La mayoría de usuarios que llegamos a Linux los hacemos de la mano de distribuciones amigables como Ubuntu, Linux Mint o elementary OS. Estas distribuciones se caracterizan por sacar una nueva versión del sistema operativo cada X meses. En el caso de Ubuntu, cada seis meses podemos escuchar noticias de que ya llegó una nueva versión.

Las versiones nuevas de este tipo de distribuciones contienen actualizaciones, entre otras, de repositorios, software o una versión nueva del kernel. Hay métodos para instalar versiones de software que por defecto no viene con nuestra distribución, como añadir repositorios que sobreescriben el funcionamiento de algunos que vienen por defecto. Hacer esto puede darnos una versión nueva de lo que estemos usando, pero también puede comprometer la estabilidad del sistema.

Por otro lado, existen distribuciones que se van actualizando constantemente, no poseen un ciclo de desarrollo. Lo que hacen estas distribuciones es sacar una captura con las versiones de software que tenga en ese momento la distro. Aquí encontraremos distribuciones como Arch Linux por ejemplo, en las que podremos contar con la última versión de los programas que hayan salido si así lo queremos. A este modelo de desarrollo se le llama rolling release.

Ventajas del modelo rolling release

cómo hacer un meme
Success Kid
  • Siempre contaremos con el último software. Si hay algún programa que saque una característica determinada que te guste en su siguiente versión, ten por seguro que la podrás disfrutar pronto. Esto es algo fantástico cuando hablamos de entornos de escritorio como Gnome por ejemplo. En Ubuntu, tendremos que esperar 6 meses para disfrutar de una nueva versión mientras que en una rolling release como Arch, podrás actualizar en un par de semanas.
  • Jamás tendrás que volver a reinstalar el sistema. Sí, has leído bien. Tu distribución se actualizará constantemente, tus programas, entornos de escritorio y actualizaciones de seguridad. Olvídate de reinstalar el sistema cada 6 meses. Es cierto que en Ubuntu y derivadas, normalmente puedes actualizar a la siguiente versión sin problema alguno. Yo lo he hecho varias veces sin tener ningún problema pero se suele recomendar hacer una instalación limpia.

Desventajas del modelo rolling release

ventajas-del-modelo-rolling-release

  • La estabilidad del sistema está en jaque en cada actualización. Que no se me malinterprete, me encantan las distribuciones rolling release pero debemos ser conscientes de algo muy importante. Los paquetes que estás actualizando por ser la última versión, puede que no hayan sido lo suficientemente bien probados por los desarrolladores y pueden dar errores. Por poneros un ejemplo, hace unos meses una actualización de networkmanager me dejó sin Wifi, tuve que reinstalar la versión anterior y esperar a que se solucionara.
  • Deberías reservar un poco de tu tiempo por si ocurre un error en la actualización de algún paquete. En mi caso uso Arch, antes de actualizar me paso por la página de bugs y miro si hay algún error crítico con algún programa que quiera instalar, si veo que no lo hay procedo a ello.
  • No veremos un gran anuncio por internet que diga que ha salido una nueva versión de tal distribución. En Ubuntu, solemos ver que cuando sale una nueva actualización de la distro, internet se llena de posts con títulos del tipo “Novedades de Ubuntu XX.XX”. Otro ejemplo de ello es el hype que genera el equipo de elementary OS con cada nueva versión de su distro y seamos claros, esperar las novedades de una distro puede ser una tortura, pero es divertido.

Una reflexión

Creo que el futuro de las distribuciones debería ser el modelo rolling release, ya que en las que tienen un ciclo de desarrollo de sacar una nueva versión cada X meses el software se queda anticuado pronto, que se lo digan a elementary OS.

¿Qué preferís vosotros? ¿Añadiríais alguna ventaja o desventaja más?