El director del FBI en particular y la agencia federal en general siguen con su cruzada contra iOS. Si hace un par de semanas ya declararon su descontento con el cifrado de iOS, parece que ahora lo han convertido en una auténtica cruzada. En su última entrevista para televisión, en el programa 60 Minutos, el director James Comey ha declarado que los dispositivos iPhone con iOS poseen un cifrado prácticamente inaccesible para los gobiernos por lo que pueden ser herramientas que “se sitúen fuera de la ley”.

La seguridad es algo que no contenta a todos. Si cuando había fallos de seguridad y puertas traseras los usuarios de iOS pusieron el grito en el cielo, ahora que todas estas fallas se han solucionado y el cifrado de iOS está a prueba de bombas son los gobiernos los que se quejan. Al cargo de esta cruzada se encuentra la Agencia Federal de Investigación norteamericana que en numerosas ocasiones ha reiterado su descontento por el cifrado de iOS. Su director lo ha reiterado en una reciente entrevista donde deja algunas “perlas” dignas de mención.

Según Comey, el cifrado de iOS ha ido “demasiado lejos”:

“Cómo país (Estados Unidos), no sé por qué nos quieren poner a gente fuera de la ley. Es decir, vender coches o apartamentos que nunca podrían ser abiertos por la policía con una orden judicial es estar fuera de la ley. ¿Te gustaría vivir en un barrio así? Estoy muy preocupado.”

El director del FBI aprovechó el espacio para expresar que según él, no debiera haber restricciones a la hora de hacer cumplir la ley aunque en ningún caso hizo mención a la privacidad de los usuarios, términos que parece desconocer por completo al querer someter iOS a un control por parte del gobierno. El argumento de “qué pasaría si…” no sirve en este caso para excusar que el cifrado de iOS sea seguro pero sólo en parte. Habrá que seguir de cerca esta caza de brujas por parte del gobierno norteamericano a la seguridad de Apple.