Google es una de las empresas más grandes y acaparadoras del mundo. Gracias a sus productos y servicios podemos realizar búsquedas en Internet, tener una cuenta de correo electrónico, almacenar archivos en la nube, tener un perfil social, escuchar música y ver videos, crear documentos de texto, tener un navegador de Internet, tener un sistema operativo completo, entre otras muchas, muchas, muchas, muchas (…) posibilidades.

Uno de los campos en el que pocas empresas desarrolladoras de tecnología han incursionado es la genética; y es que, quién pensaría que se puede realizar algo respecto a la genética, bueno Google ya lo hizo.

Google Genomics

La secuencia genética completa de una sola persona produce más de 100GB de datos en bruto. Gracias a los avances tecnológicos, la generación de datos en la investigación científica es mucho más fácil que antes; sin embargo, el análisis y la interpretación siguen siendo aspectos un poco más complejos debido al constante aumento del volumen de información.

Google ha creado un convenio con la Alianza Global para la Genética y la Salud (Global Alliance), que permitirá “el intercambio responsable, seguro y eficaz de la información genética y clínica en la nube con las comunidades de investigación y cuidado de la salud, en cumplimiento con los más altos estándares de ética y privacidad.”

Google también quiere almacenar tu información genética

Google Genomics forma parte de la plataforma Google Cloud, el cual permite a los desarrolladores crear, probar e implementar aplicaciones sobre la infraestructura de Google. El proyecto se puso en marcha en marzo de este año, pero no tuvo tanto impacto como otros anuncios de Google.

Google Genomics es un proyecto completo que incluye el almacenamiento de información genética en la nube, un buscador especializado y la posibilidad de realizar consultas respecto de dicha información para ayudar a los especialistas de la salud en el desarrollo de experimentos, estudios sobre determinada población genética o el descubrimiento de curas y tratamientos. Lo más importante es que la medicina pronto podrá contar con una especie de Internet del ADN en el que los médicos serán capaces de realizar búsquedas.

Por ejemplo, si yo fuera a contraer cáncer de pulmón en el futuro, los médicos van a secuenciar mi genoma y el genoma de mi tumor y, a continuación, realizarán consultas contra una base de datos de 50 millones de genomas. El resultado será ‘Oye, aquí está el medicamento que funciona mejor para ti.’ – Deniz Kural

Actualmente ya se pueden encontrar 3,500 genomas de proyectos públicos en los servidores de Google. El costo de almacenamiento de cada genoma varía entre $25 y $0.25 dólares por año, aunque se estima que entre más crezca la demanda los costos disminuirán.