Samsung ha querido demostrar hoy durante la IFA 2014 de que todavía es un grande en el panorama tecnológico, y con ello ha cubierto todos los frentes con diversos productos, como el nuevo Galaxy Note 4, el Galaxy Note Edge con pantalla curva y su casco de realidad de virtual, el Gear VR. Aunque, por supuesto, faltaba por cubrir en esta conferencia el territorio de los wearables, por lo que hoy conocemos de forma oficial el nuevo Gear S, el cual había sido presentado unos días atrás.

Un smartwatch con Tizen y que no dependerá de un smartphone: así es el Gear S.Lo primero que llama la atención del Samsung Gear S es su pantalla curva, la cual ya pudimos ver en el Gear Fit solo que en este caso será un poco más cuadrada y de mayor tamaño, llegando a las 2 pulgadas con una resolución de 480 x 360 píxeles. También es muy destacable el hecho de que venga con Tizen, la plataforma de Samsung, dejando de un lado Android Wear, a diferencia del Gear Live, el cual si adoptó el sistema operativo para wearables desarrollado por Google.

Sin embargo, un factor diferenciador en el nuevo Gear S es su capacidad de utilizar tarjetas SIM, siendo un pionero en este aspecto y que le aporta una autonomía completa, a diferencia de otros wearables que deben ir siempre conectados a un smartphones para poder funcionar. En cuanto al resto de sus características, no vemos ningún componente que se salga fuera de lo normal, con un procesador de dos núcleos a 1 GHz, una batería de 300 mAh, 512 MB de RAM, 4 GB de memoria interna, A-GPS, GLONASS, acelerómetro, giroscopio, sensor de ritmo cardíaco, sensor de luminosidad, sensor de rayos ultravioleta, barómetro, Bluetooth 4.1, teclado QWERTY on-screen (algo que, a priori, parece un error), y certificación IP67. En cuanto a su disponibilidad, el Gear S llegará a las tiendas en octubre, sin un precio fijo aún.