Una de las claves del mercado de smartphones de gama alta en Android y en Windows Phone es la poca diferenciación que se produce a nivel de hardware, sobre todo en lo que respecta al procesador. Se debe, sobre todo, al brillante período que atraviesa Qualcomm, que junto a Corning prácticamente han monopolizado los componentes más importantes en los teléfonos, y lograron desbancar a Samsung con sus Exynos y a Nvidia con Tegra de los primeros puestos del ranking de SoCs. Y aunque Samsung está pisando fuerte con el nuevo e innovador procesador que veremos en el Galaxy Alpha, desde Qualcomm no muestran signos de ralajación y según informan desde GSMArena ya han comenzado a probar en Antutu el Snapdragon 810 de 64-Bits, sucesor del actual Snapdragon 805 que ya montan por ejemplo el Samsung Galaxy S5 LTE-A y que esperamos en el Note 4.

Y es que, aunque ya de por sí un Snapdragon 805 sea una bestia en cuanto a procesamiento de CPU y de GPU gracias al chip Adreno 420, cada vez veremos juegos y apps más potentes que requieran más recursos, así como resoluciones de pantalla incluso superiores al QHD, que no sería raro que comenzaran a aparecen en tabletas o incluso en teléfonos en 2015, pues desde 2012 el ritmo ha sido de incremento de año a año, pasando de los 720p a los actuales 1440p. Las otras mejoras que trae este Snapdragon 810 son aún más esperadas, ya que gracias a sus cuatro núcleos de alto rendimiento Cortex A-57 y a sus Cortex A-53 de bajo consumo es capaz de entregar desde un 25% hasta un 55% de mejora de rendimiento sobre el Snapdragon 805, consumiendo un 20% menos gracias a la inclusión de los 20nm, con lo que igual al mencionado Exynos 5430 del Galaxy Alpha.

Y ese término, el de la autonomía, es el que puede beneficiar enormemente al usuario final con el Snapdragon 810, porque desde que modelos como el Nexus 5 incluyeran el Snapdragon 800 no ha habido carencias importantes en rendimiento, sin embargo la duración de las baterías es un asunto que aún dista del equilibrio a conseguir cuando se utilizan funciones como el GPS o queremos pasar largas sesiones de juegos potentes. Según vemos en la captura, el procesador funciona entre dos frecuencias bajas, 200 y 940 MHz, aunque está claro que debe tratarse de una prueba, pues oficialmente llega a 2 GHz. En definitiva, un Snapdragon 810 que beneficiará al usuario en todo, mejorando incluso la velocidad en la multitarea gracias al soporte a RAM LPDDR4-1600, similar a la que se está empezando a ver en ordenadores.