Tras el anuncio oficial de la llegada de Android Lollipop, muchos usuarios del LG Nexus 4 estábamos con el corazón dividido: sí, Android Lollipop tenía una pinta espectacular pero, ¿lo íbamos a recibir? Todavía teníamos reciente el fiasco del Galaxy Nexus con KitKat y, a pesar del espectacular hardware del Nexus 4, ya había pasado el plazo de los 18 meses garantizados con actualizaciones por parte de Google. Finalmente, fue el propio Matías Duarte, uno de los artífices del rediseño de Android con Material Design, quién dio la buena nueva: el Nexus 4 sí recibiría Android Lollipop.

Si no tienes miedo a hacerlo, actualiza con la imagen de fábrica y aprovecha para dejar limpio de archivos tu Nexus 4.Llegados a este punto, y como usuario de Nexus 4, tenía dos alternativas: o bien esperar la actualización Over The Air, o bien instalar Android Lollipop en el Nexus 4 de forma manual mediante la imagen de fábrica que proporcionaba Google. Impaciente por naturaleza, al final decidí instalar la imagen de fábrica y probar Android Lollipop en todo su esplendor, y escribir mi experiencia personal para aquellos que posean un Nexus 4 y duden si actualizar o no a la última versión de Android. Esta ha sido mi experiencia.

A la hora de instalarlo no tendrás demasiados problemas, siempre y cuando hayas instalado todo correctamente. Un apunte es que, en el caso del Nexus 4 tarda bastante en encenderse la primera vez, y cuando digo bastante, me refiero entre 5 y 10 minutos hasta que se muestre la pantalla de bloqueo, por lo que no te preocupes, porque es algo normal. Una vez te registras con tu cuenta de GMail y comienzas a dar los primeros pasos en la configuración de tu dispositivo es cuando te das cuenta de hasta qué punto la interfaz de Android ha cambiado. Ahora ya no es sólo eficiente, también es bonito visualmente, y en el Nexus 4 no es una excepción.

Nexus4androidl

En términos de interfaz, no hay demasiadas diferencias con respecto a lo que ya hemos visto en otros Nexus, salvo un par de detalles: el primero, que el launcher por defecto no es Google Now Launcher, sino el launcher que viene por defecto en las imágenes de fábrica, y la cual también figura en la versión de KitKat, y que además penaliza la inmersión total en la interfaz Material Design. Por fortuna, esto es fácilmente subsanable instalando desde el Play Store Google Now Launcher o, en mi caso, Nova Launcher, el cual mimifica casi a la perfección toda lo que se encuentra en el launcher oficial de Google.

Incluso en los Nexus, te ves obligado a tener aplicaciones que no quieres tener en un smartphone.Es el segundo detalle, que si me molesta, y molestará aún más a aquellos con los Nexus 4 con 8 GB de memoria interna, es el bloatware, a falta de una palabra mejor, que nos encontramos. No es algo tan grave como en las capas de personalización de algunos fabricantes, pero el hecho de tener instaladas la gran mayoría de aplicaciones de Google quieras o no, es un poco frustrante. Hay aplicaciones que personalmente si encuentro útiles, como la suite de ofimática de Google, y otras no tanto como Google Earth, Google Play Movies, Play Books y Play Music. Estaría bien que para el futuro Google diera la posibilidad de elegir al usuario.

Y ahora pasemos a lo importante: cómo funciona Android Lollipop en el Nexus 4. Y los resultados no decepcionan. A pesar de tener un hardware de hace 2 años, está claro que los 2 GB de RAM y el procesador de cuatro núcleos a 1.5 GHz son más que suficientes para manejar Lollipop con fluidez y sin problemas. Evidentemente, no es igual en fluidez y respuesta al Nexus 5, pero la multitarea es muy fluida y ligera, y las animaciones de Lollipop ayuda a que las transiciones entre aplicaciones sean más constantes. El apartado de rendimiento personalmente no es una sorpresa para mí, ya que vimos como con KitKat el Nexus 4 todavía tenía tirón, y con Lollipop esto sólo podía mejorar.

nexus4androidl2

Otro aspecto crítico para los usuarios del Nexus 4 será el apartado de autonomía. Con una batería de 2100 mAh, la autonomía del Nexus 4 es, como mucho, muy justa para un día normal. Con Lollipop llegaba la promesa de que, con Project Volta esta vida de batería mejoraba, y así es, aunque no esperes demasiados milagros. Su tiempo en reposo es impresionante, bajo un 2% a lo largo de una noche, y manteniéndose constante mientras no usemos demasiado el Nexus 4. Es a la hora de usarlo cuando las carencias del Nexus 4, que no de Lollipop, se hacen carentes, llegando al final del día justo de batería. Sin embargo, toda mejora en este apartado se agradece, y aunque sensible, mejora lo establecido por KitKat.

En resumen, los usuarios de Nexus 4 pueden actualizar tranquilos con esta versión: no va a reducir el rendimiento de su terminal, ni las animaciones van a ir más lentas, ni van a perder features, ni nada por el estilo. La cuestión que ahora toca plantearse es sí esta será la última actualización que vea el Nexus 4. Los 18 meses de actualizaciones aseguradas ya han pasado, pero el Nexus 4 tiene aún potencia de fuego de sobra para seguir funcionando bien. Todo dependerá del tipo de actualización que sea el futuro Android 5.1, pero eso ahora mismo no importa. Lo importante es que el Nexus 4 sigue estando ahí. Los viejos rockeros nunca mueren.