Falta poco más de tres semanas para la llega de septiembre, el congreso IFA en Berlín y la presentación del nuevo phablet de Samsung, el Galaxy Note 4, que será desvelado el próximo 3 de septiembre según los últimos rumores. Más allá de la fecha de presentación y el nombre de este smartphone, poco más sabíamos sobre lo nuevo de Samsung, hasta que hoy hemos podido ver gracias a GSMArena imágenes en alta calidad de cómo será físicamente el nuevo Galaxy Note 4, y el cual llegará con un diseño continuista con respecto a modelos anteriores de la gama Note.

Lo más destacable en la gama Note y por lo que siempre se ha caracterizado del resto es por su pantalla, la cual seguirá teniendo un papel protagonista con el Galaxy Note 4. Según los rumores, esta pantalla será de 5.7 pulgadas, siendo del mismo tamaño que la de su predecesor, el Galaxy Note 3, pero probablemente contará con una resolución QHD a 2560 x 1440 píxeles, una resolución impresionante y que, si cuenta con el mismo modelo de panel que tenía el Galaxy S5 LTE-A, el cual tenía un excelente rendimiento, podríamos estar hablando de una de las mejores pantallas en un smartphone para este 2014.

Por desgracia, aparte de los datos aportados para la pantalla, no conocemos aún con que procesador contará, aunque podemos suponer que o bien utilizará el nuevo Snapdragon 805 de Qualcomm o bien utilizará un Exynos de cosecha propia. Tampoco conocemos de cuánta memoria RAM dispondrá o sus medidas o peso exacto. En cambio, sí que podemos apreciar que contará con el conocido S Pen presente en la gama Note, así como un puerto USB 3.0. En cuanto al diseño de su parte trasera, vemos que el flash y el sensor del ritmo cardíaco ha sido desplazado al lateral de la lente, en lugar de estar debajo como podemos ver en el Galaxy S5, y tendrá una carcasa trasera similar al cuero basado en plástico que vimos en el Note 3, dejando el acabado metálico para el [Galaxy Alpha]. Sea como sea, el Galaxy Note 4 parece que llegará para mejorar los pocos puntos flacos que tenía su predecesor para así convertirse en un terminal aún mejor.