Debo admitir que habían pasado unos cuantos años desde la última vez que probé KDE, pero eso no quitaba que todas mis experiencias con ese entorno de escritorio hubiesen sido un fraude de proporciones épicas. Sí, lo se, la experiencia de un usuario no es la de todos los demás, y se de primera mano que KDE tiene defensores y fans para tirar al techo, y que han estado media vida en una guerra santa contra los de GNOME peleándose por cual es el mejor… o peor.

Que mis últimas cuatro computadoras (menos la que tengo en este momento) se arrastraran con cualquier distro que llevara Plasma encima y que además luciese horrible como si se tratara de una interfaz que se quedó permanentemente en 1999, eran razones suficientes para no querer tener nada que ver con ese entorno y sus efectos glossy y sus botones con relieve y sombras mal arrojadas. A pesar de eso, cada vez que alguien me hablaba del nuevo Plasma, iba yo y le echaba un ojo por encima, y al seguir viendo lo mismo que venía viendo desde hace más de media década, solo pensaba: no, gracias, pero no. Hasta que todo cambió.

Plasma cinco punto uno

plasma 5

Pueden agradecer/culpar a Ander que tiene más tolerancia, y que ha estado feliz con Arch y KDE (con Plasma del feo) desde hace unos meses. En una pequeña discusión en la que yo decía que los que usan KDE se deben vestir muy mal (la vida de troll), el tío de pronto me ha pasado unas capturas de los cambios que se venían pronto y que son un giro completo al horror que me tenía acostumbrada esta gente desde mi adolescencia.

Resulta que ahora hasta existe un equipo de diseño serio que se está encargando de sacar a KDE del pasado y traerlo al presente de las cosas lindas: el KDE Visual Design Group, que se han dado cuenta que a los usuarios si les importa la interfaz y que lo bonito vende, porque todos somos unos superficiales. Esto es una genial noticia para Linux que está muy lejos de unificarse pero que cada vez tiene mejores entornos para elegir.

Breeze style

plasma 5

No diría que solo una brisa de aire fresco, es casi un huracán. El estilo de la interfaz que lleva esto encima, lo han llamado «Breeze», y es completamente diferente a lo que nos tenía acostumbrados KDE. Y no solo el diseño ha mejorado sino muchos aspectos técnicos bajo el capó del entorno que lo hacen mucho más ligero y fluido. Pero no vamos a entrar en muchos detalles, porque para eso esperamos a una versión estable y les traemos una reseña. Después de todo Plasma 5 aún no está listo, pero luce genial.

Una combinación de características viejas con nuevas, pero todo pulido, como si se le hubiese pasado una lija y una capa de barniz a una madera vieja e irregular que seguía siendo robusta y ahora luce hermosa también. Plasma 5.1 se liberó el 15 de octubre, y se te bajas Kubuntu 14.10 recién salido del horno vas a tener la opción de hacerlo con el estable pero horrible Plasma 4, o con el inestable pero hermoso Plasma 5 a modo de «Tech Preview».

Y es que como entusiasta de le tecnología siempre estoy buscando cosas nuevas que probar, pero con algo como esto estoy esperando que esté completamente listo para usarlo todos los días. Hey, que me ha gustado tanto la versión inestable que he probado en una máquina virtual que estoy pensando en reemplazar elementary por una distro con Plasma 5 que me funcione bien. Miren todos esos screenshots y díganme si no es lindo.

Para saber cuando está listo, puedes seguir el calendario oficial de lanzamiento.