Muchas personas han caído en «la trampa del marketing» y expusieron de más sus gadgets que supuestamente eran resistentes al agua y al polvo, esto es hasta cierto punto normal, debido a que los fabricantes no detallan (la mayoría) muy bien el tema de la certificacion IP que es el indicador de resistencia de los gadgets ante dichos elementos.

Gadgets resistentes al agua y polvo ¿Hasta qué punto?

Antes de detallar en que consiste la certificación IP me parece muy importante mencionar que también hay que tener uno poco de sentido común y ser mucho más conscientes cuando compramos y utilizamos un gadget que es resistente al agua y al polvo, la mayoría de las veces algo sale mal por el mal uso que le damos, más que por culpa del fabricante. Yo tomaría como una medida preventiva el que tenga una certificación de resistencia ante esos elementos, pero tampoco abusaría y los llevaría más allá de los límites.

resistencia_agua

La certificación o grado de protección IP

Es desarrollada por la International Electrotechnical Commission (IEC), el objetivo que se tiene es el de estandarizar los mecanismos de protección frente a polvo y agua de cualquier dispositivo electrónico, llámese tablet, smartphone, smartwacth, etcétera. Hay varios niveles y se identifican por las letras IP seguidas de dos números, el primero es el indicador de la resistencia al polvo y el segundo se utiliza para medir la resistencia al agua.

Son seis niveles de resistencia al polvo:

  • 0 Sin protección alguna.
  • 1 Protegido contra elementos de 50 mm de diámetro.
  • 2 Protegido contra elementos de 12.5 mm de diámetro (no debería llegar a entrar por completo).
  • 3 Protegido contra elementos de 2.5 mm de diametro (sin entrar en lo más mínimo).
  • 4 Protegido contra elementos de 1 mm de diametro (sin entrar en lo más mínimo).
  • 5 La entrada de polvo no puede evitarse, pero el mismo no debe entrar en una cantidad tal que interfiera con el correcto funcionamiento del dispositivo.
  • 6 El máximo nivel, el dispositivo no debe permitir en lo más mínimo la entrada de polvo.

Son ocho niveles de resistencia al agua:

  • 0 Sin protección alguna
  • 1 No debe entrar el agua cuando se la deja caer desde 200 mm de altura respecto del equipo durante 10 minutos (goteo de agua).
  • 2 No debe entrar el agua cuando de la deja caer durante 10 minutos con el gadget colocado a 15 grados tanto en sentido vertical como horizontal (goteo de agua).
  • 3 Protegido contra el agua rociada o nebulizada en un ángulo de hasta 60 grados.
  • 4 Protección contra salpicaduras o chorros de agua de hasta 5 minutos desde cualquier ángulo.
  • 5 Protegido contra el agua en chorros a presión en un tiempo no menor de 3 minutos y a una distancia no mayor de 3 metros.
  • 6 Protegido contra chorros a presión intensos, de la misma forma que la anterior, en no menos de 3 minutos y a una distancia no mayor a los 3 metros.
  • 7 Inmersión completa en el agua, debe soportar sin filtración al ser sumergido hasta 1 metro y durante 30 minutos.
  • 8 Inmersión completa y continua en agua. Es la protección máxima, el fabricante deberá especificar el tiempo y la distancia.

Después de revisar los niveles viene la interpretación del número, cuando un gadget es anunciado y entre sus características encuentras que resiste ante los elementos del agua y polvo, de inmediato deberías identificar la leyenda IP seguida de un número, por ejemplo: IP67, que es la más común hoy en día, ese caso en específico indica que es un gadget con la máxima protección ante el polvo y sumergible en el agua pero hasta 1 metro y no más de 30 minutos, así funciona la certificación IP.

Veredicto sobre los gadgets resistentes al agua y polvo

Debemos identificar bien el tipo de certificación que tiene el gadget y analizar si se ajusta a nuestras necesidades, no es lo mismo que seas un deportista y que expongas tu móvil a salpicaduras y polvo de forma constante a que seas un ejecutivo que vive la mayor parte de viaje o en oficinas sin ningún tipo de peligro ante dichos elementos. Las certificaciones IP deberían ser vistas como un valor agregado nada más, hay que tener especial cuidado cuando compramos un gadget «resistente», sobre todo por el tema de las garantías, a veces los fabricantes incluyen «malas prácticas» en las garantías para evitar reparar los equipos.