La segunda jornada de la IFA 2014 ha llegado a su fin y hoy ha sido el día de Nokia y Huawei. Los primeros ya plenamente pertenecientes a Microsoft no cesan en su apuesta para la gama baja, y los segundos siguen intentanto ganar cuota con productos a los que aún les queda mucho, pese a que enseñen nueva interfaz o que lleguen actualizados al mercado, donde aún tienen que madurar. Te dejamos las impresiones.

Nokia y Microsoft

830_01

Sin duda el evento del segundo día de IFA 2014. La empresa norteamericana -que aún usa el nombre comercial de Nokia, por cierto-, ha heredado todo los valores de la finlandesa, y lo tienen muy claro: su pastel está en la gama media y media alta. Eso es lo que extraemos de su lanzamiento estrella en el día de hoy, el Nokia Lumia 830. Por primera vez Nokia ha utilizado la excelente tecnología PureView en un smartphone no considerado flagship. Y es algo que pedimos hace mucho tiempo, buena experiencia, sí, pero completa con una gran cámara, o al menos decente. Y esta lo es, y mucho 10MP con estabilizador OIS y lente Zeiss.

En otro sentido, el Nokia Lumia 830 llega con un hardware que ya hemos visto el año pasado: Snapdragon 400, 1GB de RAM, pantalla 720p para un panel de 5″ y batería de 2200 mAh. Debido a su precio, 330€ impuestos aparte, nos parece que ha pasado lo de siempre en Nokia, que menos es más y ganará el pequeño, que esta vez pertenece a la familia del 7; a los Nokia Lumia 730 y 735. El motivo de que piense que el Nokia Lumia 730 es un producto superior lo veo en su precio: 199€ más impuestos. Y no, no sólo es el precio, sino la poca diferenciación respecto a su hermano mayor. El Nokia Lumia 730 presentado hoy tiene la misma RAM, el mismo SoC, la misma resolución de pantalla en tamaños prácticamente similares (0´3″ menos para el 730 que le aportarán más densidad). Donde más pierde, en la cámara, también hay que aplaudir a Nokia por incluir un sensor de 6.7MP con apertura f1.9, que a buen seguro nos darán gran luminosidad.

Huawei

Huawei Ascend Mate 7 3

El fabricante chino ya es un clásico de estos eventos, y en IFA 2014 no iba a ser menos. Su apuesta este año ha estado centrada en dos aspectos: phablets y gama media. En cuanto a los primeros, han presentado el Huawei Ascend Mate 7, el sucesor del Huawei Ascend Mate 2. Como buen phablet hoy en día (donde 5.5″ ya no son consideradas gigantes), el Ascend Mate 7 alcanza las 6″ en un panel IPS, eso sí, con una resolución que no está a la altura de competidores como el Galaxy Note 4, que ya ofrecen resoluciones QHD y que en ese tamaño si suponen un aumento de nitidez. El resto del hardware va en el mismo sentido, bueno, pese a estar alejado de la potencia que supone tener un Qualcomm Snapdragon. Por mucho que avanzan, de momento no consiguen alcanzar esa fuerza bruta, aunque los ocho núcleos del Kirin 925 a buen seguro dejarán satisfechos a sus compradores, ya que su precio también será inferior: 500€. Por último existe un aspecto donde los Mate han destacado desde su primera versión, la batería. Y aquí no es menos gracias a sus 4.100 mAh, que posibilitarán horas y horas de uso intensivo, como ya ocurre en los modelos anteriores.

Huawei Ascend G7

Huawei tampoco ha querido olvidarse de una de las tendencias del mercado, una gama media decente como la vista en el Nokia Lumia 730 o en el Moto G, aunque en este caso, a más precio: 299€. Lo bueno, si cabe es que este dispositivo llega con 2GB de RAM, carentes en los otros dispositivos mencionados. Con 5.5″ es sin duda un serio competidor de otro gama media grande, el HTC Desire 816, que indica que el mercado sigue demandando ese aspecto en todas las gamas. También llega con una buena cámara, 13MP con f2.0, aunque como siempre hay que esperar a ver imágenes a tamaño real.

HTC

htc820_1

Los taiwaneses no han traído ninguna gran baza al IFA 2014, pero sí muestran un camino que ya comentamos en su día. Y es que pese a tener un producto premium con el One, no acaban de vencer a fabricantes como Samsung o LG. El HTC Desire 820, sigue la línea del mencionado Desire 816, pero se hace dueño de un concepto que en Android por ahora sólo será aplicable al marketing, los 64-Bits. Llegan gracias al Snapdragon 615, el primero en traer esa arquitectura comercialmente. Dos aspectos donde notamos que estamos ante un gama media es en el cuerpo de plástico y en la cámara, que siguiendo la línea de otros modelos no utiliza Ultrapíxel y sí un sensor de 13MP. Parece que en ese sentido, HTC ha aprendido la lecciónm y nos alegra.