A pesar de que el Apple Remote tiene numerosas ventajas, también presenta muchos inconvenientes, sobre todo si hablamos de utilizarlo con un Apple TV. Su tamaño, uno de sus mayores fuertes, es también uno de sus inconvenientes, haciendo que sea fácil perderlo. Además de eso, está el inconveniente cada vez más extendido de tener que utilizar un mando para cada dispositivo que tengamos en nuestro salón lo que conlleva acabar acumulando una colección de mandos para nada despreciable. Si quieres utilizar el mando de tu TV con el Apple TV es posible de forma nativa, al contrario de lo que mucha gente pueda pensar. Vamos a ver cómo configurarlo.

  1. Usando el mando Apple Remote incluido con nuestro Apple TV, vamos a Ajustes > General > Mandos a distancia en el menú principal del Apple TV.

  2. Seleccionamos Memorizar mando a distancia y elegimos un ajuste en el mando a distancia de terceros que no controle ninguno de los dispositivos de la zona (como un vídeo, un reproductor de DVD o un dispositivo auxiliar [AUX] utilizado para un dispositivo no especificado) o bien usaremos botones que no controlen el televisor ni otros dispositivos.

  3. Seleccionamos Iniciar. El Apple TV mostrará unos iconos que representan los seis botones del mando a distancia Apple Remote. El botón Arriba o + debería aparecer resaltado. En el mando a distancia, pulsamos y mantenemos pulsado el botón que queremos que funcione como Arriba hasta que la barra de progreso azul esté llena. El Apple TV resaltará entonces la siguiente función de botón.

  4. Continuaremos repitiendo el paso 3 hasta que los seis botones del Apple Remote estén configurados con nuestro mando.

Como veis en cuatro sencillos pasos podemos configurar el mando de nuestra televisión para así utilizarlo con el Apple TV. Puede que no sea la mejor opción en cuanto a uso pero sí en cuanto a practicidad ya que así evitamos tener un mando para cada dispositivo con los inconvenientes y problemas que ello conlleva.