Como todos sabemos en 2007 cambió la historia de la telefonía móvil con la introducción del iPhone EDGE. No sólo cambió la forma en la que usabámos nuestro teléfono, sino la forma en la que la sociedad se comunicaba por completo y en cierto modo, actuaba. Sin embargo, ¿fue todo cosa de Apple? No, desde Cupertino dieron el primer paso, y rápidamente el resto de compañías se inspiraron, o copiaron, según se mire, la tendencia impuesta por Apple. Gracias a los avances que llegaron con el iPhone, el smartphone se hizo popular y se acercó al público general.

Sin embargo, han pasado ya 7 años desde aquello y, como cabía esperar, las tendencias han cambiado. Al iPhone EDGE se le acusó en su momento de tener una pantalla gigante, afirmaciones que quedaron en el olvido desde el momento en que Samsung dio el golpe sobre la mesa presentando el Samsung Galaxy Note con 5.2”. Con ese descomunal tamaño provocaron burlas de la industria y de los usuarios, siendo acusados de ir a lo fácil y de, nuevamente, no mostrar ni un ápice de innovación.

Galaxy Note y iPhone 6 Plus se basan en lo mismo, pero con diferencias esencialesLos hechos posteriores los conocemos: la gama Galaxy Note es una referente de calidad y superventas dentro de Samsung, y todos los fabricantes le han seguido. Apple era el único que se resistía a subir de 4 pulgadas, hasta ayer, donde lanzaron el iPhone 6 Plus, el producto que marca la verdadera revolución dentro del Apple, que cambia cualquier perspectiva que pudiéramos tener sobre la empresa. Si consideramos que el modelo de Apple fue copiado con Samsung no sólo con el Galaxy S sino con las primeras versiones de TouchWiz, lo mismo podríamos hacer con la nueva gama Plus frente a los Galaxy Note. Al igual que sin el iPhone no hubiera crecido el mercado de smartphones, sin Galaxy Notes no lo habría hecho el de phablets.

Sin embargo el análisis no puede ser tan banal como a priori pueda parecer, por lo que haremos un repaso.

La ideología aplicada a phablets: Samsung versus Apple

Samsung Galaxy Note 4 06

Cuando Samsung lanzó el Galaxy Note en 2011, nos sorprendió a todos por el tamaño de pantalla que ya hemos mencionado, descomunal para la época. De cara al marketing era una herramienta bestial, sin embargo lo que siempre ha caracterizado a esa familia de teléfonos y luego tabletas no ha sido el tamaño, como la línea Air de Apple podría serlo con la ligereza, sino la herramienta que posibilita su nombre, el S-Pen, la denominación que Samsung usó para nombrar a su stylus.

Frente a ello, volvemos a la MacWorld de 2007 en San Francisco. En una de sus características bromas, Steve Jobs afirmó que el iPhone llevaría stylus, algo de lo que se retractó segundos más tarde, porque ¿quién quiere un stylus? Y es que para Jobs el paso que debía dar la tecnología era precisamente eliminar accesorios al usar nuestros dispositivos, para ello, ¿qué mejor que usar el dedo con el que todos nacemos? Se dijo en 2007 y se mantiene en 2014. Filosofía Appleliana.

Con la gama Note, Samsung siempre estuvo centrada en mejorar el ecosistema propio de esos dispositivos, pero en pocas ocasiones quiso expandirse más allá. El S-Pen siempre ha llegado acompañado de funciones interesantes y útiles, y gracias a la pantalla, los Note han aprovechado cosas como la multiventana, que también añadían valor a la gama. Más allá de eso, Samsung no se ha centrado en hacer crecer un mercado de apps que utilizaran su tamaño de pantalla, si excluimos las propias de TouchWiz. Si ha habido intentos, concursos de apps mediante, han sido leves.

Apple por su parte continúa el ideal de no hacer crecer por crecer, -un saludo a todos los que creímos que el iPad sería un iPod Touch estirado-, y el iPhone 6 Plus es la plasmación de ello. Las apps que hasta ahora tuviésemos instaladas se verán correctamente, pero existen herramientas dedicadas para el terminal que van en la línea de darle mucho valor añadido al tamaño. Así, se permitirá usar el teléfono en modo horizontal con varias franjas de contenido, como ocurre en apps adaptadas al iPad.

interfaz iphone 6 plus

Productos grandes, similitudes a esperar

El iPhone 6 Plus cojea en un aspecto fundamental, el tamaño global del dispositivo. Pese a que hemos visto teléfonos aún mayores, Apple no es precisamente la compañía que mejor aprovecha los bordes. Se debe a una elección de diseño respecto a mantener el icónico botón home tras la inclusión de Touch ID el año pasado. El tamaño rompe con el ideal de Apple de usar los teléfonos completamente a una sola mano, para lo que han presentado el modo Reachability, que mediante doble tap en Touch ID hace que la parte superior de la pantalla quede vacía y completamente negra, pasando todo el contenido a la inferior y haciéndolo más accesible.

reachability iphone 6 plus
En Samsung ya vimos algo parecido con el modo One Hand, aunque cabe mencionar que generaba una reducción proporcional de la pantalla en vez de eliminar contenido como hace Reachability. Particularmente ninguno de los dos modos me convence, y a priori, tiendo a pensar que ambos no son más que justificaciones para evitar quejas por parte de usuarios, sobre todo tras antiguas campañas de marketing.

También es parecido el sentido de ambas gamas, y es que aunque Apple es una marca muy potente en Japón, en Asia imperan las pantallas grandes, y es precisamente allí donde Samsung se erigió como líder indiscutible de la categoría frente a modelos como el LG Vu. Tras dejar pasar mercados emergentes, Apple no podía alejarse del público asiático, que sí es rentable y encaja de lleno con los ideales de la compañía. La forma de hacerlo, sencilla: lanzando un teléfono grande.