Llevamos catorce días de este año 2015 y ya hemos tenido la primera noticia sorprendente en el mundo tecnológico: Según la agencia Reuters, la surcoreana Samsung estaría en negociaciones para comprar a BlackBerry, la conocida empresa canadiense de sus terminales de nombre homónimo, por una cantidad cerca a los 7500 millones de dólares, buscando ganar acceso a su extenso portafolio de patentes.

Esta compra puede tener muchos motivos ocultos: desde la cartera de patentes hasta una mejora de Samsung Knox.Esta noticia es una sorpresa en general por el repentino anuncio, pero no nos pilla de improvisto que BlackBerry era el candidato ideal para ser adquirida por Samsung debido a su precaria situación en los últimos tiempos. Tras la compra de Motorola por parte de Lenovo y de Nokia por parte de Microsoft, la compañía canadiense era de las pocas que aún permanecía independiente por lo que, de confirmarse esta negociación entre el gigante surcoreano y la compañía dirigida por John Chen, sería sin duda el fin de una era para los amantes de BlackBerry.

Concretamente, Samsung buscaría pagar entre 13.35 y 15.49 dólares por acción, lo que es entre un 38 y 60% superior a la cotización actual. Pero la cuestión más importante es: ¿qué es lo que busca Samsung con esta hipotética compra de BlackBerry? Hay dos opciones a contemplar sobre todo: la cartera de patentes de la compañía canadiense, o bien un enfoque más corporativo para Samsung, especialmente tras su interés en esta materia con Samsung Knox, su suite de seguridad para todos sus dispositivos, así como su reciente colaboración con la propia BlackBerry par mejorar Knox.