Para muchos de nosotros, la Web es parte de nuestras vidas de un modo tal que es difícil incluso desligarnos de su omnipresencia en nuestra imaginación. Un mundo sin memes ni fotos de gatitos, pero también un mundo sin correo electrónico, en el que no podemos llevar a cabo reuniones de negocio instantáneas por videollamada con gente que está al otro lado del mundo, y en el que no contamos con la posibilidad de enterarnos de las noticias en tiempo real gracias a un dispositivo de bolsillo: la Web ha cambiado los paradigmas de la humanidad, y no es decir demasiado que se le considere un avance agigantado desde el punto de vista científico y tecnológico.

Nacido en Londres en 1955, Tim Berners-Lee es hijo de un matrimonio de matemáticos que formó parte del equipo que construyó el Manchester Mark I (el primer ordenador del mundo en funcionar con memoria RAM). Se graduó en física en 1976, y en 1980 trabajó en el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear, famoso por ser el hogar del Gran Colisionador de Hadrones, situado en la frontera entre Francia y Suiza).

Tim Berners-Lee
Fotografía de Jonan Basterra bajo licencia CC BY NC ND 2.0

Berners-Lee abandonó el CERN para trabajar en otros proyectos, pero en 1984 regresó, y en 1989, cuando el CERN era el nodo de Internet más grande de Europa, propuso un proyecto de hipertexto global, que sería conocido bajo el nombre de World Wide Web. Èste estaba diseñado para permitir que las personas trabajaran juntas y colaboraran a distancia. Junto con su equipo de trabajo, crearon el HTML (lenguaje de marcado de hipertexto), el protocolo HTTP y el sistema de localización de objetos URL. Berners-Lee escribió el primer servidor de la Web, y estableció la primera comunicación entre un cliente y un servidor usando el protocolo HTTP.

En 1994, fundó el W3C (Consorcio de la World Wide Web) cuya función es supervisar el desarrollo de las tecnologías en las que se basa la Web, así como desarrollar estándares adecuados para su funcionamiento.

Uno de los aspectos más importantes de la labor de Tim Berners-Lee desde el W3C y, más recientemente, desde la Fundación World Wide Web, ha sido promover el uso de estándares abiertos y la protección de una Web libre y abierta. En este sentido, gran parte de su trabajo ha sido para promover el acceso abierto a datos y la transparencia gubernamental, así como la creación de una Carta Magna para la Web que garantice los principios de neutralidad, apertura, transparencia y accesibilidad.

A principios de 2014, en conmemoración del aniversario número 25 de la creación de la Web y con el apoyo de un gran número de organizaciones relacionadas con los derechos humanos, Tim Berners-Lee lanzó la campaña Web We Want (La Web Que Queremos), con la finalidad de “defender, reclamar y cambiar el futuro de la Web”, como una respuesta positiva a las amenazas que el carácter abierto y neutral de la Web está recibiendo desde todos los ángulos. La campaña se enfoca en crear “un mundo donde todos, en todas partes, estén en línea y puedan participar en el libre flujo de conocimiento, ideas, colaboración y creatividad en la Web abierta”.

Entre los innumerables honores y reconocimientos recibidos por su trabajo, le ha sido otorgado el título de Caballero Comendador (el segundo más alto de la Orden del Imperio Británico) por parte de la Reina Isabel II, el Premio Príncipe de Asturias y el Premio de Tecnología del Milenio.

En el aniversario de la Web, Berners-Lee llevó a cabo un AMA en Reddit, y sus respuestas son una clara muestra de la forma en que imagina el futuro de la Web. También puedes seguirlo en Twitter: @timberners_lee