Con la llegada del verano hay dos usos y también necesidades de nuestro iPhone que cobran mayor protagonismo si cabe. Uno es la necesidad de proteger nuestro iPhone frente al agua o a la suciedad ya que pasamos mucho tiempo en la playa o en la piscina, de la que os hablamos recientemente, y el otro es la utilización de nuestro iPhone como GPS. Para ello es importante contar con un soporte para ubicar correctamente nuestro iPhone en el coche de manera que podamos acceder a el y a las instrucciones que nos da sin quitar la vista de la carretera. Vamos a ver 3 de las mejores opciones.

Kenu Airframe

El Kenu Airframe utiliza los aireadores de tu vehículo, adaptándose a cualquier factor de forma, como soporte quedando de esta forma a la altura de nuestros ojos, perfectamente ubicado para utilizar nuestro iPhone como GPS y recibir llamadas mediante el manos libres mientras conducimos. Además de eso se adapta a diferentes tamaños de dispositivo, hasta 5 pulgadas, por lo que, cuando salga el iPhone 6 si se cumplen los rumores que apuntan a un modelo de 4,7 pulgadas podremos seguir utilizando dicho soporte. Su ubicación y su versatilidad son sus puntos fuertes a un precio bastante contenido de 24,99 dólares/euros.

TuneBase FM de Belkin

Esta es la opción más costosa, casi 90 dólares/euros, si bien nos ofrece algo que las demás no incluyen y es la posibilidad de cargar nuestro iPhone mientras vamos conduciendo y transmitir nuestra música y llamadas a traves del receptor de radio FM de nuestro vehículo. Además de eso, su ubicación y su soporte giratorio que nos permite colocar nuestro iPhone en posición horizontal lo convierten en un buen candidato para utilizar cuando queramos usar nuestro iPhone como GPS.

NeoGrab

La versatilidad en cuanto al numero de posiciones en la que colocar nuestro iPhone es el punto fuerte del NeoGrab. La más tradicional de las alternativas en cuanto a su forma se desmarca con una gran variedad de posiciones y ángulos que harán que cualquier encuentre la mejor posición para su forma de conducir. Con un diseño en forma de pinza que se adapta a numerosos tamaños, una amplia gama de colores y su base que se adhiere al salpicadero del coche pudiendo cambiarla de sitio las veces que queramos tenemos, por 35 dólares/euros, una de las mejores alternativas para llevar nuestro iPhone mientras conducimos.