Apple siempre ha presumido de la escasa fragmentación de su plataforma en comparación con sus principales rivales, y con iOS 8, lo han vuelto a hacer. Los de Cupertino han anunciado que, tan solo cuatro días después de su lanzamiento oficial, el 46% de los dispositivos que se han conectado a la App Store cuentan con iOS 8, ya sean iPhone, iPad o iPod Touch.

Esto significa que Apple, en solo cuatro días, ha conseguido que casi la mitad de los dispositivos operativos bajo su plataforma móvil iOS cuenten ya con la última versión del sistema operativo, algo que no deja de ser sorprendente; sobre todo si tenemos en cuenta que Android 4.4 KitKat tan solo ha logrado el 25% de cuota de mercado en diez meses.

Apple puede presumir de tener la plataforma más sólida y homogénea del momentoNo obstante, no todo son noticias felices en Apple. El ritmo inicial de adopción de iOS 8 es inferior al que tuvo iOS 7 en su momento; de hecho, está casi a la par del de iOS 6. Es algo comprensible, pues iOS 7 trajo consigo un nuevo diseño que el público reclamaba desde hacía meses, mientras que las mejoras de iOS 8, en su gran mayoría, vienen “bajo el capó” –a pesar de que su trascendencia es enorme–. Y obviamente, para el público general, resulta mucho más atractivo lo estético que lo funcional.

Una vez más, Apple puede presumir –y con razón– de tener la plataforma más sólida y homogénea de la actualidad. Ni Android ni Windows Phone alcanzan estas cifras de adopción de una forma tan rápida. Y eso, aunque para muchos sea algo totalmente secundario, tiene un gran peso, pues significa que el 46% de los consumidores cuentan con la última versión del sistema operativo y, por lo tanto, podrán disfrutar de las últimas novedades tanto de Apple como de los desarrolladores de terceros que aprovechen las nuevas APIs de esta versión.