Gracias a los rumores lo veníamos intuyendo desde hace varias semanas, pero hoy ha sido cuando el nuevo Samsung Galaxy Alpha se ha hecho oficial, y con él, la nueva estrategia de Samsung de sacar al mercado un terminal que se aleje del plástico y de los materiales pobres y se presente como un auténtico gama alta en todos los sentidos. Vamos, lo que Apple ha estado haciendo con cada dispositivo que ha salido al mercado.

No sabemos como le va a funcionar esto a Samsung, puesto que a partir de ahora corren el riesgo de que muchos de sus consumidores, desencantados con la caída continuada de los precios de sus terminales recién comprados, no entiendan bien el concepto de un terminal de gama alta con un precio muy alto consecuente en el tiempo.

Ahora la coreana se mide de tú a tú con Apple y se encuentra con el problema de si quiera se le parece, por mucho que nos lo intenten vender con números de cuota de mercado o especificaciones técnicas. Y no lo es por la sencilla razón que las dos compañías ven el mercado de forma distinta, pero ahora juegan al mismo juego.

Buenos materiales, pero aún falta todo lo demás: soporte, valor añadido y S.O.Llegado a este punto, Samsung no puede mostrar debilidad tirando los precios en pocos meses, puesto que si lo hace, demostrará que efectivamente no está preparada para competir en la misma línea que Apple, en la que el valor añadido es más importante que incluir un par de marcos de metal y piel que es igual de falsa que lo que se pretende demostrar.

No lo digo porque el Galaxy Alpha sea un mal terminal. Todo lo contrario, creo que es una gran oportunidad para Samsung, pero como vengo diciendo no puede venir solo. Si Samsung quiere competir con Apple tiene que hacerlo en todos los detalles, valor añadido, servicio posventa, materiales de primer nivel, diseño y estilo. De momento, solo compite en las últimas tres características, y no es suficiente.

Básicamente nos están vendiendo el mismo terminal disfrazado de lujo, con el mismo sistema operativo y con casi los mismos fallos que presenta el flashgip de la coreana. Ahora que el mercado emergente esta diciendo ‘basta’ a Samsung, quiere ir a por el otro mercado. Y parece que no va a ser suficiente.