Todos esperábamos que el evento de ayer estuviera protagonizado en su mayor parte por los iPad. Los rumores apuntaban a cambios internos, Touch ID y quizás algún retoque más, pero nada radicalmente distinto. El iPad Air 2 comenzó sorprendiéndonos desde el principio, esos 6.1mm y la pantalla con laminación integral prometían una gran experiencia, pero cuando llegó el turno del iPad mini 3, Phil Schiller a penas comentó su precio, y sus dos novedades visibles: color dorado y Touch ID.

El iPad mini 3 sigue siendo una gran tablet, pero al lado del iPad Air 2 se queda pequeña

Después de ver la gran actualización del iPad Air, el iPad mini 3 nos dejó bastante fríos. Además, Apple ha decidido seguir comercializando el iPad mini 2 a un precio bastante apetecible de entrada: 289€. Tal y como ocurrió con el primer iPad mini, sus especificaciones internas están un paso por debajo del iPad de mayor tamaño, ¿por qué?.

Apple siempre tiene puesta la mirada a largo plazo, por eso muchas de las decisiones que vemos en los eventos no tienen sentido en un comienzo, y meses después comenzamos vislumbrar su objetivo.

Pasó con el iPhone 5c, donde meses después hemos visto que era un modelo muy enfocado a subsidios con operadoras, que ha funcionado muy bien en algunos mercados (USA y UK), y que sobre todo ha encontrado un hueco un año después, cuando sus costes de fabricación han podido reducir su precio otros 100€. Ha quedado claro que el iPhone 5c fue un buen movimiento dentro de sus aspiraciones, que no eran superar en ventas al iPhone 5s

Haciendo una comparación con el iPhone 5c y el iPhone 5s, ¿cuáles son los reclamos de Apple para que un usuario se plantee desembolsar 100€ más en el iPad mini 3?. El más evidente es claramente Touch ID, de hecho aparece en primera plana en su página web. Puede que para algunos usuarios también sea el capricho de comprar el color dorado. Sin embargo, el precio del iPad mini 2 es tan atractivo, que se hacen insuficientes estos dos reclamos.

Aportando un poco de luz sobre el iPad mini 3: especificaciones

ipad mini 3

Intentando aportar algo más de luz sobre este iPad mini 3, me gustaría comenzar hablando precisamente de su anterior generación. El iPad mini 2 estaba totalmente equiparado al iPad Air, muchos entendimos ese movimiento como un voto de confianza por parte de Apple al iPad mini.

Con este movimiento Apple deja claro que el dispositivo de trabajo es el iPad Air

Su nicho de mercado no estaba claro cuando llegó, y aunque Apple nunca aporta cifras desglosadas de ventas, puede que el iPad mini original les diera razones para pensar en equiparar en importancia ambas tablets.

Un año después, parece que el mercado no ha respondido lo suficiente. Por ejemplo, me llama la atención que toda la campaña publicitaria Your verse estuviera enfocada en el iPad Air exclusivamente. Ni rastro del iPad mini.

Esto me conduce a pensar que el iPad Air sigue siendo el gran caballo ganador de Apple en el segmento tablet, sobre todo a largo plazo. No solo eso, si no también que el iPad Air es el dispositivo de trabajo en movilidad por excelencia, y no el iPad mini. En AppleWeblog últimamente hablamos mucho de la productividad en el iPad, y puede que este movimiento deje más claro el enfoque de Apple: iPad Air para el trabajo real, y iPad mini para el consumo de contenido.

Touch ID en el iPad

El A7 es muy potente para el día, pero las aplicaciones exigentes podrán exprimir el A8X

Esto explicaría que el iPad mini 3 mantenga el procesador A7, que no olvidemos que sigue siendo bastante capaz, puesto que su objetivo no es ser el más potente de todos, si no simplemente mantener un buen rendimiento. El procesador A7 sigue siendo más que suficiente para tareas cotidianas y consumo de contenido, mientras que aplicaciones como por ejemplo Pixelmator se benefician tremendamente del procesador A8X.

De hecho, a falta de ver unas pruebas de rendimiento más exhaustivas, la gran mejora del procesador A8X viene en términos de GPU (aunque no sea menospreciable el aumento en CPU), lo que significaría que hoy por hoy el rendimiento sería muy similar en la gran mayoría de situaciones.

Sin embargo, hay un detalle muy interesante que aun no conocemos de los nuevos iPads: su memoria RAM. Si el iPad Air 2 tuviera 2 GB de RAM, posiblemente enfocados en una multitarea con pantalla dividida, sería muy interesante que el iPad mini 3 también contara con esos 2 GB de RAM. Esto, junto a Touch ID, sí sería, para mí, un reclamo para desembolsar esos 100€ extra.

Otro posible reclamo es el almacenamiento. El iPad mini 2 se queda en los 32 GB, mientras que la nueva generación ofrece 64 GB y 128 GB. Aunque en cualquier caso, el hecho de que Apple no equipare totalmente en especificaciones ambas tablets, es para muchos de nosotros razón suficiente para tener más clara la preferencia hacia el iPad Air 2.

Público objetivo y márgenes de beneficio

ipad-air-2-1

Comentábamos que la campaña publicitaria Your verse estaba totalmente enfocada en el iPad Air, y aunque es difícil categorizar al comprador típico del iPad mini, parece que el público objetivo de este iPad mini 3 no es tan exigente como el público del iPad Air 2, más enfocado al trabajo real.

El público del iPad mini puede ser menos exigente con las especificaciones

Esto puede explicar la ausencia del procesador A8X, pero ¿por qué no equiparar también el grosor a 6.1mm?. La explicación puede que se encuentre en la pantalla del iPad mini 3. Apple quizás no ha sido capaz de lograr esta laminación integral en ese tamaño y mantener los estándares de calidad o mantener los márgenes de beneficio. La otra opción es que a Apple simplemente no le compense esta atención dedicada al iPad mini.

Esto enlaza con el siguiente punto importante: márgenes de beneficio. El iPad mini 2 tiene ahora un precio muy apetecible, y puede que conserve unos márgenes de beneficio muy buenos, razón por la cual, a Apple no le importaría que el iPad mini 2 se venda más que la nueva generación, y los usuarios que quieran Touch ID o más almacenamiento (a falta de ver la memoria RAM y algunos otros detalles) desembolsen un extra.

Los márgenes de beneficio de ambos productos pueden arrojar mucha luz

Si a esto añadimos el reciente iPhone 6 Plus y que Apple sigue vendiendo el iPad mini original, podemos ver que el precio del iPad mini comienza a cobrar mucho sentido como reclamo de venta. De hecho, aunque personalmente no esté muy convencido, el iPhone 6 Plus puede robarle un porcentaje de mercado al iPad mini, y frente a esto, Apple puede ofrecer un precio mucho más reducido como argumento a favor.

Por otro lado, la situación actual del iPad mini me recuerda en cierto sentido al mercado del iPod touch en sus inicios, un dispositivo que no estaba a la altura del iPhone en procesador, pero que iba destinado a un público menos exigente, al que las especificaciones no le importaban tanto.

Probablemente, no sea una única razón, si no más bien un compendio de todas: un iPad mini destinado a un público menos exigente y con un uso más moderado; enfocado al consumo de contenidos y más como complemento de un Mac, que como sustituto de él; un procesador A7 que sigue siendo muy capaz; y un abanico de precios que conservan un buen margen de beneficios.