El nombre de Edward Snowden vuelve a surgir, ahora con un nuevo escándalo de seguridad y privacidad que involucra directamente al pueblo mexicano, en razón de que el 100% de las llamadas celulares que se realizan en el país sería susceptible al espionaje y escrutinio de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de los Estados Unidos. La base de la operación AURORAGOLD, activa desde el año 2010 y difundida por el propio Snowden, se centra en el objetivo de infiltrarse en las redes de telefonía móvil en todo el mundo «para encontrar vulnerabilidades que pueden ser explotadas por la NSA para introducirse en las redes celulares”, y ahora, de acuerdo con información recién expuesta, México sería una de las naciones donde la cobertura de infiltración ya habría llegado al 100%.

México

AURORAGOLD: Telcel tendría que estar involucrada. Así lo expone un reporte sustraído por Edward Snowden y difundido por los chicos de The Intercept, plataforma especializada en la difusión de todas las filtraciones concernientes a la NSA en materia de espionaje. El informe estima que para mayo del 2012 cerca del 70% de las redes de telefonía móvil del mundo ya habrían sido analizadas o intervenidas en mayor menor grado, en una dinámica donde, de acuerdo con el diario El Financiero «la información obtenida de las empresas se pasa a los equipos de ‘señales’ de la NSA, la cual se centra en la infiltración de las redes de comunicación». La publicación de The Intercept no especifica qué operadoras han sido cubiertas ya por la NSA, aunque para el caso de mapa el mapa de referencia indica una intervención del 100%, por lo que la suposición obvia es que América Móvil (Telcel) habría sido una de las involucradas, ya que por sí mimas aglutina a cerca del 70% de todos los usuarios del país.

Sin embargo, uno de los matices más perturbadores de la operación AURORAGOLD se encuentra señalada en el propio documento y va más lejos de la simple intromisión, ya que contempla incluso la implementación de nuevas fallas en los sistemas de telecomunicación del país para aprovechar. Nuestro derecho a la privacidad vuelve a ser vulnerado, y en México parece un día como cualquier otro.