El caso de la red celular Yaee en el Estado de Oaxaca, México, es uno de esos extraños que surgen en raras ocasiones, en escenarios muy aislados bajo condiciones precarias y concretas, en donde la voluntad de una comunidad por implementar nuevas tecnologías de telecomunicaciones, ajenas a su vida diaria, llevan a crear soluciones y escenarios dignos de admiración. Tal y como sucede aquí con la red celular Yaee, la cual replica, a su modo, lo que ya habíamos visto hace un par de años en el remoto poblado de Villa Talea de Castro, también en México, y en donde ambas, ante la ausencia de interés por parte de las operadoras (y el gobierno) para implementar infraestructura que permitiese otorgar servicios de telefonía celular, los mismos habitantes del poblado se organizaron para generar su propia red móvil; el caso de la red celular Yaee es todavía más extremo, ya que incluso llegaron al grado de construir sus propias antenas de telecomunicación.

De acuerdo con un extenso e interesante reporte de Media Telecom, en el poblado de San Juan Yaee, una comunidad a más de siete horas de la ciudad capital del Estado de Oaxaca, en México, la asociación civil de telecomunicaciones Rhizomatica, ha implementado una innovadora iniciativa, organizando a los vecinos de la comunidad para invertir la suma de $90.000 pesos en las creación de una infraestructura propia para generar servicios de telefonía celular. Debido a las condiciones geográficas del lugar, y la considerable distancia entre éste y las zonas de cobertura, los habitantes se habían visto obligados a utilizar sus teléfonos celulares y smartphones como simples reproductores de música o cámaras digitales, ahora, gracias a este movimiento podrán realizar también llamadas telefónicas.

Red celular Yaee

La mejor posibilidad que tenían los habitantes de este lugar para realizar una llamada celular era realizando el prolongado viaje hasta la capital del Estado o caminando fuera del pueblo a alguna de sus zonas más elevadas, con la esperanza de encontrar alguna señal de rebote que permitiese ejecutar la llamada, con la virtual garantía de su interrupción abrupta, eso ahora pertenece al pasado. Como punto de partida la infraestructura de la red celular Yaee se compone de dos antenas, forjadas por el propio herrero del lugar, Raúl Hernández Santiago, y una estación base de open source, autoría original de una compañía canadiense llamada NuRAN, contando ya con cerca de 500 usuarios potenciales en cada uno de sus residentes.

El ejemplo de la red celular Yaeen es realmente excepcional, sin la intervención de Rhizomatica y los demás actores que hicieron posible esta realidad la comunidad seguiría incomunicada. Sin embargo, la situación de este poblado en común en bastantes regiones de México, será interesante ver si esta clase de iniciativas se logra expandir a las demás zonas que lo necesitan.