Movistar Argentina sigue con la expansión de su infraestructura para brindar servicios 4G LTE en las principales comunidades del país. Luego de que el pasado 18 de diciembre la compañía se revelara como dueña de su correspondiente adjudicación del espectro propio para lanzar su red de cuarta generación, los chicos de esta operadora se han mantenido activos, con el tiempo corriendo para cumplir con los plazos a los que se ven obligados para generar la cobertura necesaria para esta nueva tecnología. En su momento el anuncio de la red 4G de Movistar Argentina fue algo verdaderamente repentino, al compartir que desde este 22 de diciembre comenzarían con las labores, y ahora, a un mes exacto, la compañía ha logrado instalarse en cuatro de las principales comunidades de la nación.

4g argentina

Iniciando actividades primero en el microcentro porteño para eventualmente extenderse hacia el corredor Norte que abarca la zona costera de la ciudad desde el centro hasta Núñez, la red 4G LTE de Movistar Argentina actualmente llega hasta la Ciudad de Buenos Aires y en balnearios de la Costa Atlántica: Mar del Plata, Cariló y Pinamar, encendiendo hasta el momento un total de 160 BTS, según informa la compañía a través de un reportaje publicado en Tele Geography. Otro punto interesante que vale la pena destacar es que hasta el momento la propia operadora ha logrado vender más de 10 mil smartphones con soporte para esta clase de red durante el último, mismos que se suman a los más de 250 mil dispositivos con esta capacidad que ya circulan en la Argentina.

La carrera por los servicios de red 4G LTE se encuentra ya activa y las demás operadoras se encuentran activas también en la competencia por generar la mejor oferta, con Personal cuenta ya con 200 mil usuarios de cuarta generación, llegando ya a 141 sitios LTE en las comunidades de Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Mar del Plata y Pinamar. Mientras que Claro Argentina, el más grande del país, se mantiene sin fecha concreta para comenzar con su infraestructura.

Movistar Argentina va por buen camino, aunque la penetración de estos dispositivos en el mercado va relativamente lento, será cuestión de tiempo para su despegue absoluto.