Samsung fue la compañía que revolucionó el tamaño de los smartphone gracias a su Galaxy Note. Continuando con un gran proceso de innovación en esa gama hoy han presentado el Samsung Galaxy Note Edge junto al Samsung Galaxy Note 4, un Note con la pantalla ligeramente curva que se potencia en los laterales. Desarrollar dicha tecnología ha sido posible gracias a la fuerte inversión de Samsung en investigación de pantallas SuperAMOLED.

En cuanto a las especificaciones el Samsung Galaxy Note Edge es igual de impresionante que su hermano clásico:

  • Pantalla SuperAMOLED 5,6″
  • SoC: Snapdragon 805 a 2.7 GHz y Exynos 5433 Octa Core
  • Conectividad: LTE Cat.6, GLONASS y GPS
  • RAM: 3GB
  • Almacenamiento: 32GB o 64GB internos con ampliación por microSD
  • Cámaras: Trasera de 16MP con Smart OIS. Frontal de 3.7MP
  • Batería: 3000 mAh
  • Dimensiones:151.3 x 82.4 x 8.3mm, 174g
  • SO: Android Kit Kat 4.4.4

Según hemos podido ver en la presentación del producto, la curvatura no es un capricho de diseño, sino que supone un avance en cuanto a funciones que puede ofrecer cualquier dispositivo Samsung, pues ofrecerá información en ese lado de la pantalla. Para que los desarrolladores puedan acceder a ella se ha lanzado un SDK que generará apps compatibles, con funciones similares a widgets y controles típicos en Android. La nueva interfaz que posibilita el borde se ha llamado Revolving UX.

En cuanto a la construcción, Samsung sigue mejorando incluyendo marcos metálicos en sus laterales, algo que ya hizo en el Galaxy Alpha y que parece que va a formar parte de los flagships que llegarán a partir de ahora. Eso sí, la parte trasera se mantiene de policarbonato como en años anteriores, por lo que en ese sentido aún tienen margen de mejora.