Iusacell se ha convertido en la manzana de la discordia para la industria de la telefonía celular en México. Tras las reformas de regulación impuestas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) a América Móvil (Telcel), la operadora dueña de más del 70% de los suscriptores móviles en el país, y la expansión de Grupo Telefónica, a través de su compañía Movistar y la renta de su infraestructura para dar servicio a prácticamente todas las nuevas Operadoras Móviles Virtuales, como Virgin Mobile, TuentiMX y Máz Tiempo. Iusacell se convirtió inmediatamente en el objetivo de inversionistas potenciales, ya que siendo la tercera más importante de México se convirtió también en la única factible para facilitar la entrada de un nuevo operador extranjero. Iusacell generó fuertes pérdidas en 2013. Ricardo Salinas Pliego, líder del Grupo Salinas, y dueño de un importante porcentaje de Iusacell, acaba de dar el paso definitivo que encamina a la compañía en el proceso de la expansión, tras la adquisición del 50% de propiedad restante que le correspondía a Televisa, transacción que se ha realizado por un momento de 717 millones de dólares. Se trata pues, de un movimiento aparentemente estratégico y utilizado como trampolín para poder dar entrada a nuevas compañías dentro del mercado, ya que las finanzas de la operadora, tras fallas en el servicio y mermas en el flujo de suscriptores, reporta pérdidas contables por 1.991 millones de pesos tan solo en el 2013.

Camino a una alianza estratégica

UNICA, la nueva solución de virtualización de Telefónica

Telefónica, Sprint, AT&T y China Mobile son señalados ahora como las compañías más factibles para que generen una alianza comercial con Iusacell, de acuerdo con especialistas, en una situación que representa bastantes escenarios potenciales, por un lado está la posibilidad franca y ya largamente rumorada de que Telefónica fortalezca su presencia adquiriendo los activos de Iusacell, y por el otro está la posibilidad de que compañías extranjeras como AT&T o Sprint tengan por fin su incursión dentro del mercado mexicano, algo que resultaba imposible antes de la reformas de telecomunicaciones impuestas por el IFT.

La situación oficial, por el momento, es que ahora, con el poder de decisión totalmente bajo la responsabilidad de Grupo Salinas, Iusacell se encontrará en el proceso de estudio para elegir un socio estratégico adecuado a sus intereses. Lo que parece inminente es que pronto habrá un cambio importante en el mercado de telefonía móvil.