El Registro No Llame es ya una realidad y ha arrancado operaciones el día de hoy 7 de enero. Este proyecto, que comenzó como una iniciativa en el mes de julio, representa uno de los programas más ambiciosos en la historia del gobierno argentino en la búsqueda de eliminar de manera ágil, legal y funcional las llamadas no deseadas de publicidad a números fijos y móviles. Surgida como parte de una necesidad disparada a raíz de la proliferación de publicidad, mensajes, llamadas y demás clases de spam publicitario que invadió a los usuarios de telefonía celular de la nación en los últimos años.

En su momento, cuando el anteproyecto circulaba por la cámara baja del Poder Legislativo, ya criticábamos los puntos débiles del Registro No Llame, en razón de que centraba todos sus esfuerzos en la generación de un registro, donde todos los inscritos estarían exentos, en teoría, de cualquier clase de llamada publicitaria en sus líneas telefónicas, pero sin contar con algún mecanismo adicional que asegurara o fortaleciera este objetivo. Ahora el registro inicia, con pocos cambios en relación a lo visto hace casi medio año, contemplado para iniciar con plena vigencia a partir del 14 de enero.

Argentina

El Poder Ejecutivo Nacional de la Argentina reglamentó hoy la creación del Registro No Llame, ante la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales (PDP) del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, por medio del decreto 2501/2014, que fue publicado hoy en el Boletín Oficial, dejando todo listo para arrancar formalmente dentro de una semana. De acuerdo con los detalles descritos en su sitio web, el Programa Nacional No Llame permitirá que los usuarios se registren en una base de datos para no recibir publicidad en sus teléfonos móviles o fijos. El registro es público, gratuito y tiene alcance nacional, puede realizarse por internet o por llamada telefónica, marcando a la línea 146 o el 0800-No Llame (0800 444 3360).

Prácticamente todas las variables del mercado son cubiertas por el Registro No Llame: telefonía básica, móvil, servicios de radiocomunicación móvil celular, comunicaciones móviles, mensajes SMS y de voz por IP. Las compañías publicitarias por ley estarán obligadas a cotejar el registro cada 30 días para evitar contactar a los inscritos en el padrón, teniendo los usuarios la posibilidad de demandar a las compañías que no respeten el registro y sigan ejecutando llamadas de SPAM a sus números móviles o fijos. Las sanciones contempladas hasta el momento van de los mil a los 100 mil pesos.