Tras meses de especulaciones, rumores y supuestas filtraciones, ASUS ha hecho oficial el ASUS ZenWatch, su primer reloj inteligente con Android Wear en su interior. Hemos estado en su presentación, lo hemos podido probar durante unos minutos y las sensaciones no han podido ser mejores. No es el smartwatch perfecto, pero es un claro paso hacia delante respecto a lo que hemos visto de la competencia en estos últimos meses.

El hardware base, tal y como ya comentamos, es exactamente el mismo que el que encontramos en el resto de dispositivos con Android Wear: Snapdragon 400, 512 MB de memoria RAM, 4 GB de memoria interna, conectividad Bluetooth 4.0, micrófono, sensor de ritmo cardíaco… nada destacable en este aspecto. Cumple con el estándar.

ZenWatch1

Donde el ASUS ZenWatch sobresale respecto a sus rivales es en diseño y en software, dos aspectos clave en los wearables. Se aprecia cómo la compañía ha dejado las prisas a un lado y ha querido desarrollar un producto que cumpla con unos requisitos mínimos de calidad.

Como consecuencia de ello, este ASUS ZenWatch cuenta con un diseño realmente atractivo e invisible. Si no interactuamos con él, pasa desapercibido como un reloj normal, algo esencial en esta categoría de producto y que no todos los fabricantes están logrando. Además, como he dicho, también es un reloj atractivo visualmente, una cualidad muy importante en los wearables, pues estos influyen en el estilo de cada persona al ser algo que llevamos puesto todo el día. El cristal curvado, la correa de piel y la sólida construcción de acero inoxidable son sin duda las piezas claves para estas sensaciones.

ZenWatch5

Por otra parte, el software es un punto donde ASUS también ha querido diferenciarse del resto. Ha incorporado muchas funciones que, sin ser revolucionarias, pueden resultar de gran utilidad en el día a día. Eso sí, aunque la innovación de ASUS se agradece, encontramos un pequeño problema: este software que ASUS ha incorporado sobre Android Wear solo es compatible, de momento, con los smartphones de la compañía. Esto significa que si adquieres un ASUS ZenWatch y no posees un dispositivo de la marca, perderás todas estas funciones exclusivas de ASUS y quedará como un smartwatch más –con las mismas funciones que un LG G Watch o un Samsung Gear Live, por ejemplo–.

En resumen, el ASUS ZenWatch es, a priori, uno de los mejores wearables del momento. Cuenta con un hardware completo, un diseño atractivo e invisible y un software que lo hace más útil –aunque aún hay mucho margen de mejora–. ASUS ha hecho un trabajo genial con el desarrollo del producto. Espero que logren hacer lo mismo con la comercialización y el marketing, dos puntos clave para hacer que el smartwatch despegue.