Toshiba, el gigante japonés que posee una de las mejores líneas de computadoras personales anuncia que no se enfocarán más en el mercado de consumidores en aquellos países en los que no han conseguido un nivel de venta potente. En su lugar, atenderán al mercado empresarial. Esto no significa que Toshiba desaparezca del mercado de consumo de países como España, donde es una de las marcas fuertes en PC. Se trata de una reestructuración para optimizar recursos y mercados.

Después de enterarnos de la noticia podríamos decir que Toshiba es una víctima más de la era Post-PC. No sería la primera compañía que decide dejar de darle prioridad al mercado de los consumidores finales para dar paso a la oferta empresarial. Otros gigantes como Sony, Dell y HP han hecho movimientos similares, mientras que Lenovo aún continúa luchando por tener un lugar en el mercado de las computadoras personales.

La nueva estrategia es enfocarse en el internet de las cosas y el mercado empresarial

En el negocio para consumidores finales, la compañía espera reducir el número de bases de ventas en todo el mundo de 32 a 13 durante este año, en algunos mercados emergentes aún continuarán ofreciendo productos como PCs y portátiles. Con esta estrategia lamentablemente también habrá un recorte considerable de personal, se estiman 900 despidos que representan un 20% de la fuerza laboral enfocada en el negocio B2C o de consumidores. Con este movimiento pretenden ahorrar hasta $184 millones de dólares en gastos operativos.

Por otro lado, además de la estrategia de reducir la presencia en el mundo de los consumidores, la compañía japonesa incursionará en el desarrollo de productos para el Internet De Las Cosas utilizando sus tecnologías propietarias que integraban en las PCs, sin duda es una estrategia acertada ya que es una tendencia el desarrollo de dicho concepto.