Productividad

Cómo usar una lista “antitareas” para sentirte más productivo

Por 27/08/14 - 11:13

Para todo aquel que busca una manera de sentirse más productivo, he aquí un método que puede lograr que todo lo que haces en tu día cuente.

Cómo usar una lista “antitareas” para sentirte más productivo
Foto: Markus Spiske CC BY

Métodos para aumentar la productividad hay muchos, y cada uno tiene sus ventajas y sus limitaciones, al final del día cada quien va a organizar sus tareas de la manera en la que se sienta más cómodo, y a recompersarse por los objetivos alcanzados, de la forma que crea adecuada. La vida es más que trabajo, y el trabajo en sí no debería ser visto como algo incomodo a molesto, pero, no nos engañemos, para mucha gente lo es, y a pesar de este hecho tan triste, la mayoría de las personas solo toma en cuenta sus tareas laborales como las importantes y como las únicas que llenan el segmento de productividad del día, es hora de dejar de girar solo al rededor de nuestro trabajo, cuando hay tantas cosas más que terminamos haciendo y que también son importantes.

Hace unos días estuve leyendo un artículo que escribió Joel Gascoigne el CEO de Buffer, en el blog de esta empresa, en el cual habla sobre “The Anti-To-Do List“, algo que podríamos traducir como el título de este post dice: “lista anti-tareas” (si a alguien se le ocurre una mejor traducción o equivalente, por favor compartirla). Lo que describe Gascoigne en este post, es básicamente el como empezó a no solo llevar una lista de tareas de las cosas que tiene que hacer en el día, sino a llevar otra lista completamente distinta en la que no tiene “cosas por hacer” sino en la que escribe otras cosas que hizo en el día, que no estaban en su to-do list, pero que igual deben contar como actividades productivas del día.

Todo cuenta

Foto: Markus Spiske CC BY
Foto: Markus Spiske CC BY

Desde hace un buen tiempo vengo tratando de encontrar la combinación perfecta de trucos y herramientas que me permitan tener un día más productivo. Con tantas distracciones a mi alrededor, resulta difícil concentrarse en el trabajo. Esto es especialmente complicado cuando se trabaja desde casa, como es mi caso. He optado por darme recompensas a base de entretenimiento (videojuegos y TV más que todo), pero siempre hay una que otra ocasión en la que no te sientes verdaderamente productivo y al final del día si no completas unos cuantos items de tu lista de tareas, terminas sintiendo que no hiciste nada, cuando en realidad no fue así.

Crear una lista de todas las cosas que lograste hacer en tu día, sin importar qué. Todo vale.

La lista “antitareas” que describe Gascoigne en su artículo me resultó más que genial, y descubrí que venía practicándola en menor medida hace algunos meses. No, aún no creo toda una lista completa con todas las cosas que hice en el día (pero creo que voy a empezar a hacerlo), pero, lo que si tengo costumbre de hacer, es que cuando completo una tarea (usualmente relacionada al trabajo) que aparece de última hora, o que no estaba en mi lista del día, la añado rápidamente y la marco como completada al mismo tiempo. Ese tipo de cosas, al menos a los individuos de cierto tipo, nos hace sentir una sensación de completación sumamente satisfactoria.

Esta práctica es válida para todo. Fuiste al supermercado a comprar leche, anótalo en tu lista antitareas como algo que hiciste en el día. Sacaste a pasear al perro, preparaste una cena para ti y tu pareja, lavaste tus sabanas, leíste un par de capítulos de esa novela que tienes meses intentando terminar, etc. Todo cuenta. Al final del día, en lugar de tener solo 3 tristes items marcados en una lista de 10, tienes una lista llena de cosas que lograste hacer en tu día, y que demuestran que eres una persona productiva que logra hacer mucho, y que además se ocupa de su trabajo.

Un diario personal

lista anti-tareas
Foto: Markus Spiske CC BY

Si quieres llevar este asunto un poco más lejos, esta práctica puede extenderse y convertirse en una interesante manera de llevar una bitácora personal. Si alguna vez has llevado un diario de seguro te llamará la atención la idea, y si nunca lo has hecho, puedes ser un buen momento para intentarlo. Escribir sobre nuestro día puede convertirse en una forma de introspección que puede ayudar al más despistado a conocerse mejor a si mismo y tratar de ser una mejor persona.

Ningún método es mágico, no te vas a convertir en una máquina de eficiencia de un día a otro por probar algo que leíste en Internet, además lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Pero las ideas sirven para generar más ideas, y esta es sin duda, una muy interesante. Esta tarea ha sido completada.

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies