La industria de la telefonía celular en Colombia ha ido creciendo de manera interesante, con una infraestructura cada vez más consistente y servicios de cuarta generación en plena etapa de despliegue, nos encontramos en uno de los mejores momentos del sector aparentemente, aunque existen todavía muchos retos por delante y suficientes puntos por mejorar, sobre todo en materia de llamadas y conexiones interrumpidas, el escenario que se planteaba hasta hace un año es relativamente distinto al actual, sin embargo, uno de los matices innegables de esta industria es que la telefonía móvil ha superado ya por mucho a la fija, situación que se observa también en otros países de América Latina, pero que para esta nación alcanza cifras trascendentes, ya que actualmente en Colombia existen 8 líneas móviles por cada línea fija, una proporción aplastante y brutal.

Dicha cifra fue revelada por Sergio González, CEO de Asomóvil, y Nancy Patricia Gutiérrez, presidente ejecutiva de la misma compañía, en entrevista con Noticias RCN, destacando de paso que ahora también uno de cada diez usuarios móviles tiene acceso a internet a través de su smartphone:

Movistar líder de suscriptores de internet móvil en Colombia

En el año 2004 teníamos una penetración de cerca del 30 por ciento sobre el total de la población y en el año 2014 estamos por encima del 108 por ciento. Se ha triplicado el total de móviles. Cerca del 10 por ciento de los usuarios de telefonía móvil también tienen plan de datos, razón por la cual podríamos decir que cerca de cinco millones de usuarios están con telefonía y datos móviles.

La infraestructura aún es insuficiente. Esta situación posiciona a Colombia como uno de los países de América Latina con mayor índice de acceso a telefonía móvil, lo cual no se traduce en la mejor calidad de servicio. Las principales compañías del sector se encuentran ya ofertando servicios 4G LTE en diversas localidades de la nación, sin embargo, todavía es común la existencia de reportes de interrupciones y fallas en los servicios, teniendo como simple ejemplo el caso de Movistar, que hace pocas semanas se vio en la necesidad de anunciar la reposición de 10 millones de minutos por fallas en su conexión.

Es un escenario de oportunidad para Colombia, donde el ritmo y destino lo deberán ir marcando en conjunto los usuarios, las operadoras y los entes reguladores de la nación, a favor de una mejor infraestructura.