoces estéreo BoomSound, pero la banda negra con el logo de HTC sin botón alguno permanece. Y no sé hasta qué punto merece la pena todo esto. La ergonomía acaba siendo peor que la de muchos otros buques insignia del mercado.

HTC One M8

Dicho esto, no son errores dramáticos, no impiden que tener el One M8 en la mano sea adictivo y agradable. En gran medida por esos bordes redondeados y ese aluminio pulido.

Pantalla

De alguna forma, en los últimos años había calado entre algunos fabricantes la idea de que la pantalla es una cosa secundaria y burguesa. Un pijerío innecesario. Un día alguien me dijo que con un AMOLED normalito un smartphone incluso de gama alta va que chuta. Podría ser, el Galaxy S4 fue otro éxito de ventas. Pero a mí la fórmula del barrio pijo me gusta más, la verdad. Y ahí estableció su morada HTC con el One de 2013.

HTC One M8 - Pantalla y bezel

Ese glorioso panel IPS que barrió a cualquier rival, con una densidad de píxeles más alta que ningún otro que hacía imposible distinguir un sólo píxel, incluso con mucho esfuerzo. Ese panel al que no le importaba estar bajo el sol de las 2 de la tarde, porque iba a lograr que lo vieras igual.

HTC One M8 Pantalla

Y aquí entra la gestión de las expectativas: si HTC llamó a la puerta con semejante pantalla, para 2014 esperábamos algo apoteósico. Y «sólo» ha llegado algo superior, quizás algo por encima del One en algunos sentidos, pero no un gran salto. Claro que esto no importa, porque el panel del M8 sigue siendo sobresaliente, de lo mejor que podemos encontrar en el mercado. Aunque ahora la competencia aprieta más, ya que muchos han acabado mudándose a ese barrio pijo. Por ejemplo, lo vemos en el brillo de la pantalla medido en nits. Ahora el M8 es uno más en la gama alta, y hace un año estaba en el top.

En el resto de mediciones también podemos comprobar que a nivel técnico, el M8 no despunta demasiado. Como recordatorio, el gamma afecta principalmente a cómo vemos la escala de grises, la temperatura de color para medir si la iluminación de la pantalla es demasiado cálida o fría, y Delta E mide la diferencia de color mínima que puede percibir el ojo humano (todas las explicaciones técnicas, en Todo lo que debes saber sobre la pantalla de tu smartphone). Pero por supuesto, cuando algo nos apasiona de verdad, el corazón prima sobre la cabeza, y lo que cuenta en última instancia es el feeling que da la pantalla. Y como decía al principio, sigue siendo sobresaliente.

PD: Si alguien quiere descargar el fondo de pantalla, lo dejo subido a Dropbox.

Cámara

HTC One M8 Duo Camera

«Y sólo cámara», en singular. Porque de Duo Camera hablaré un poco más adelante. Con el One M8 es importante pararse a mirar esa cámara, la Ultrapixel, más allá de los añadidos. Y es que los genios del marketing, una vez más, nos han querido vender bikinis con modelos octogenarias. Y en plena nevada. Con Samsung, Sony, LG, Nokia y compañía alistadas en los 13, 16, 20 y hasta 41 megapíxeles, HTC ha repetido cámara de 4.3 megapíxeles. Una cosa es tener personalidad, y otra es encabezonarse. Y ya intuirán por dónde creo que ha ido HTC con la cámara del One M8.

La propuesta es buena, pero debería haber llegado con una mayor resolución.Los megapíxeles no lo son todo, por supuesto. La cámara del iPhone 5s (8 megapíxeles, para los profanos) barre en bastantes aspectos a las de terminales high-end de mucha mayor resolución. Pero montar un sensor de 1/3″ con una resolución de 4.3 megapíxeles y querer ver otra cosa que no sean fotos con un nivel de detalle bajo, roza la entelequia. Y como decía el Señor Naranja en Reservoir Dogs, «los detalles venden la historia».

Así que con el One M8 hay que tener claro que su mejor destino es el de las fotos web o para redes sociales, y según de qué. En cuanto queramos hacer fotos con él captando detalles de objetos lejanos, veremos que tiene limitaciones. No dramáticas, no hablamos de aquel-móvil-del-que-no-quiero-acordarme, pero el agravio comparativo frente a otros gama alta existe.

Como muestra, unos cuantos botones:

cámara HTC One M8 capitol

cámara HTC One M8 recorte 100

En fotos nocturnas, el HTC One M8 se ve demasiado afectado por los puntos directos de luz (faros, farolas, focos…), pero con luces indirectas responde bastante bien:

cámara htc one m8 noche

cámara HTC One M8 lyceum

En interiores con baja luz se desenvuelve bastante bien, aunque Duo Camera ha vuelto a tener problemas y ha dejado el hocico de Pixie desenfocado:

cámara HTC One M8 pixie

Aún sin Duo Camera, y si tenemos buena iluminación, la cámara del M8 puede conseguir macros muy buenas con el fondo muy desenfocado. Y claro, aquí no tendremos problemas con los bordes:

macro htc one m8 flor

Otro problema: el bajo rango dinámico. En cuanto hay una escena con contrastes, deberemos decidir a qué zona enfocamos. La que quede desenfocada supondrá una pérdida de información bastante grande, como la de la zona de sombras o zona luminosa de la foto. El modo HDR no puede solucionar este problema en cada fotografía con altos contrastes. Mejor dicho, claro que puede, pero no debería tener que hacerlo. Porque es un paso más, una pequeña pérdida de tiempo y de procesos activarlo. Y en fotografía, el tiempo puede ser la diferencia entre el momento que pase a la eternidad o una oportunidad desaprovechada.

Ahí va un montaje de tres fotos: la primera, con el cielo y los edificios más iluminados completamente quemadas. La segunda con sombras descomunales en las zonas no iluminadas por el sol. La tercera, con el modo HDR activado:

hdr m8

Y ahora hablemos de la gran novedad: Duo Camera. La doble cámara no sirve para grabar vídeo ni hacer fotos en 3D. De hecho nunca jamás haremos una foto con el sensor superior. Esta segunda lente sirve como sensor de profundidad para conseguir efectos que mediante sólo software no serían lo mismo.

El principal es poder enfocar o desenfocar ciertas áreas de la foto con un sólo toque, ya que Duo Camera ha detectado la distancia a la que está cada objeto. No funciona mal, pero le falta un afinado de software en algunas ocasiones. Funciona perfecto incluso de noche cuando los objetos están bien delimitados y ante un fondo lejano sin muchos «obstáculos» entre ambos.

Foto base (ojo al desenfoque en los bordes).
Foto base (ojo al desenfoque en los bordes de la imagen).
Primer plano enfocado. A pesar de la buena luz, algunos problemas en los bordes.
Primer plano enfocado. A pesar de la buena luz, algunos problemas en los bordes de los objetos.
Primer plano desenfocado. Los planos intermedios no le sientan muy bien.
Primer plano desenfocado. Los planos intermedios no le sientan muy bien.

La cámara de vídeo trae un modo slow motion a 720 fps para hacer vídeos a cámara lenta. Aquí va un ejemplo en resolución HD, la máxima que permite este modo:

Un punto que merece la pena destacar: la interfaz de la cámara es buenísima, mantiene todas las opciones en un espacio simple y todo a unos pocos toques. Pero si hay que concluir sobre la cámara… el nivel de detalle es bajo, las fotos nocturnas no son la panacea que HTC nos quiere vender con Ultrapixel porque los puntos de luz directa le afectan demasiado, las fotos diurnas tienen un acusado problema de enfoque en los bordes, Duo Camera se complica si los dos planos a enfocar o desenfocar no están muy bien delimitados y alejados… No sé ustedes, pero yo veo demasiados peros y asteriscos, así que me temo que pese a que jugar con Duo Camera es divertido y la interfaz es muy buena, no será esta la cámara que incluya mi smartphone ideal. HTC equipaba buenos sensores en 2012, es hora de volver a apostar por productos reales más que por marketing. Esto teniendo en cuenta que hablamos de un gama alta, pues para más de uno esta cámara será suficiente.

Sexto sentido

Colores de resalte de Blinkfeed en Sense 6.0
Colores de resalte de Blinkfeed en Sense 6.0

Ese es el nombre que HTC ha querido darle, aprovechando el juego de palabras, a Sense 6.0, Sixth Sense. Bien sabe el lector habitual de Celularis que soy socio fundador de la Asociación de Víctimas de las Capas de Personalización (AVICAP), pero siempre vi en Sense una alternativa aceptable, más que las de Samsung o LG, por ejemplo.

Sense 6.0 añade valor, no es una molestia.Pues con Sense 6.0, ni siquiera he de pensar en un One M8 Google Play Edition, porque Sense 6.0 consigue superar el reto de pasar de ser un incordio forzoso a un auténtico valor añadido.Su diseño no creo que sea perfecto, pero al menos no es peor que el de Android 4.4 KitKat. Y además permite usar Helvetica Neue como tipografía.

No hay lacras estéticas. Al usuario le añade utilidades y funciones propias ya vistas como Zoe o Blinkfeed, así como un modo No Molestar vitaminado, un control remoto de TV vía infrarrojos al que se le ha añadido una guía social para seguir la TV, o en el caso del M8, la posibilidad de usar Fitbit sin necesitar ningún otro dispositivo gracias a su coprocesador de monitorización de la actividad, como el del iPhone 5s. También permite desbloquear el M8 mediante gestos en pantalla, o abrir la cámara con el teléfono bloqueado poniendo el M8 en horizontal y pulsando la tecla de volumen.

Sense 6.0 HTC One M8

En cuanto a la autonomía, HTC ha metido un nuevo factor en Sense. Si ya habíamos visto el modo de ahorro de energía, ahora incluye también el modo de ahorro extremo que desactiva todas las sincronizaciones en segundo plano y notificaciones, salvo teléfono, SMS y mail, además de dejar la pantalla con una interfaz simplificada al mínimo.

Rendimiento y autonomía

Pese a que los benchmarks no muestren un rendimiento descomunal, y de hecho hagan que el M8 parezca un terminal de 2013, la frustración que provoca el M8 equivale a cero, porque se desenvuelve a la perfección en cualquier juego, aplicación, vídeo, tarea o animación. Da esa sensación de «máquina perfecta» (por si el aluminio pulido fuera poco) que no renquea en ningún momento.

Los primeros días con el One M8, la autonomía era bastante decepcionante. Así que antes de juzgar preferí darle unos ciclos de carga de margen para ver si la batería se calibraba o definitivamente me tenía que enfadar. Por suerte ocurrió lo primero, y deja resultados de hasta 5 horas de pantalla encendida, que se reduce a unas 4 si usamos juegos exigentes con la Adreno 330. Pero la sensación general que deja es que está lejos de esa huella que dejaron otros terminales como el LG G2. Se queda en el día de uso normal, y tendremos que pasar por el cargador antes si madrugamos y somos usuarios intensivos.

Dot View, dat view!

HTC ONE M8 DOT VIEW

Primera premisa: la mayoría de fundas, carcasas y demás me dejan bastante frío. Prefiero sentir el teléfono en la mano sin nada que oculte su diseño y aumente su grosor. Pero Dot View es una funda que no me ha importado llevar, que acabé quitando pero que sé que volveré a poner. Una vez más, cuestión de feelings, de lo bien que lucen esas pequeñas luces a través de los agujeros de la funda.

DOT VIEW HTC ONE M8

Es incluso adictivo hacer una doble pulsación, sobre todo en la noche, para ver esa imitación de LEDs mostrando la hora y el clima. O responder llamadas sin abrir la funda. No es algo que no hayamos visto con Samsung y LG, pero HTC lo ha hecho de una forma más visual, más atractiva. Quizás por haberlo conseguido de una forma que mezcla lo retro y lo futurista.

Conclusión

9
10

Vuelvo a decir lo mismo que al principio sobre el HTC One 2013: no envejeció demasiado bien. Y mis expectativas con el M8 no eran muy buenas. Pero HTC sabe mejor que nadie cómo lograr que les demos otra oportunidad. Los taiwaneses tienen un gusto exquisito por el diseño, sobre todo porque saben cuidar cómo se siente un producto en la mano. Quien no haya cogido aún un M8, que lo haga en cuanto pueda para saber de qué hablo. Una vez lo tenga podrá comprobar lo bueno de su rendimiento, su pantalla, y sobre todo ese diseño excepcional, pese a sus matices.

En la industria móvil estamos cada vez más acostumbrados a ver bestias atacando con especificaciones cada vez más y más altas y potencia bruta. HTC va con otras intenciones. Va por los feelings, por erigirse en el fabricante de Android con mejor diseño y clase, pese a estar lejos de los top ventas. No sé si lo consigue del todo, pero va por el buen camino. Es algo verdaderamente diferente. Con alguna carencia. Sin ser perfecto (nadie lo es). A su manera. Pero enorgullece verles jugar así.


Pros

  • Pantalla. HTC ya no está sola en la urbanización Pantallas de calidad, pero sigue siendo de lo mejorcito que podemos encontrar.
  • Sense 6.0. No me he equivocado de lado, Sense está en las ventajas. Añade valor, no ralentiza al M8, y está bien diseñado.
  • Diseño espectacular. Cada persona a la que le he enseñado el M8 se ha quedado impresionada con el aluminio pulido. Es exageradamente bonito.

Contras

  • 4.3 megapíxeles. Ya tengo ganas de ver el One del año que viene, pero asumiendo que HTC no va a continuar con este sensor.
  • Batería. Estamos viendo esfuerzos enormes de LG, Samsung o Sony para ofrecernos autonomías cada vez mejores. HTC sigue en el día de uso si no es muy intenso.