Como ya pasó con Android 4.4 Kit Kat, no han sido los Nexus los primeros dispositivos en actualizar a Android 5.0 Lollipop. El honor recae sobre Motorola y el Moto G de segunda generación, mientras que la actualización para el Moto X estaría casi lista. Según informan algunos usuarios usuarios del Moto G (2014) libre americano, ya han comenzado a recibir la actualización vía OTA, con un peso de unos 386 MB.

La actualización llega tras la noticia que conocimos hace tiempo por la cual Motorola confirmaba que toda la gama 2013 y 2014 probaría el sabor de Android 5.0 Lollipop. La velocidad en la entrega no sorprende dada la poca personalización que Motorola hace sobre el Android que Google entrega a las compañías. Sin embargo, tiene mérito que un dispositivo como el Moto E llegue a conocer Lollipop, pues en otra marca la actualización no es que se retrasara, es que directamente la empresa no se planteara su actualización, algo que ha pasado incluso en modelos de gama alta.

Los fabricantes se están tomando más en serio los plazos En este sentido, parece que algo está cambiando. Todas las marcas han ido confirmando ya los terminales que actualizarán a Android 5.0 Lollipop, y además se están dando más prisa de lo que nos tienen acostumbradas. Por una parte tenemos una LG que esta semana ya comenzará a actualizar su G3 (manualmente ya está disponible la actualización), una Samsung cuyo TouchWiz basado en Lollipop ya hemos podido ver en vídeo en el Galaxy S4 y en Galaxy S5, por lo que tampoco debería tardar mucho en llegar a éstos y a los Note 3 y Note 4.

Quien sale peor parada de este movimiento es, sin duda, Google. Desde el día 3 de noviembre esperamos la llegada de Android 5.0 Lollipop a los Nexus 7 de 2012 y 2013, Nexus 4 y Nexus 5, y la OTA no acaba de llegar a los usuarios. Al parecer se trata de corrección de bugs, pero siendo tú quien desarrolla el software, no da muy buena imagen a la plataforma retrasarse en los que deben ser, como la propia Google afirma, los terminales ejemplares.