La versión más reciente de Android, Lollipop está al caer para numerosos dispositivos. Generalmente, la tradición establece que los primeros en probar lo nuevo proveniente de Google sea los smartphones y tablets de la familia Nexus, pero esta tradición se está perdiendo con las recientes noticias de dispositivos de diversos fabricantes como Motorola, Samsung y LG. Y es precisamente de esta compañía de quién hablaremos hoy, ya que hemos tenido la oportunidad de instalar Android Lollipop en el LG G3, y así poder contaros la experiencia de tener Lollipop en el último flagship de la compañía surcoreana.

Diseño

celularis

Nada más encenderlo, te encuentras con un ligero cambio en la configuración de inicio de todo Android. En este caso, vemos como, al igual Holo y Holo White estaba presente en en el menú de configuración inicial de la gran mayoría de dispositivos Android, Material Design ha ocupado su lugar en este aspecto. Una vez todo configurado, a priori no parece haber mucha diferencia con respecto a KitKat en el G3, pero en el momento que empiezas a interactuar con la nueva versión de Optimus UI, comienzas a ver la implementación de Lollipop por parte de la compañía surcoreana.

Lo primero que me chocó fue la multitarea del G3. Dejando de lado esas tarjetas que podías variar su tamaño según hicieras o no zoom, ahora tenemos la interfaz de tarjetas en cascada acercándose más a la experiencia stock, algo que se agradece. En la barra de notificaciones también apreciamos cambios, no en sí misma, pero a la hora de deslizar, teniendo ese doble gesto para desplegarla completamente, y un simple gesto para ver qué notificación tienes, esto en el evento de que tengas alguna. Si no tienes ninguna notificación en ese momento, el sistema interpreta que quieres acceder a los ajustes rápidos, y con un gesto se desplegará completamente.

Estos cambios para un mejor control de nuestras notificaciones también están presentes en la pantalla de bloqueo, permitiendo un control similar a lo que vemos en Lollipop stock. Sin embargo, echamos en falta los accesos a cámara y teléfono que si están en la versión sin adulterar de Lollipop, aunque tengamos en cuenta que la cámara en el G3 se puede acceder desde el botón de Volumen con el teléfono bloqueado. En cambio, no vemos ningún cambio aparente en el menú de ajustes o en las diferentes aplicaciones que LG incluye con sus terminales, aunque en este último caso esto no es definitivo, ya que dichas aplicaciones son actualizables.

Rendimiento y autonomía

Es aquí dónde brilla Android Lollipop en el LG G3, y dónde los usuarios más agradecerán esta actualización. El smartphone ofrece por lo general una respuesta más fluida y rápida, algo de lo que se acusaba mucho al LG G3. Las transiciones son ahora mucho más fluidas y animadas (en parte también por la nueva interfaz de Lollipop), y durante el tiempo en que hemos probado Lollipop en el G3, no hemos tenido ningún tipo de lag accediendo de un menú a otro o cambiando entre distintas aplicaciones, síntoma de que, finalmente, LG está sacando provecho a ese poderoso hardware que el LG G3 lleva en su interior.

celularis g3 android

En términos de batería, los usuarios del flagship de LG también estarán de enhorabuena, ya que la mejora es sustancial, y se aprovechan estupendamente bien los 3000 mAh de su interior con esta futura actualización de sistema. Durante la noche, dejamos el dispositivo descargando, conectado a una red Wi-Fi y con sincronización total entre más de 40 aplicaciones. En 11 horas, descargó un 1%, quedándose en un 94% finalmente cuándo estuvimos operando con el durante aproxidamente 30 minutos. En una palabra: impresionante. Aún es pronto para afirmar de forma definitiva, pero no solamente pinta bien esta actualización para el G3, sino para todos los dispositivos que reciban Lollipop.

Conclusiones

Una actualización siempre es algo bueno para un dispositivo, sea smartphone, tablet, PC o ebook. Siempre hay cierta mejora un apartado u otro, y esto el usuario siempre lo va a agradecer, aunque no entienda exactamente qué ha mejorado. Esto cambia con esta actualización. Google ha hecho un trabajo estupendo con Lollipop mejorando la sensación de fluidez y el rendimiento en batería, y LG ha estado sorprendemente rápida (en serio, estamos muy sorprendidos) en la adaptación de Lollipop para el G3, y haciéndolo de una forma de decente (que no espectacular). LG ha cogido los elementos más llamativos de Lollipop (multitarea, notificaciones más interactivas…) y ha seguido incluyendo su firma de identidad, para que los usuarios no se olviden que lo que tienen en sus manos es un LG. Si esto le parece algo bueno o malo, depende del usuario decidirlo o no.