Debe de haber pasado ya un mes desde que decidí dejar la familiaridad que me proporcionaban las aplicaciones GTK+ que tanto me gustaba usar, primero en el entorno de escritorio Gnome y más tarde en el entorno Pantheon de elementary OS Freya. Acostumbrado a que las aplicaciones desarrolladas con Qt no se vieran especialmente bien en los entornos GTK+, nunca me molesté demasiado en probar programas que no se hubieran desarrollado para Gnome. Todo eso cambió el día en el que vi un artículo que mostraba cual sería el futuro del entorno de escritorio KDE.

Me gustó tanto que acabé instalando el entorno de escritorio KDE en mi Arch Linux, a la espera de que llegase la magnífica actualización a Plasma 5 que tenía una pinta genial. Sin embargo, esa actualización no terminaba de llegar a los repositorios estables de Arch Linux, así que ya que estaba decidí seguir usando el entorno KDE hasta entonces, una decisión de la que no me he arrepentido.

Durante mis días a la espera aproveché para familiarizarme con las aplicaciones Qt que al principio tanto odiaba. El explorador de archivos Dolphin me sorprendió y el fantástico KDE connect me convenció para seguir usando KDE. Hoy quiero hablar de Okular un visor de documentos PDF que nos permite realizar funciones que eché de menos de Adobe Reader al pasarme a Linux.

Okular es más que un visor de documentos

okular

Para empezar, es importante matizar que Okular no solo está disponible para Linux si no que también podremos encontrarlo para Windows y Mac OS X si seguimos el siguiente enlace. Para Linux buscaremos okular en los repositorios de nuestra distribución, pero probablemente no se vea tan bien como en la imagen si usáis un entorno de escritorio Gnome.

Okular tiene herramientas que pueden resultar muy útiles, por ejemplo, para estudiantes. Una de ellas es la creación de marcadores, que nos facilitarán después la navegación por el documento para volver a esas secciones que hemos marcado como importantes. En mi caso, los profesores nos dan diapositivas en formato PDF o documentos en PDF sobre los temas que van a tratar en las clases. Normalmente, el contenido se queda corto y debemos tomar apuntes por nuestra cuenta. Ahí es donde entra Okular a ayudar. Si vamos al menú herramientas y hacemos clic en revisión (o simplemente pulsamos F6) aparecerá un menú con herramientas que nos permiten:

  • Crear notas emergentes: son notas que se muestran al pulsar el icono de nota en el texto. Solo útiles si estamos revisando el documento en el PC.
  • Crear notas en línea: las notas en línea son los llamados cuadros de texto que insertamos en nuestros documentos en programas como LibreOffice Writer o Microsoft Word. Se pueden personalizar
  • Crear línea a mano alzada: es una herramienta de dibujo, genial para señalar zonas.
  • Resaltar texto: esta es mi herramienta favorita. Poder imitar el funcionamiento del subrayador en el PC es una función que echaba mucho de menos, desde que la probé por primera vez en Adobe Reader.
  • Crear línea recta, polígono o elipse: también son útiles para señalar elementos, pero no es algo que use mucho.
  • Subrayar texto: teniendo la opción de resaltar el texto también, hacen una buena combinación.
  • Poner un sello.

okular

Ese menú lo podemos anclar a la zona de la ventana que más nos convenga y las herramientas se pueden personalizar a nuestro gusto, simplemente haciendo clic con el botón derecho y pulsando en configurar anotaciones. Ahora puedo tomar mis apuntes directamente sobre los documentos PDF y la verdad es que es bastante más cómodo que crear un documento nuevo. Cuando los documentos tienen imágenes, poder señalar las partes con la herramienta de crear línea a mano alzada es fantástico. A día de hoy puedo decir que Okular es un gran compañero para las clases.

¿Conocéis algún otro programa de código abierto para editar documentos en formato PDF?