análisis

Fuji X100S

- Mar 12, 2014 - 18:30 (CET)

Ficha técnica

FujiX100S-001
FujiX100S-001
  • Sensor: CMOS X-Trans de 16,3 Mp sin filtro de paso bajo
  • Procesador: EXR II.
  • Rango ISO: 100-25600
  • Objetivo: 23mm F2 Fujinon (equivalente 35 mm)
  • Pantalla: TFT de 2″ y 460000 px
  • Formato de grabación: RAW y jpeg.
  • Vídeo: 1920×1080 formato H.264 (60 fps)
  • Tarjetas: SD/SDHC/SDXC.
  • Peso: 445 gr.
  • Tamaño: 126,5 x 74,4 x 53,9 mm
  • Conexiones: USB 2.0, miniHDMI

Llevábamos tiempo esperando probar la Fuji X100S, una revisión de una cámara que ha marcado un antes un después en el mundo de la fotografía. Con una estética inspirada en el mundo clásico y una calidad de imagen fuera de toda duda, la Fuji X100S es un objeto de deseo por sí mismo. No creo que haya una máquina con tanto carisma hoy en día.

Primer contacto

Cuando has oído hablar de algo muchas veces, y siempre bien, tienes miedo de llevarte una decepción. Es algo que me ocurre algunas veces con las películas. Y con algunas cámaras también. Pero tenía la sensación de que la Fuji X100S me iba a encantar. Estaba predispuesto después de tener entre mis manos todos los modelos de la exitosa serie X de Fuji. Y tengo que decirlo cuánto antes. De nuevo he llorado cuando me he tenido que separar de ella. No es la cámara perfecta, pero se acerca.

En muchas páginas, demasiadas quizás, le ponen una pega. Señalan que tener un objetivo fijo es un problema. Y puede ser cierto para diferentes tipos de usuarios, pero para aquellos que aman el reportaje, la fotografía de viajes y la fotografía con sentido clásico es una bendición.

Es muy agradable sostenerla entre las manos. Tienes una cámara, con un sensor APS-C con un objetivo fijo 35 mm F2. ¿Sinceramente se puede pedir más? Bueno sí, una igual pero con un sensor de formato completo por el mismo precio, pero eso no existe. Es la cámara perfecta para muchos fotógrafos que no cambiamos nuestro 35 mm y que queremos ser más discretos sin perder un ápice de calidad.

Y una de las cosas que te enamoran desde el principio es ese visor híbrido que vimos por primera vez en la X-Pro 1 y que combina la claridad del visor de toda la vida con la información del electrónico. Parece una tontería, pero ver el histograma por el visor junto a una imagen clara es una bendición. Pero hay que señalar que algún problema que otro tiene, como veremos más adelante.

FujiX100S II

Principales características de la Fuji X100S

Es una cámara que ha nacido con buena estrella. Los cambios respecto a su predecesora son pocos pero muy importantes. En teoría es una buena señal, pues prueba que el modelo ha sido muy bien diseñado desde el principio.

200ISOf_5,6-1_680 s
ISO 200 f5,6 1/680s

Diferencias con la versión anterior

La Fuji X100 se presentó en septiembre de 2010, cuando las cámaras querían parecer modernas y no una copia de las Leica de los 50. Esta nueva versión llegó en enero de 2013. Me hubiera gustado incluirla en la lista que hicimos de mejores cámaras de 2013, pero como no la hemos probado hasta ahora no pudo ser.

400ISOf_16,0-1_1000 s
ISO 400 f16 1/1000s

El cambio principal es el sensor, que es de nueva construcción y sobre todo carece del filtro de paso bajo, que evitaba el efecto moiré pero a cambio perdía nitidez. Luego hacía falta pasar las fotografías por diferentes métodos de enfoque para recuperarla. Ahora ya no hace falta, y muchos programas permiten eliminar el moire por software.

Y gracias al nuevo procesador EXR II todo el sistema funciona más rápido. El autoenfoque, por detección de fase, llega a los 0,08 sg, una auténtica barbaridad; el encendido es instantáneo y el enfoque manual ahora es bastante mejor, algo que criticaron mucho del modelo original.

En esencia, pocas cosas más trae la nueva versión. Pero si nos metemos en la configuración de la misma, y nos fijamos que Fuji es una de las marcas que realmente escuchan a sus clientes, descubrimos mejoras en la configuración del menú, nuevos filtros y simulaciones muy útiles para los que disparan todavía en jpeg

El sensor sin filtro de paso bajo

No he tenido la oportunidad de probar el modelo anterior, pero la nitidez que da la Fuji X100S es impresionante. El secreto es, desde luego, la ausencia de filtro de paso bajo. Desde la compañía están tan seguros de su calidad, que se atreven a decir que es comparable a la de un sensor de formato completo.

Al juzgar las fotografías que he hecho durante la prueba, puedo decir que el resultado es muy bueno. Su calidad es tan alta que se puede trabajar con ella a nivel profesional sin miedo a ser criticado por los superiores. Puedo afirmar que muchas fotos a 3200 ISO son perfectamente utilizables.

Fuji X100S ISO
Fuji X100S ISO

El sensor, apoyado por la eficacia del procesador, ofrece reducción de las interferencias, mejora de la sensibilidad e incremento del rango dinámico. Pero no está solo, pues tiene una simbiosis perfecta con el objetivo fijo de 23 mm.

23 mm F2 Fujinon

El objetivo que calza la X100S es el mismo que el de la anterior versión. Por el tamaño del sensor se comporta como un 35 mm, la focal favorita de los reporteros clásicos.

La luminosidad máxima de f2 es equiparable a la de los objetivos básicos de las marcas reinantes. Su calidad salta a la vista, y después de las pruebas podemos decir que dicho diafragma es perfectamente utilizable. Además el pequeño viñeteado desaparece a f2,8. La difracción hace presencia a f16. Y su punto dulce está entre F5,6-8

Lo que es una pena es que no venga de serie con el parasol, un accesorio fundamental que debería venir pegado al objetivo, pues evita el deslumbramiento y la pérdida de saturación.

El visor híbrido

Este sistema, único en el mundo, viene de la serie profesional y es culpable del alto precio de la cámara. No conozco a ninguna marca que lo tenga en su catálogo, por lo que estamos ante una exclusiva de Fuji.

FujiX100S-006bis
FujiX100S-006

Sirve para aprovechar la ventaja de los dos mundos, el óptico y el electrónico. Por un lado la luminosidad y claridad del sistema óptico, y la ventaja de tener siempre a la vista el encuadre. Y por otro la posibilidad de tener todo tipo de información, como el histograma, algo que ya echo de menos en todas las cámaras.

Pero hay un problema que a muchos puede despistar. El visor óptico no ofrece la misma perspectiva que un 35 mm, por lo que algunas veces las líneas pueden aparecer caídas, sobre todo si hacemos fotos de arquitectura. Además hay que saber que el recuadro que aparece es el que marca los límites del encuadre del objetivo, y todo lo que quede fuera no sale. Es una herencia de los visores telemétricos de Leica. Podemos ver lo que va a entrar en el encuadre, pero no significa que lo registremos. Para solucionar todos estos problemas sólo tenemos que utilizar el visor electrónico.

Manejo de la cámara

Esta cámara está hecha para gente experimentada. Tiene todos los modos clásicos de exposición, pero carece de la rueda clásica, algo que puede despistar mucho.

FujiX100S-005
FujiX100S-005

En la parte superior tiene una rueda con los tiempos de exposición. Si lo dejamos en A, este valor se lo dejamos a la cámara. El objetivo tiene un aro con todos los diafragmas, de la forma clásica que jamás debería haberse perdido. Si lo ponemos en A, como con los tiempos de exposición, entonces la cámara funcionará en modo Programa o Automático.

Si queremos trabajar con prioridad a la abertura, sólo tenemos que modificar los valores en el aro de diafragmas; si queremos prioridad a la obturación podemos poner los valores con la rueda superior. Y si queremos todo manual, tendremos que mover ambas cosas. Como antes.

No hay ningún secreto más en su funcionamiento. Además, si disparamos en formato RAW, tendremos en nuestras manos la cámara más sencilla de manejar. Una mezcla perfecta entre dos mundos, el clásico en el diseño y el digital en su interior.

Conclusión

9.5
10

Yo querría comprarme esta cámara ya. Probablemente la usaría de segundo cuerpo pero pronto se convertiría en mi cámara principal. Su facilidad de manejo y la calidad de imagen hace que estemos ante una de los mejores modelos que podemos encontrar en el mercado fotográfico.

Tiene la misma calidad que algunas cámaras réflex de renombre, y supera a la mayoría. Además es ligera, nada voluminosa y muy resistente. Estoy convencido que con el tiempo va cogiendo la pátina de todas las cosas clásicas.

Parece de otro tiempo, pero en su interior tiene la última tecnología. No es una cámara pretenciosa y que llame la atención, por lo que es ideal para pasar desapercibido por nuestros modelos de la calle. Con ella parecemos hipster pendientes de la última moda en vez de fotógrafos de verdad.

El objetivo fijo nos obliga a esforzarnos y buscar y encontrar los mejores encuadres. Aunque parezca mentira, nos ayuda a ser mejores fotógrafos. No es una cámara de aficionados, es para gente experimentada. Y para las ventas puede ser malo, pero Fuji ya ha conseguido el prestigio con este modelo. Por 1000€ podemos tener entre las manos algo muy parecido a lo que tuvieron los grandes de la fotografía en los años 30 y 40, cuando compraron sus primeras Leica.


Pros

  • La excelente calidad de imagen.
  • El objetivo fijo que nos obliga a movernos.
  • El visor híbrido.
  • El inmejorable servicio postventa de Fuji y sus buenas actualizaciones.

Contras

  • La trampilla de la tarjeta.
  • La duración de la batería, un poco justa.
  • Que no me la pueda comprar ahora mismo.