El iPhone 5c ha dado mucho que hablar. El supuesto iPhone «barato» de Apple que al final nunca llegó y fue un pequeño fiasco en sus ventas ha sido para muchos, un hito para olvidar por parte de la compañía de Cupertino. Pero mientras otros quieren correr un tupido velo en la historia del iPhone 5c, otros se han inspirado (o directamente copiado) su diseño para crear nuevos productos como Xiaomi o Meizu m1 note. Este smartphone recoge el diseño del iPhone 5c y lo adapta hasta las 5,5 pulgadas con características superiores al del smartphone de Apple original. Cuando la copia supera al original, pero como comentan nuestros compañeros de Hipertextual, ¿este movimiento permitirá a Meizu salir de China?

Cuerpo de iPhone, corazón de Android

Meizu y Apple están unidos por una estrecha línea: la línea de la copia. Y es que la compañía China que ya ha intentado varias veces exportar al extranjero sus smartphones ha decidido copiar hasta en la última línea todo lo que se refiere al diseño de Apple. Tanto el MX4 como el MX4 Pro siguen la estela del diseño del iPhone 6 y iPhone 6 Plus de Apple, pero no contentos con ello desde Meizu han decidido recuperar el diseño en policarbonato de colores del iPhone 5c para duplicarlo en el Meizu m1 note. Entre sus características principales encontramos:

  • SoC: Mediatek MT6752 (64bit, octacore A53)
  • Memoria: 2GB LPDDR3 RAM
  • Pantalla: 5.5″ Full HD LCD IPS de Sharp, Gorilla Glass 3
  • Batería: 3140 mAh
  • Cámara: trasera 13MP sensor Samsung, delantera 5MP
  • Conectividad: LTE y Bluetooh 4.0
  • Peso: 145g
  • Dimensiones: 150.7mm x 75.2 mm x 8.9 mm
  • Precio del modelo básico: CN¥999 ($160 USD)

Desde luego, estas características iniciales superan con creces las del iPhone 5c, de ahí que en este caso la copia supere al original. A un precio aproximado de 159 euros/dólares, lo cierto es que el Meizu m1 note se vuelve una opción interesante para la gama media, con características superiores y un diseño que nada puede envidiar a los de Apple. ¿La razón? Que directamente lo ha copiado burda y descaradamente.

Más allá de la inspiración, burda copia

Dejando sus características a un lado, lo cierto es que Meizu (y Xiaomi especialmente) han cruzado una línea que no tiene retorno: la de la inspiración. Mientras que Samsung, HTC, Nokia y otras compañías han seguido su camino hacia productos únicos, algunos fabricantes chinos se han estacando únicamente en copiar productos de otras compañías. Con esta apuesta, Meizu se ancla a las fronteras chinas: no podrá exportar Es cierto que de cara al mercado interno asiático, el obtener un producto prácticamente idéntico al original supone un atractivo sin igual, como ya hemos visto en otras ocasiones con los PC-Windows inspirados en Apple, pero esto supone al mismo tiempo que las barreras del mercado externo se cierran aún más.

Puede que Meizu m1 note pueda triunfar en China pero una vez fuera del país, al igual que Xiaomi, tendrá problemas para llegar a otras regiones como Europa o Estados Unidos. Las patentes de diseño son una máxima para todas las compañías que suponen un encarecimiento de los costes del dispositivo. Al violarlas, el equipo legal se abalanza sobre estos productos, impidiendo su comercialización (y con razón). En este caso aunque el Meizu m1 es un gran producto, dudo que finalmente lo veamos en el mercado. El precio de copiar burdamente sin pensar en las consecuencias a largo plazo. Así no, Meizu.