Después de que las aplicaciones de mensajería se extendieron hasta hacerse ubicuas, comenzó a emerger una preocupación por el destino final de esas fotos y videos que todo el mundo estaba compartiendo, y comenzaron a surgir aplicaciones de “mensajería efímera” como Snapchat, dirigidas a evitar que otras personas pudieran conservar y difundir ese contenido. En esa misma tónica, aparece Mirage, una aplicación de mensajería multimedia para Android y iOS con ciertas particularidades.

¿Cómo se usa Mirage?

El proceso de registro en Mirage es similar al de WhatsApp, Telegram u otras aplicaciones de mensajería: la app requiere tu número telefónico, y al proporcionárselo,te envía un código de confirmación vía SMS. Ese código debe introducirse en la aplicación, y ¡listo! Debes tener en cuenta, por supuesto, que la aplicación tendrá acceso a tu lista de contactos, y los añadirá automáticamente a tus contactos de Mirage.

La interfaz de Mirage es limpia, intuitiva y es en extremo sencilla de usar; basta con tocar el icono del contacto correspondiente para enviarle una foto. Tocar y sostener graba y envía un video. Además, puedes acompañar las fotos o videos con mensajes de texto que se añaden en el mismo momento, y puedes alternar de una cámara a otra (en el entendido de que tu dispositivo tenga cámara frontal). Una vez que tu contacto haya visto el mensaje una vez, éste se autodestruirá instantáneamente.

Al entrar a la aplicación por primera vez, te recibe una suerte de “tutorial” muy rápido, en el cual pruebas cómo es enviar una foto (se la enviarás “al equipo de Mirage”) y cómo es recibir un mensaje, y podrás ver el mensaje desaparecer en pocos segundos luego de que lo lees.

Tus contactos no necesitan tener Mirage instalado

A pesar de que Mirage parece muy simple, con pocas opciones y un diseño minimalista, y no permite otras interacciones como chat de texto, precisamente esto le permite poseer la que, en mi opinión, es su ventaja principal: tus contactos no necesitan tener la aplicación para recibir tus mensajes; en este caso, recibirán un SMS con un enlace para acceder desde cualquier navegador, donde podrán ver la foto o video. Esto debería ser una ventaja para que la aplicación pueda ser utilizada por cualquier persona a pesar de que actualmente tenga pocos usuarios. De este modo, se evita lo que sucede con otros sistemas de mensajería, en los que llegar temprano a su adopción termina convirtiéndose en un problema, pues si tus amigos no se unen, esa aplicación se vuelve algo completamente inútil que terminas desinstalando por falta de uso.

El principal defecto que encontré en la aplicación fue la falta de un botón de confirmación para enviar los mensajes, ya que, dado que es una aplicación “de un solo toque”, es muy fácil enviar una foto que no deseas enviar (o a un contacto equivocado). Ése es, en mi opinión, el mayor (quizás el único) problema que tiene la app; les toca a ustedes probarla y decirme si piensan lo mismo o si para ustedes no es una falla tan importante.

Mirage es gratuita en Google Play o en iTunes, es ligera (3,30 Mb en Android y 7 en iOS) y no consume demasiados recursos. Si quieres probarla, al menos puedes estar seguro de que no quedará ninguna evidencia.